Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

La escuela pública y la descontextualización

Blog,%20javier,%20rodr%c3%adguez,%20escuela,%20p%c3%bablica detail

No cabe duda que en España, no así en otros estados de nuestro entorno, las competencias atribuidas a los entes locales en materia educativa son escasas y residuales. Esta cuestión ha venido acentuándose con la llegada de la democracia al privilegiar a las Comunidades Autónomas en detrimento de los municipios. Si bien, desde una perspectiva histórica la situación era la inversa.

En varios colegios públicos de Salamanca, al inicio del este curso escolar 2018/19, se ha producido un cambio de docentes adscritos a los centros al cubrirse diversas interinidades, comisiones de servicios o jubilaciones. A estas vacantes han llegado, por fin, funcionarios de carrera después de un largo periplo pululando por diversos centros de las nueve provincias castellanoleonesas y gracias a haber conseguido acumular los suficientes méritos laborales, formativos y de innovación en proyectos docentes.

Por el contrario, si miramos la cruz de esta moneda tirada al aire hace varias décadas, un sinnúmero de funcionarios que han aprobado las oposiciones en los últimos años -muchos de ellos con espíritu renovador, con buen expediente académico, con deseaos y expectativas de poner en marcha proyectos atractivos e innovadores- han tomado posesión de su plaza en localidades que desconocen, de las que están desarraigados y de las que esperan despedirse en cuanto les sea posible. Se dedicarán a hacer cursos de formación en los CFIE o en los sindicatos para obtener méritos, al tiempo que van ganando antigüedad y perdiendo ilusión.

El desmantelamiento de la escuela pública a través de la descontextualización del docente

“¿No podría pactarse con los sindicatos una cierta intervención local en los concursos de adscripción de plaza de maestros y profesores?”[1] se preguntaba Joan Subitats en 2002. ¡Y lo que ha llovido desde entonces y aún seguimos igual!

La unificación del currículo y la única vía para abordarlo, así como el único sistema para cursar las enseñanzas obligatorias, gestionado por las Comunidades Autónomas, está provocando que las escuelas públicas rurales cierren porque los pocos escolares que quedan parten todos los días a las urbes o los pueblos vecinos con más población. Se ha creado un nuevo centralismo y se ha restado protagonismo a los primeros agentes educativos del ámbito escolar: profesorado, familias y alumnado. Junto a ellos, sin duda alguna, están también los municipios, los vecinos, el entorno, el pueblo y la ciudad. Sin embargo, estos agentes sociales ocupan un lugar secundario en la realidad educativa cotidiana. Los Ayuntamientos, según la normativa [2], solo pueden implementar políticas educativas para el mantenimiento de los centros públicos o en la creación de escuelas de Educación Infantil de primer ciclo o de música y danza y, si así lo estima oportuno el pleno del ayuntamiento en cuestión y previo convenio con las Comunidades Autónomas, en el desarrollo de un programa de actividades complementarias al currículo escolar.

Además, la desvinculación de los maestros que llegan a nuestros pueblos los desfortalece y hacen que pierdan su propia identidad y que su idiosincrasia merme. ¿Y si otorgamos a los gobiernos locales, especialmente a los de Castilla y León, la posibilidad de que a la hora de elegir destino sea un añadido y sume puntos el ser vecino o haber nacido en el pueblo al que se aspira? ¿No ayudaría esto a fijar población? ¿No se generarían nuevas expectativas en los pueblos y daría estabilidad a muchas familias?

El currículo único del sistema único, cerrado y obsoleto de nuestras leyes educativas de la democracia, inspirado en la decimonónica revolución industrial, se centra en fortalecer a las ciudades y maginar las escuelas rurales. ¿Por qué tiene que ir un especialista a impartir educación física, inglés, música… a un centro rural con cuatro o cinco niños? ¿No lo podría realizar, como se ha hecho siempre, el propio maestro del pueblo? ¿Por qué no una remuneración especial para los maestros y maestras rurales que estén arraigados en su territorio? ¿Por qué se cierran escuelas desde Valladolid sin tener en cuenta el daño social, humano y económico que se produce en los pueblos? ¿Por qué la ley no contempla un currículo especial, una regulación específica y unos fondos que ayuden a las escuelas rurales que partan de un localismo bien entendido?

Algo similar está pasando con los consultorios médicos. Volver la mirada a lo rural nos puede llenar de una sabiduría especial, porque las personas que habitan nuestros pueblos pueden ver las estrellas con más claridad que los vecinos de las ciudades, que padecemos y sufrimos los efectos de la contaminación lumínica.

La contextualización local de la escuela

Una mezcla de juventud y experiencia en las escuelas públicas de las grandes ciudades sería la combinación necesaria para que se dé la transferencia del conocimiento; para que se generen proyectos con savia nueva y fortaleza de la experiencia acumulada; para que haya un enraizamiento con los recursos que el entorno, la ciudad y el barrio ofrecen a la escuela. “El localismo, entendido como el reforzamiento de los vínculos comunitarios, genera un nuevo posicionamiento de identidad personal y comunitaria en la búsqueda de las propias soluciones, haciendo también más sencillas las actuaciones y su adaptación a la realidad” [3] añadía Subirats. El afán por controlar y regular todo en el ámbito educativo y la continua normalización de los procedimientos administrativos desde las CCAA resta protagonismo a las personas y las comunidades. Mirar una la escuela vacía y descubrir la usencia de niños en las calles, que otrora gritaban y jugaban, hace envejecer más si cabe a nuestros mayores.

@jjrs_USAL

 

[1] SUBIRATS I HUMET, J. (2002) Gobierno local y educación. Ariel Social. Barcelona. Pág. 19

[2]Ley 7/1985 de Reguladora de las Bases de Régimen Local, modificada por la Ley 27/2013, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local.

[3] SUBIRATS I HUMET, J. (2002) Gobierno local y educación. Ariel Social. Barcelona. Pág. 27

[4] Imagen: Escuela de Villalba de los Llanos, Salamanca, de José Antonio Rodríguez Peña y publicada en el blog http://wwwvillalbadelosllanos.blogspot.com/

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: