16.000 contratos de menos de un mes en el verano de la temporalidad extrema en Salamanca

Menos de un 5% de los más de 33.000 contratos hechos entre junio, julio y agosto han sido indefinidos. Y poco más de 200 trabajadores temporales lograron firmar por más de seis meses.

Aunque el Gobierno siga insistiendo en que se está creando empleo de calidad, las cifras dicen lo contrario. "El empleo que llega es de más calidad que el que se fue", ha asegurado la ministra de Empleo, Fátima Báñez, a finales del pasado mes de agosto... y días después la realidad se la devolvió con un claro estancamiento en el empleo. En Salamanca, por ejemplo, en agosto ha aumentado el paro de manera importante en plena temporada turística y con las Ferias y Fiestas como estímulo para el comienzo de septiembre. Y la afiliación del último día de agosto ha sido la más baja del verano igual que la media de trabajadores cotizando. 

 

Con los datos de los tres meses centrales del verano ya es posible hacer una radiografía del empleo que se ha creado en Salamanca... que no se aleja mucho del estándar de la temporada turística. Tres de cada cuatro contratos se hacen en el sector servicios y lo más demandado son los camareros: 26.000 contratos en 2016.

 

Sin embargo, lo que más llama la atención es la extrema temporalidad de la contratación. De los más de 33.000 contratos formalizados entre junio, julio y agosto en Salamanca, poco más de 1.300 fueron indefinidos, lo que no llega ni al 5%. En agosto  no pasaron de los 413 en todo un mes con 10.143 contratos firmados. La inmensa mayoría de esos 33.000 contratos del verano fueron por obra y servicio o eventuales: en total, más de 30.000 de este tipo. Y en cuanto a la actividad, la reina ha sido el sector servicios, el que agrupa hostelería y comercio: más de 27.500 sumando los tres meses de verano.

 

La duración de estos contratos ha sido muy exigua y viene directamente marcada por dos circunstancias: la facilidad para contratar y despedir y la máxima coyunturalidad. Dos cifras en ambos extremos. En todo el verano, sólo se han firmado 210 contratos por más de seis meses, y cada mes se han firmado más de 5.000 contratos por menos de un mes: en total, cerca de 16.000 entre junio, julio y agosto. Es decir, que cada mes 5.000 trabajadores se van a la calle para, probablemente, encadenar otro contrato de un mes más y son casi excepción los que han conseguido trabajo para más allá de la temporada turística.