La lucha LGTBI+ y el 'pinkwashing' político
Cyl dots mini

La lucha LGTBI+ y el 'pinkwashing' político

Bus%20ciudadanos%20orgullo%20pintadas detail

El pasado 28 de junio se cumplió el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall conmemorando el inicio de la lucha por los derechos de los colectivos LGTBI+. Durante estos años hemos avanzado mucho en visibilidad y en el logro de derechos de las personas LGTBI+, pero todavía queda muchísimo camino que hacer tanto en la normalización de estas realidades como en la obtención de estos derechos.

 

Debemos también tener presente que el Orgullo es solo una fecha, necesaria, pero solo eso. Nuestra lucha debe ser a diario y debemos reivindicar y visibilizar nuestra realidad, cada persona dentro de sus posibilidades, todos los días y de todas las formas posibles.

 

Aunque muchas personas piensen lo contrario, hoy es muy necesaria la lucha de los colectivos en los que nos integramos las personas LGTBI+ y la celebración del Orgullo como acto reivindicativo y de celebración, puesto que estamos viendo que ciertos sectores sociales y políticos han decidido realizar una lucha sin cuartel contra nuestros derechos y nuestra existencia en sí misma.

 

Estos sectores, cristalizados en la extrema derecha y en otros grupos afines, no se mueven por el bien común o por los intereses sociales, sino por el odio a todo lo que es diferente. El desprecio y la discriminación contra las personas LGTBI+ son los únicos principios que motivan la vida y las políticas de la extrema derecha.

 

En realidad, la discriminación proveniente de estas ideologías ultras es bastante normal para quienes la sufrimos. Lo que es menos habitual es que estos partidos acaben marcando la agenda política y las líneas gubernamentales de ciertas instituciones.

 

Así, el Partido Popular y Ciudadanos, tras las últimas elecciones autonómicas y locales, decidieron que querían el poder a toda costa, aunque eso supusiera vender los derechos LGTBI+. Ciertamente la realidad es que los partidos de derechas tradicionalmente no han creído en nuestros derechos ni han procurado nuestra visibilización. Su único objetivo era la realización de un proceso de pinkwashing para limpiar la imagen de estos partidos y lograr crear una apariencia de diversidad que, realmente, no se corresponde con una intención efectiva de ayudar en la lucha LGTBI+.

 

En los últimos días, en relación sobre todo a Ciudadanos, se ha visto especialmente este pinkwashing puesto que, a pesar de pactar con quienes quieren eliminar nuestras leyes, nuestros derechos y cortar todo el camino andado en este sentido; deseaban visibilizar el logo de su partido en los actos LGTBI+ para limpiar su imagen.

 

Esta actitud de Ciudadanos, y de sus principales figuras políticas, es reprobable y repugnante porque no puede, ni debe, utilizarse la lucha de un movimiento social (sea el de las personas LGTBI+ o cualquier otro) solo para blanquear la imagen de un partido, organización o persona.

 

No pueden estar en los actos del Orgullo, a nivel político, aquellos partidos que han aceptado que la extrema derecha pueda fijar la agenda de las instituciones, pidiendo derogar leyes de protección, eliminar políticas públicas de normalización o hacer desaparecer la bandera LGTBI+ o los mensajes reivindicativos de las campañas institucionales.

 

La lucha de nuestros colectivos no puede estar supeditada al pinkwashing de este partido político. Si de verdad compartían los objetivos de nuestra lucha, el camino era bastante sencillo: rechazar cualquier pacto con quienes quieren hacernos invisibles.

 

La lucha debe estar ante todo y merecemos como colectivo como mínimo el respeto suficiente para, al menos, no mercadear con nuestros derechos ni con nuestra existencia. Digamos las cosas claras: el poder no puede ser el objetivo ante todo y nunca puede lograrse traicionando a los diferentes colectivos discriminados.

Comentarios

Como el PNV justificando la violencia de la ETA 10/07/2019 01:06 #1
El articulito da vergüenza leerlo. Parece que estoy escuchando a Arzalluz justificar a los de la ETA, dando vueltas para no condenar los atentados. Aquí no hay muertos obviamente, pero si empezamos a justificar la violencia, en este caso contra Cs, luego no nos extrañemos de que alguien justifique la que se ejerza contra nosotros

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: