A 235 kilómetros hora al volante de un Mercedes CLK: Pillado por el radar de Castellanos de Moriscos
Cyl dots mini

A 235 kilómetros hora al volante de un Mercedes CLK: Pillado por el radar de Castellanos de Moriscos

Guardia Civil

Autor de un delito contra la seguridad vial, instruyendo las correspondientes diligencias que han sido remitidas al Juzgado de  Guardia de Salamanca.

El pasado día 4 de Enero de 2020, a las 23:14 horas,  fue detectado en un cinemómetro fijo instalado en un pórtico de la Autovía A-62 (Burgos-Portugal), un vehículo,  marca Mercedes Benz, modelo CLK 320 CDI, circulando a 235 kilómetros hora, a la altura del km 233,350 sentido Portugal, término municipal de Castellanos de Moriscos (Salamanca), cuando la limitación genérica de la vía es de 120 km /hora.-

 

Posteriormente el  Centro  de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de León (Estrada), puso en conocimiento de este Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Salamanca, los hechos.

 

Tras realizar las gestiones oportunas por el Equipo G.I.A.T. del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Salamanca, se procedió a la averiguación del conductor del vehículo, procediéndose hoy día 20 de Febrero de 2020 a la investigación del conductor, como presunto autor de un delito contra la seguridad vial, instruyendo las correspondientes diligencias que han sido remitidas al Juzgado de  Guardia de Salamanca.-

 

Todo conductor al volante debe ser consciente de que debe circular siempre a una velocidad aconsejable a las características de la vía y a las circunstancias existentes y en cualquier caso no superar nunca las velocidades genéricas o específicas de la carretera.

 

En caso de frenada y/o maniobra brusca debe poder controlar y detener el vehículo en la menor distancia posible, acción que logrará haciéndolo a la velocidad que se determina en cada momento, minimizando las posibles consecuencias en caso de sufrir un accidente de circulación.

 

Este tipo de acciones negligentes y arriesgadas no solo ponen en peligro la integridad de otros usuarios de la vía, sino la propia vida y la de las personas que viajan en el vehículo.