Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Síndrome de Peter Pan

S%c3%adndrome peter pan detail

Según el psicólogo Dan Kiley hace referencia a adultos que siguen comportándose como niños o adolescentes y que rechazan asumir la responsabilidad de sus actos. Miedo al compromiso, a la soledad, inseguridad, irresponsabilidad…

En muchos casos, este síndrome tiene su origen en carencias afectivas durante la infancia. Al crecer, estas personas siguen sintiéndose desprotegidas e incomprendidas lo que les crea una enorme necesidad de sentirse mimadas, cuidadas y deseadas, como si continuaran siendo niños. No saben o no quieren aceptar las obligaciones propias de la edad adulta, no pudiendo desarrollar los roles de padre, de pareja.

 

Son adultos narcisistas y egoístas que se resistían a salir de sus casas maternas. Tarda una media de ¡20 años! en sacarse el carnet de conducir, suele empezar 5 o 6 carreras, pero no termina ninguna. Al final se gana la vida con la paga semanal, que le dura hasta el cobro de la herencia.

 

A diferencia de éstos, los adultescentes son responsables y trabajadores, y sólo comparten con las personas con el síndrome de Peter Pan, actitudes como postergar el momento de tomar decisiones cruciales: casarse, tener hijos o vivir en casa propia. Esta resistencia a crecer es más frecuente en hombres que en mujeres.

 

A simple viste, estas personas pueden parecer despreocupadas y felices, pero al indagar un poco en su vida o persona, afloran sentimientos de soledad e insatisfacción, acompañados de dependencia personal, pues necesitan a su lado a otra persona que satisfaga sus necesidades y les haga sentir protegidos.

 

Señales del Síndrome de Peter Pan

 

  • A pesar de sus 30 o 40 continúan comportándose como niños pequeños.
  • Sienten una gran necesidad de atención por parte de quienes les rodean.
  • Su actitud se centra en recibir, pedir y criticar y no se molesta en dar o hacer por los demás. Quiere que le den lo que pide o si no, se enfadan, porque no toleran la frustración.
  • Vive centrado en sí mismo y en sus problemas sin preocuparse demasiado por lo que le sucede a quienes le rodean.
  • Siente insatisfacción constante con lo que tiene, pero actúa para solucionar su situación, desea tenerlo todo, pero sin que le suponga ningún esfuerzo para conseguirlo.
  • Considera el compromiso como un obstáculo a la libertad.
  • No se responsabiliza de sus actos, sino que pretende que los otros lo hagan por él. Además, culpa a los demás por lo que no le va bien.
  • Se esconden detrás de excusas o mentiras para disimular su incapacidad para crecer.
  • Se siente muy atraído por la juventud, etapa vital idealizada para el sujeto con SPP.
  • Miedo a la soledad.
  • Mucha inseguridad y baja autoestima.

Crecer como persona es parte del desarrollo natural de los seres humano. Ser adulto requiere decidir crecer y adoptar valores y objetivos en la vida. Requiere renunciar a algunas cosas para conseguir el objetivo, responsabilizarse de los propios errores y tolerar la frustración día a día.

 

Cada etapa de la vida debe vivirse intensamente, cada etapa de la vida obliga a despedirse de la anterior. Adiós juventud, bienvenida madurez

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: