4.000 empresas y 13.000 trabajadores: el 'destrozo' de los ERTEs por coronavirus en Salamanca

Fotos: Arai Santana

La cifra de afectados por ERTEs se estabiliza por debajo de los 13.000, un 10% de todos los activos de la provincia. Ahora, pendientes de poder cobrar.

Casi 13.000 trabajadores y 4.000 empresas. Este es, por ahora, el destrozo que la crisis del coronavirus ha hcho en el meracado laboral de Salamanca, a lo que hay que sumar el incremento de paro ya visto con los datos de marzo. La cifra, muy elevada, podría acercarse ya bastante a la definitiva porque lleva cerca de una semana rozando esos niveles. Ahora, el siguiente reto es tramitar todos estos expedientes y conseguir que los trabajadores afectados tengan 'luz verde' para cobrar la prestación prometida.

 

Las solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en Castilla y León suman 30.699 (30.661 ante la Junta y 38 ante el Ministerio de Trabajo y Economía Social), con 171.821 trabajadores potencialmente afectados (171.269 y 552 respectivamente), según los datos facilitados este lunes por el Ejecutivo autonómico. En el caso de Salamanca son 3.918 solicitudes para 12.748 trabajadores afectados.

 

Esta cifra se ha estabilizado ya que en los quince últimos días de marzo ya se registraron 1.500 solicitudes para 12.000 trabajadores, lo que permite deducir que aquellos 1.500 primeros expedientes contenían a la mayor parte de afectados en la provincia. Los implicados son un 10% de los activos en la provincia, un golpe fuerte

 

Los casi 13.000 afectados no engrosarán los datos del paro, ya que oficialmente no se contabilizan en las listas del Ecyl, pero si lo fueran el número de parados aumentaría de golpe un 50%. Por ahora, sí hay que sumar los 900 parados más que dejó marzo en solo dos semanas de crisis económica por el coronavirus.

 

Ahora habrá que ver cuándo cobran. La avalancha de solicitudes ha atascado el SEPE, que debe tramitar los expedientes. Es cierto que el Gobierno ha facilitado con sus decretos que se aprueben todos por razones de fuerza mayor y que eso debería ayudar, pero el volumen de trámites lo complica. Las empresas son las obligadas a hacer todos los trámites para que sus empleados puedan cobrar el paro, pero muchas no tienen asignado un número de referencia de ERTE porque están presentados, pero no están aceptados y sin ese paso no se pueden tramitar las prestaciones.

Noticias relacionadas