35 años de Monarquía

Don Juan Carlos de Borbón cumple hoy 35 años al frente del reinado de España. Por aquel entonces se daban los primeros pasos de una transición hacia la democracia en la que él jugó un papel clave. Con motivo de esta efeméride las personalidades de la vida política, cultural, económica y social de Salamanca explican los valores que observan en el Monarca y lo que destacarían de estos 35 años de Monarquía como su cercanía y capacidad de diálogo.
S. G. P. / ICAL

Los 35 años de reinado de Don Juan Carlos de Borbón llegan en un otoño que si en 1975 estuvo marcado por el complicado camino hacia la restauración de la Monarquía y la democracia, hoy lo hace por la crisis económica.

Por ello, pocos festejos se esperan para este día que acerca a la memoria de millones de españoles una época difícil, de incertidumbre y apertura, donde muchos apuntan al Rey como motor de cambio. Los responsables de la vida política, cultural, económica y social de Salamanca explican los valores que observan en el Monarca y lo que destacarían de estos 35 años de Monarquía. Sin duda el papel que jugó durante el intento de golpe de Estado del 23-F es para la mayoría lo más destacable de su reinado pues logró que se consolidase la democracia que desde hace 35 años disfrutan los españoles.

Su prestigiosa imagen en el exterior es para otros lo más destacable del Monarca que en muchos casos ha servido para evitar conflictos y mejorar las relaciones. El que haya sabido cumplir sus funciones como símbolo de la unidad del Estado y árbitro y moderador de sus instituciones, es otro de los motivos por los que un alto porcentaje de la población española apoya la permanencia de la Monarquía. Su carácter cercano y campechano le ha valido también para ganarse a la mayor parte de los españoles que valoran mucho su simpatía. Anécdotas como el: “¿Por qué no te callas? increpando al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, han subido su popularidad por su sencillez y naturalidad. Todos estos valores hacen que después de 35 años, el Rey siga recibiendo el cariño y aceptación de una mayoría de los españoles.