5.000 hosteleros piden la ayuda de la Junta pero advierten: "Nuestra situación no es crítica, es de ruina total"
Cyl dots mini

5.000 hosteleros piden la ayuda de la Junta pero advierten: "Nuestra situación no es crítica, es de ruina total"

Critican la prórroga de las medidas sanitarias de la Junta que "machaca" a un sector que ha cumplido con "todos" los protocolos de seguridad.

La convocatoria de ayudas directas para la hostelería de la Junta, dotada con 20 millones de euros (más otros 10 ampliables), ha recibido hasta el momento 5.000 solicitudes de negocios en Castilla y León. Sin embargo, patronal y hosteleros consideran que el 80% del sector pedirá esta ayuda directa convocada la semana pasada y que si no se aceleran y vuelve a abrirse la actividad cerrarán la mitad de los negocios, y un 20% ya lo han hecho. El sector ha perdido más de 21.000 afiliados a la Seguridad Social desde marzo de 2020 en la Comunidad, uno de cada cinco de los que se contabilizan entonces.

 

En este sentido, han puesto el foco en el Gobierno, al considerar que les ha dado la "espalda" en el plan de rescate que el presidente Pedro Sánchez anunció en el inicio de la pandemia. "Nuestra situación no es crítica, es que es de ruina total", ha resumido la presidenta de los Hosteleros de Castilla y León y de Valladolid, María José Hernández en una rueda de prensa en la que ha realizado un balance del sector junto al presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio, y de CEOE Valladolid, Ángela de Miguel.

 

Hernández ha iniciado su intervención lamentando la prórroga de las medidas sanitarias de la Junta que "machaca" a un sector que ha cumplido con "todos" los protocolos de seguridad. "Unas medidas que encima no sirven porque vemos que cada vez hay más contagios", ha criticado. Toda esta situación ha provocado que un 20 por ciento de las empresas vinculadas a la hostelería haya bajado ya la "persiana" y que amenaza a otro "30 por ciento" a finales de año si no hay medidas por parte de las administraciones públicas.

 

Durante el balance que ha realizado de un año que preveían "duro", pero que se ha vuelto "dramático" y "caótico", Hernández ha recordado que, en primer lugar, exigieron, sin éxito, que las limitaciones no fueran por "porcentaje". Además, ha explicado que las primeras solicitudes de ayudas tuvieron como destino el Ayuntamiento, en este caso de Valladolid, al que solicitaron un plan de choque basado en la anulación de la tasa de terrazas y en ayudas directas que aliviaran la situación del sector. "Logramos la exención de esas tasas y las ayudas directas que el Ayuntamiento otorgó a todas las pymes de Valladolid", ha señalado.

 

A partir de ahí, su trabajó se volcó en "conseguir" ayudas directas por parte de la Junta. "En un primer momento nos ayudaron a comprar material de protección individual y colectiva, ayudas para compensar la cotización de la seguridad social de los trabajadores incluidos en los ERTE y ayudas restaurantes con menos de cinco trabajadores", unas ayudas "escasas" que no llegaron a todas las empresas.

 

Sin embargo, ha celebrado que se hayan visto "fortalecidas" con una línea de 20 millones ampliables en otros diez con un plazo de solicitud hasta el 22 de febrero así como otra partida de cinco millones para el acondicionamiento de las terrazas.

 

Ahora, el sector está volcado en lograr ayudas del Gobierno central que están, hasta el momento, "limitadas" a los avales para solicitud de créditos ICO y moratorias fiscales y ayudas en alquileres. "Estas ayudas son insignificantes y no llegan a ninguna parte, porque los créditos hay que devolverlos y las ayudas de los grandes alquileres solo han beneficiado a un dos por ciento del sector, teniendo en cuenta además que son ayudas que presta el propietario y no el Gobierno", ha criticado.

 

De ahí que el sector, en palabras de Hernández, haya puesto un "suspenso" a la gestión del Ejecutivo central. "No se ha cumplido el plan de rescate. Nuestras expectativas eran altas, pero el Gobierno ya ha anunciado su negativa a conceder esas ayudas directas que en otros países de la Unión Europea donde la hostelería no tiene un peso tan importante en el PIB sí han aplicado", ha continuado.