Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

CAJA DE HERRAMIENTAS PARA LA FELICIDAD

Felicidad detail

Hay dos tipos de personas, las que se empeñan en ser felices, y las que se empeñan en no serlo. Elegir cuál quieres depende de ti. 

Entre los que se empeñan en “no serlo” están los que cuentan con competitividad, aburrimiento, fatiga, envidia, victimismo y miedo a la opinión de los demás.

 

El camino para ser felices existe. No es único ni exclusivo. Tampoco se nos enseña en nuestra educación, pero si nos entrenamos con algunas prácticas, nos será más fácil acercarnos a él.

 

De las propuestas que os haré, algunos las hacen de manera natural, bien por su forma de ser, por aprendizaje en sus familias o por haberlas incorporado en la vida.

 

Otros comienzan a hacerlas “por prescripción facultativa”, porque la vida les ha pegado un tirón de orejas.

 

Para este camino, no valen las excusas, o el “yo no tengo tiempo”. La queja es el gran enemigo de la felicidad.

 

PARRILLA DE SALIDA:

 

Para ser feliz tenemos una colección de propuestas que nos ayudarán: vive con coherencia y honestidad, practica ejercicio, vive con menos, cuida y nutre tus relaciones personales, acepta lo que no puedes cambiar, no te compares, vive el presente, se agradecido y practica el agradecimiento, cambia la visión del problema, habla bien de los demás, las excusas son una perdición, lleva una vida ordenada, aliméntate de una forma saludable, medita, no necesitas la aprobación de nadie, olvida el rencor.

 

Y ahora, “manos a la obra”, a ver cómo hacemos esto.

 

Un consejo: es de gran utilidad tener un cuaderno personal donde escribir todo lo que trabajamos; al escribir sacamos ideas y sentimientos de nosotros mismos al proyectarlos fuera.

 

AGRADECIMIENTO.

 

Este ejercicio consiste en cada noche agradecer cinco cosas que nos hayan ocurrido en el día: una conversación con alguien agradable, el haber comido algo rico, poder escuchar una canción que nos gusta, esa sonrisa que nos regaló con quien nos cruzamos, el sentir los rayos de sol o el frio en la cara, o la lluvia…

 

Al levantarnos daremos gracias por diez cosas que tengamos en nuestra vida: por tener salud, , por poder caminar, por poder oír, por tener para comer, por tener trabajo, por tener una familia, por poder leer, por tener amigos, por poder respirar, por vivir en un país en paz, por saber conducir, por poder pasear por los parques o por la naturaleza…

 

A mayor gratitud, mayor armonía. Si coleccionas agravios, la colección de tu tienda aumentará, no recopiles cupones de odio

 

RELAJACIÓN, MEDITACIÓN

 

La relajación y la meditación son hermanas, la relajación es la hermana pequeña.

 

Relajación, se trata de tomar una postura cómoda, respirar lenta y profundamente, con los ojos cerrados ir pensando mentalmente en cada una de las partes del cuerpo desde la cabeza a los pies. Nos ayudará poner una música agradable. Después podemos pensar en situaciones y lugares agradables.

 

Meditación, es la hermana mayor, la sensación que provoca esta técnica es aun de mayor placer y bienestar que la relajación.

 

Para meditar nos colocaremos cómodamente con la columna vertebral recta. Y nos concentraremos en “algo” puede ser la respiración, podemos contar las respiraciones cuando inhalamos o exhalamos, también nos podemos concentrar en un sonido, si meditamos en la naturaleza podemos concentrarnos en el sonido del bosque. O podemos concentrarnos en la repetición de un sonido, lo que en oriente se conoce como “mantra”. Después de un tiempo, dejaremos la mente sin pensar en nada, no es fácil, por ello si nos viene pensamientos les dejaremos pasar, no “jugaremos con los pensamientos ni hablaremos con ellos”

 

Podemos empezar meditando cinco minutos e ir ampliando el tiempo; la sensación es muy agrádale, placentera y “reseteadora”

 

Pero, no se puede comprar la serenidad, la paz de la mente, hay que practicarla.

 

Ejercicios sencillos de atención

 

Dedica 5 minutos a observar una única cosa

Escucha una canción con los ojos cerrados

 

Anda lentamente observando cómo se mueve tu cuerpo

 

Saborea con los ojos cerrados tus alimentos

 

COLECCIÓN DE HÁBITOS:

 

Alimentación sana, es la que te hace sentir bien cuando terminas de comer, no te sientes pesado ni sucio por dentro, o cansado después de comer, al contrario, te da fuerza y energía.

 

Practicar ejercicio, si es posible en la naturaleza. Corre, nada, ve en bici, camina, pero no pares. Ojo no es lo mismo moverse que hacer ejercicio, no nos vale “que yo en mi trabajo me muevo mucho”, el ejercicio tiene un objetivo en sí mismo, nos limpia por dentro y por fuera; cuando lo tengamos como hábito nos hará sentir bien. Segregamos serotonina y dopamina dos hormonas de la felicidad. Sí sé que es difícil explicárselo al que no lo conoce, recuerdo que mi madre me solía preguntar cuando iba a las carreras: ¿Hijo, por qué corres? Si te cansas, pagas, y no ganas

 

Top 5 de las personas con las que pasas más tiempo.

 

Las personas con las que más tiempo pasas te influyen, pregúntate: ¿Se han realizado en la vida?, ¿son personas felices y optimistas?, ¿se alegra de tus éxitos y desea que te vaya bien?, ¿te anima cuando le explicas nuevas ideas o hace todo lo contrario?, ¿se esfuerza para alcanzar sus propósitos y sueños (si no lo hace es posible que no le guste que cumplas los tuyos)

 

Toca y déjate tocar.

 

Necesitamos el contacto físico ya desde que somos bebés si no lo tenemos podemos hasta perder peso. Y si esto no ocurre de manera natural, regálatelo; regálate un masaje, al menos uno al trimestre, también puedes aprender a darlo y hacerlo en familia.

 

Abraza: necesitamos cuatro abrazos para sobrevivir, ocho para mantenimiento y doce para crecer.

 

Relaciones sociales positivas. Como decía C. Jung, el encuentro de dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción ambas se trasforman.

 

Tira lo que te preocupa: En Tailandia hay un festival ” Loy Krathong”, el festival de las linternas; en él se lanzan linternas de papel” (especie de lámparas que dejan ascender hacia el cielo) para dejar ir a las preocupaciones. Puedes escribir en un papel lo que te preocupa y quemarlo o tirarlo y ver como se aleja en el rio

 

Sonríe: aunque no tengas ganas: deja que la expresión de tu cara sea relajada en vez de fruncir el ceño, tu voz más suave, tus pasos más medidos, y poco a poco los rasgos exteriores moldearan los rasgos interiores.

 

Ponte en los zapatos de los demás: Cuando estés con alguien que no entiendas, piensa: esta persona busca la felicidad como yo, esta persona trata de evitar sufrir en la vida como yo, esta persona ha conocido la tristeza, la soledad y la desesperación como yo, esta persona está tratando de cubrir sus necesidades, esta persona está aprendiendo de la vida.

 

Invitación a la alegría: escribe a personas que te ponen de buen humor, actividades que te relajen o te den placer, lugares que te trasmitan armonía, belleza o bien estar.

 

Intenta mantener una buena postura, cuando estés sentado no estés espanzurrado, sé consciente de tu postura, y mantén aquella que te permita estar cómodo sin lastimarte. Lo mismo cuando estés de pie o camines, para ello cuando pases frente a un espejo, obsérvate o cuando te hagas fotos, observa tu porte.

 

Cuida tu entorno, si está ordenado y es agradable, te será más fácil vivir; pon música buena.

 

Día sin críticas. Ayuno de críticas, ayuno de etiquetas negativas propias y ajenas. Plantéate un día a la semana que no critiques a nadie, ni a ti mismo. Observa como mejora tu “ecología interior”.

 

Paseo creativo, practica un paseo para despejar la mente y aumentar la creatividad

 

Piedras. Elabora una lista de cargas que frenan tu vida. ¿Cuáles son las piedras de tu mente? ¿Cuáles son las piedras de tu corazón? ¿Cuáles son las piedras pesadas? ¿Cuáles son las piedras cotidianas?

 

Desconéctate. Casi todo en la vida funciona si lo desconectas dos minutos, incluido tú

 

Los egipcios creían que al morir se les harían dos preguntas: ¿has dado alegría? Y la segunda ¿has encontrado alegría?

 

La felicidad puede ser una bendición, pero normalmente es una conquista, según nos decía Platón.

Septiembre es una buena época para parar y replantearnos “cómo va nuestra vida de felicidad” y, si no nos convence, ponernos en marcha para alcanzarla.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: