2018: el adiós de Mañueco abre la carrera por la alcaldía
Cyl dots mini

2018: el adiós de Mañueco abre la carrera por la alcaldía

El año político ha tenido un protagonista central en Salamanca, y muchas derivadas. Fernández Mañueco decidía poner fin a una etapa y marcharse para hacer su campaña a la presidencia de la Junta. En realidad, el exalcalde ha tardado meses en deshojar la margarita. Antes del parón del verano ya anunció que en septiembre decidiría, pero la renuncia no llegó hasta diciembre.

 

Entre medidas, semanas y semanas de grandes ausencias en el Ayuntamiento de Salamanca, tantas, que al final resultaba complicado hasta para los suyos justificarlas. En su renuncia el exalcalde argumentó que pasaría a dedicarse al 100% a su campaña, aunque la sensación es que hace mucho que estaba con la cabeza en eso o en cualquier cosa menos en el Ayuntamiento.

 

En su marcha, ha dejado pendientes casi los mismos 'marrones' que dijo querer resolver. El Corona Sol sigue siendo un hotel ilegal al que no se obliga a cumplir la normativa. El Corte Inglés sigue sin licencias y ahora Defensa pide 14 millones de euros por la recalificación de un solar de su propiedad que el alcalde dijo que era la solución. La ciudad deportiva de La Aldehuela está tomada por una empresa privada que la ha vaciado de gente y cobra 1,2 millones de euros al año del Ayuntamiento por dar pérdidas. Y Franco sigue en el salón de plenos del consistorio porque el alcalde se ha empeñado en retorcer las sentencias que le condenan a quitarlo y recurrirlas hasta el final.

 

En frente, Mañueco ha tenido todos estos meses al que, hasta hace poco, era el único candidato conocido a ser alcalde. El portavoz socialista José Luis Mateos confirmó este año su liderazgo local y ya es oficialmente aspirante. Lo curioso es que, hasta hace nada, ha estado muy solo en esa posición, aunque ni por esas se puede negar que este año ha tenido un marcado carácter preelectoral. Se ha notado en una carga de proyectos más ligera, en el gran parón del verano y en muchos mensajes y discursos.

 

El PP no ha descubierto su candidato hasta que Génova ha puesto su maquinaria en marcha, y ha impulsado la marcha de Mañueco. Le sustituyó García Carbayo, aspirante a ser su relevo más allá de mayo. Pero Cs no tiene todavía candidato, aunque en breve empezará su elección: el actual portavoz, Alejandro González, tiene claro que quiere, pero hay otras 'novias' para ese puesto. Y en Ganemos están peor: siguen negociando con Podemos una fórmula para evitar el desastre de ir por separado. En el horizonte, VOX, que ha confirmado que tendrá candidato.

 

Además de la marcha anticipada de Fernández Mañueco, el último tramo de 2018 ha estado protagonizado por el conflicto con la Policía Local. Los agentes rasos quieren mejoras en sus condiciones y salarios y han empezado a armar ruido, de manera literal. Han acudido a varios plenos a protestar con el concejal Fernando Rodríguez, responsable político del cuerpo y dueño de la llave del dinero, en en centro de sus iras.

 

No menos importancia ha tenido la nulidad de un importante contrato del Ayuntamiento de Salamanca, el de alumbrado. Fue uno de los primeros que se llevó la empresa 'favorita' del exalcalde en esta legislatura, pero los juzgados entienden que se le adjudicó de manera irregular. La reprimenda va directa para el concejal que firmó, contra informes técnicos, aquella adjudicación: Carlos García Carbayo. Pendiente de ser ratificada está otra nulidad de millones de euros, la del contrato del bus urbano.