Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

La responsabilidad en educación

Colegio%20dibujo detail

Estimados amigos lectores: había abandonado la buena costumbre de escribir habitualmente unas líneas que me permitieran, por un lado, poner en orden mis ideas y argumentarlas y, por otro, ofrecer un punto de vista alternativo a los problemas sociales y políticos que estuvieran en el debate público del momento.

Retomo, pues, con unas nuevas responsabilidades adquiridas y dejando otras atrás, este hábito que empecé en este periódico hace ya seis años. Gracias a todo el equipo humano que hace realidad el periódico digital del Grupo Tribuna, el Foro de la Familia ha tenido una presencia mediática habitual en Castilla y León. Por motivos profesionales he dejado de ser el Delegado del Foro de la Familia en Salamanca. Sin embargo, no deseo dejar el espacio que me ofrece este noticiero para seguir hablando bien de lo que es humano y bueno: la familia, la vida y la educación. Y si cabe aún más, desde una perspectiva más profesional y razonada.

 

Pues bien, vamos a ello.

 

Consenso en educación

 

Ya era hora, consenso en educación. Si bien, es un acuerdo para diseñar una hoja de ruta para un pacto futuro… Algo es algo.

 

En ese compromiso de entendimiento entre los diversos agentes educativos y aquellos que tienen la responsabilidad de legislar no se puede perder de vista las declaraciones internacionales de los Derechos Humanos de 1948, la Carta de los Derechos del Niño de 1959, nuestra Constitución de 1978 y más recientemente, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 2000. Todos ellos reconocen que los primeros responsables de la educación son los padres y que se ha de respetar siempre el principio del bien superior del niño.

 

Entonces, ¿qué papel juega la Administración Pública? Lo aclara la propia Constitución en el Art. 27. “Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.”

 

El “consenso” en educación empieza en primer lugar por las asociaciones de padres. Todas, todas las entidades que pretendan representar y defender los derechos inalienables de los padres deberían respetar el principio básico de que cada familia, según sus propias convicciones “religiosas, filosóficas y pedagógicas” [2], pueda elegir el centro educativo que colabore con ellos en la educación de sus hijos.

 

No puedo comprender cómo algunas asociaciones de padres quieren limitar ese derecho al resto de familias. En un Estado Democrático y de Derecho no puede existir una escuela única, laica, gratuita y obligatoria, pero, tampoco, una escuela diseñada al antojo de cada familia. Entre lo uno y lo otro, el Estado deberá garantizar, por un lado, el Art.27.1 “todos tienen derecho a la educación” y, por otro, si el Estado obliga a escolarizar a los hijos en una franja de edad, ha de facilitar a los padres la elección del modelo pedagógico, el ideario del centro y las creencias religiosas respetando el principio de igualdad económica. En este caso no vale la manida sentencia de “quien quiera una escuela específica que se la pague”, eso sería clasismo y falta de equidad, en donde los mileuristas se verían desprovistos de sus derechos. En la educación nos jugamos el futuro.

 

Es cierto, la Administración Pública tiene la potestad plena en la organización de cada curso y, tras una detección de las necesidades, ha de dotar a los centros del profesorado que se precise, teniendo en cuenta las limitaciones económicas, pero esto nunca, jamás, podrá suponer “una merma en el derecho a elegir de los padres el centro docente”. [1]

 

Conclusión

 

Consenso, SÍ, pero en el respeto a los principios constitucionales y a los acuerdos firmados por el Estado Español con diversos organismos internacionales y recogidos en nuestra legislación. El primer principio que se reclama, desde la objetividad legal y el sentido común en un estado democrático, es la libertad que asiste a los padres para la elección de centro en igualdad de condiciones y con equidad.

 

Notas

[1] El Defensor del Pueblo en la Comunitat Valenciana, Síndic de Greuges, recogido por el periódico Las Provincias, 1 de diciembre de 2016

[2] Art. 14.3 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2000).

[3] Imagen de https://pixabay.com/es/escuela-regreso-a-la-escuela-1665535/

 

José Javier Rodríguez

Profesor de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

 

 

 

Comentarios

Vicente 08/12/2016 07:21 #2
Un placer leer de nuevo a José Javier. Opiniones siempre fundamentadas, bien argumentadas y apoyadas en citas y referencias. Datos frente a slogans; razón frente a prejuicios. A muchos la ideología les impide el respeto a los derechos constitucionales de los padres. Las declaraciones de derechos internacionales no lo dudan: los padres tenemos derecho a elegir la educación de nuestros hijos. Malos tiempos para la verdad cuando hay que defender lo evidente. Gracias por volver a escribir.
José Luis 07/12/2016 15:50 #1
Excelente comentario. Sorprende que algunas asociaciones y grupos, quieran imponer a los demás sus criterios. ¿Tienen miedo a la libertad?.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: