La muleta del PP
Cyl dots mini

La muleta del PP

Carbayo%20suarez detail

Con los resultados electorales del pasado 26 de mayo parecía que se abría un nuevo ciclo político en varios territorios y que los aires soplaban renovados. En Castilla y León ganaba el PSOE y no por la mínima: obtuvo 6 procuradores más que el PP y logró una distancia con este de más de 40.000 votos. Por su parte, en Salamanca ganaba el Partido Popular, pero la diferencia con el PSOE solo era de un concejal (11, frente a 10) y de poco más de 1.500 votos.

 

En perspectiva evolutiva en la comunidad el PSOE consiguió 10 procuradores más que en 2015 (últimas elecciones autonómicas y locales) y aumentó más de 100.000 votos entre ambas elecciones, mientras el PP perdió 13 procuradores y casi 80.000 votos. Lo que supone, claramente, un descalabro en toda regla. Asimismo, en el Ayuntamiento de Salamanca el Partido Popular ha disminuido, con respecto a 2015, 1 concejales y casi 2.000 votos, mientras el Partido Socialista subió 3 concejales y casi 8.000 votos.

 

En ambos casos el PP distaba mucho de la mayoría absoluta y todo quedó en manos de Ciudadanos que, en campaña electoral, habían asegurado que, tras décadas de gobiernos populares, era necesario un cambio.

 

Se ve que no comprendimos que aquello del cambio necesario significaba que el Gobierno debía tener integrantes ‘naranjas’

 

Tras idas y venidas Francisco Igea, líder de Ciudadanos en Castilla y León, se ha sentado a negociar con Mañueco, del PP, para gobernar la comunidad. Y Ana Suárez ha apoyado a Carbayo en el Ayuntamiento de Salamanca y ha entrado en el gobierno municipal. Se ve que no comprendimos que aquello del cambio necesario significaba que el Gobierno debía tener integrantes ‘naranjas’.

 

Ya no vale aquel argumento de Ciudadanos defendiendo hace cuatro años que debe gobernar la lista más votada, no recuerdan aquella regeneración prometida en una comunidad con un Partido Popular salpicado de escándalos, muy lejos ha quedado aquella autodefinición de transversal que Ciudadanos se daba como partido a sí mismo (ni hablar de cuando decían que eran socialdemócratas…).

 

Ahora todo está claro. Ciudadanos es un partido de derechas (si es que alguien lo dudaba a estas alturas del juego) que busca apoyar al PP o, si los números dan, apartarlo y sustituirlo, pero no regenerar con el Partido Socialista territorios que han sido durante décadas “chiringuitos” de los populares. Ellos son más de aquello que decía Giuseppe Tomasi di Lampedusa: que todo cambie para que todo siga igual.

 

Aún recuerdo cuando a finales del año pasado, tras las elecciones andaluzas, nos explicaban que era necesario un Gobierno PP-Cs, aunque se requiriera el apoyo de los extremistas de Vox, porque décadas del PSOE obligaban a hacer un cambio. Parece ser que este argumento solo vale si suman para alzar al Partido Popular a la Presidencia.

 

Y todo esto se acompaña del engaño perpetuo a la ciudadanía y del insulto al adversario político, como el protagonizado hace pocos días por Ana Suárez. La primera tenienta de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca hizo unas declaraciones en las que consideró que reunirse con el PSOE hubiera sido “mercadear y subastar el Ayuntamiento” y en las que aprovechó para insultar al portavoz del Grupo Socialista, José Luis Mateos, diciendo que “alguien con esa falta de desarrollo no puede ser alcalde”.

 

No es admisible que la número dos del consistorio se dedique a insultar a las personas jóvenes de esa forma considerando que la juventud es un demérito. La política debe hacerse de manera intergeneracional y estas declaraciones demuestran un total desprecio a lo que, en ese sentido, es la sociedad salmantina. Por su parte, habla de mercadear o subastar el Ayuntamiento la misma persona que ha triplicado su sueldo con su primera medida adoptada y que exige más puestos de confianza de los que le corresponden por la norma. Está claro que lo que se busca no es mercadear (nótese la ironía).

 

Ya se sabe. Ciudadanos es muy defensor de aquella famosa frase de Groucho Marx que decía “estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Lástima. Hemos perdiendo una oportunidad única.

Comentarios

salamanca 26/06/2019 20:01 #1
De qué se ríe esta señora?? de que ya tiene despacho con sillón sin que la hayan votado...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: