11.000 empleados de la Junta esperan un acuerdo Gobierno/sindicatos para volver a las 35 horas

Delegación Territorial de la Junta

Hacienda y sindicatos ponen sobre la mesa volver a la jornada de 35 horas en comuniades como Castilla y León, donde con la crisis se incrementó media hora diaria la jornada de los empleados públicos. Existe compromiso para aplicarlo en la Junta si Montoro da 'luz verde'.

El ministerio de Cristóbal Montoro y los principales sindicatos ya han empezado a negociar las condiciones para los más de 23.000 trabajadores del sector público en Salamanca. Lo que Hacienda pacte con las centrales se aplicará, vía presupuestos, a la administración estatal, pero lo más normal es que detrás vayan la autonómica y la local: así ha ocurrido con la última subida salarial que aprobó el Estado y que después aplicaron Junta, ayuntamientos y diputaciones.

 

En el paquete que se negocia está un pacto de legislatura para recuperar, de manera progresiva, el poder adquisitivo perdido durante la crisis, que el sindicato CSIF cifra en torno al 20%. Pero las centrales también consideran "fundamental" la recuperación de la jornada de 35 horas para aquellas administraciones que así lo acuerden con las organizaciones sindicales. Es el caso de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, País Vasco o el Ayuntamiento de Madrid. Y también de la Junta de Castilla y León.

 

En este caso, los 10.924 empleados de la administración en Salamanca saben que, en el momento que el Estado de 'luz verde' a la jornada de 35 horas semanales, existe un compromiso para aplicarlo automáticamente en la Junta. Eso supondrán la vuelta atrás a una de las principales medidas que se tomaron como ajuste en los peores años de la crisis, junto con la congelación salarial ya anulada y la pérdida de algunos permisos laborales. En su día, el paso a las 37,5 horas semanales (media hora más al día) se vendió como una medida de ahorro y eficiencia, pero su eficacia es bastante dudosa.

 

Eso sí, recuperarlas no es sencillo. La reducción de horas tiene implicaciones presupuestarias y podría complicar el cumplimiento de los diferentes objetivos de estabilidad y ahorro, porque puede implicar el refuerzo de plantillas. En esta línea, el Gobierno confirmó que estaba "dispuesto a negociar" y que quizás es posible recuperar las 35 horas en algunos ámbitos. No obstante, interlocutores sociales afirman que Hacienda "por el momento" no ha mostrado sus cartas y les han trasladado que están viendo "posibilidades presupuestarias".

 

Los sindicatos también destacan la importancia de aprobar una oferta de empleo público que ponga fin a la tasa de reposición y que permita, a través de un plan de recursos humanos, aumentar las plantillas por encima de las jubilaciones "en los ámbitos donde sea necesario". Antes de las vacaciones de verano, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se mostró abierto a incluir esta medida en las cuentas del Estado para 2018.

Noticias relacionadas