Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

La caída de un Estado democrático y su distopía

Ministra%20educacion%20gobierno detail

* Distopía según la RAE es una representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana.

Todo empezó, sin darse cuenta, un viernes en el Palacio de la Moncloa, nadie se reparó sobre lo que podía haber sucedido. Además, esas pocas palabras se colaron de soslayo en el anteproyecto de Ley Orgánica de Educación, con el aplauso de sus correligionarios más ideologizados y la inanición de mucha gente que, imposibilitada y agarrotada por la corrección política, no vislumbraba el alcance de esa “minucia” legislativa. La Ministra de Educación iba a eliminar del Art.1 de la ley de educación el apartado h) bis.

 

Treinta años después, todos los bebés, nada más nacer recibían, a través de un sencillo método de comunicación universal, las proclamas de un Estado perfecto, armónico y feliz regentado por una aristocracia que, en nombre del pueblo, se había instalado en el poder. El Partido del Pueblo, que así se llamaba, nada más alcanzar el gobierno modificó por enésima vez la ley, instituyendo un currículo formativo único y obligatorio, impartido por maestros cualificados en las instituciones públicas educativas llamadas Hogar de los infantes. Allí la excelencia estaba garantizada porque cualquier iniciativa educativa era capada de raíz, ya que el método y rigor bienpensante era la máxima de un sistema igualitario, estatal, paritario y democrático.

 

Los progenitores estaban obligados a llevar todos los días a sus tutelados al Hogar de los infantes elegido por la Junta Local de Libertad Educativa. La vigilancia era eficiente. Los infantes, nada más nacer, recibían el implante de un chip subcutáneo a la altura del cuello que era controlado desde la Unidad de Respeto Parental-Tutorial, que registraba tanto la evolución física y psíquica del impúber, así como su ubicación. De no estar en el Hogar, la Patrulla del Pueblo, una subespecie de robots inteligentes, se acercaba al lugar señalado para resolver el incidente.

 

Los sábados debían participar en las sesiones de deporte escolar programadas por la Junta de Gobierno en Libertad y Democracia. Del mismo modo, los domingos, adultos y niños debían acudir a la Casa de la Solidaridad Fraterna, donde un predicador les hablaba de la gran nación en la que se habían convertido gracias a unas elecciones libres, democráticas y participativas. Otro tipo de encuentros estaban tajantemente prohibidos por ir en contra de la libertad…

 

Pero volvamos a la realidad. ¿Qué pudo haber pasado aquella mañana de viernes en el Consejo de Ministros? La frase de la Ley Orgánica de Educación que iba a ser removida, a propuesta de la responsable de educación, era la que establecía que uno de los principios de la educación es “el reconocimiento del papel que corresponde a los padres, madres y tutores legales como primeros responsables de la educación de sus hijos”. Menos mal que al final el proyecto de ley no perpetró tan grande felonía.

 

@jjrs_USAL

 

Nota: lo escrito en estas líneas no implica estar de acuerdo con las reformas educativas anteriores. La estandarización criterial establecida con la LOMCE y su currículo en Educación Primaria, por poner un ejemplo, pone de manifiesto una concepción de la persona reducida a mera productora eficiente de contenidos. ¿Cuándo se dotará de autonomía real a centros y profesores para que ofrezcan proyectos educativos sin injerencia alguna del poder político?

Comentarios

Vicente Morro 21/02/2019 07:03 #1
Terrible pesadilla. Una sociedad en la que todos acaten -no solo, asuman- la dictadura del pensamiento único: el Gran Hermano piensa (relativismo, ideología de género, corrección política, antihumanismo, censura de la religión) por ti. Si seguimos luchando, defendiendo la verdad, no podrán conseguirlo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: