300 funcionarios de Topas en huelga muestran su enfado con un pelele del ministro Grande-Marlaska
Cyl dots mini

300 funcionarios de Topas en huelga muestran su enfado con un pelele del ministro Grande-Marlaska

El muñeco representando al ministro Grande Marlaska que han usado los manifestantes.

Unos 300 trabajadores del centro penitenciario de Topas se suman a la huelga, según los sindicatos, para pedir mejoras en sus condiciones y que se cubran las 140 plazas vacantes del centro.

Los sindicatos ACAIP, UGT, CSIF, CCOO han señalado que cerca de 300 trabajadores del centro penitenciario de Topas (Salamanca) se han sumado a la cuarta jornada de huelga y concentración para pedir mejoras en sus condiciones laborales. El apoyo a las medidas de protesta ha sido secundado por efectivos de "todos los cuerpos", como vigilancia, servicios sanitarios, oficinas, educadores, área mixta y laborales, entre otros, han reseñado los sindicatos convocantes en un comunicado.

 

Según sus datos, el acceso de los trabajadores que acudían al centro en turno de mañana y tarde, incluidos los servicios mínimos, se ha retrasado cuatro horas, por lo que los trabajadores del servicio de noche "han debido permanecer en sus puestos de trabajo".

 

En el comunicado, los sindicatos han acusado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de "ceguera, tanto por el desconocimiento que está demostrando de la situación que vive la Institución, como por su incapacidad para afrontar el conflicto y las causas que lo han generado". Asimismo, han criticado su "falta de voluntad", que, según ellos, "se demuestra tras rechazar las peticiones de negociación que se le han solicitado por parte de todos los sindicatos en Madrid".

 

"Insistimos en la necesidad de abordar urgentemente problemas como las reducciones de plantilla, que en el centro penitenciario de Topas es alarmante. Así como las medidas necesarias para reducir las agresiones a trabajadores", han apostillado. El centro penitenciario tiene ahora miso 140 plazas sin vacantes sin cubri lo que hace muy difícil atender todos los servicios necesarios.

 

Igualmente, tal y como han continuado, "debería asumirse una reducción de las clasificaciones de los distintos centros penitenciarios y corregir las diferencias salariales existentes para los mismos puestos por el mero hecho de trabajar en diferente comunidad autónoma".

 

Sobre la manifestación a las puertas del centro, los trabajadores de Topas han "caricaturizado" al ministro con un muñeco que han sentado frente a la concentración, para que "corrija su ceguera" y "vea lo que está sucediendo", y también han quemado prendas del uniforme en señal de protesta.