Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

No eres un bicho raro

Rafa nadal entrenando detail

Hoy en día gracias a las redes sociales podemos conocer cómo es la vida de los deportistas profesionales contada por ellos mismos. De esta manera, casi en tiempo real, Fernando Alonso, Rafa Nadal o Pau Gasol nos hacen llegar sus logros, sus entrenamientos e incluso parte de su vida personal a nuestros teléfonos móviles.

Así es fácil comprobar, que además de los entrenamientos oficiales ellos siguen entrenándose por su cuenta, ya sea entre una competición y otra o durante sus vacaciones. Y no extraña a nadie que utilicen parte de su tiempo personal para seguir mejorando como deportistas: viendo videos, realizando una sesión extra de gimnasio o mejorando su técnica individual en solitario. No es extraño porque al fin y al cabo son profesionales, ¿verdad?

 

Cuentan como algo admirable, y evidentemente lo es, que Drazen Petrovic se quedara después de cada entrenamiento a lanzar tiros de tres en solitario, mientras el resto de sus compañeros ya se habían marchado. Es curioso, pero pareciera que los deportistas fueran las únicas personas a las que se les acepta que utilicen parte de su tiempo personal para mejorar en su trabajo. O pareciera que fueran los únicos. Pero no es así.

 

He tenido la suerte, gracias a mi trabajo, de conocer a muchas personas de muchas empresas que actúan como esos grandes deportistas profesionales. Personas que fuera de su horario oficial de trabajo leen libros, van a conferencias y realizan cursos por su cuenta para mejorar su desempeño laboral. Personas que cuando entran en un cuarto de baño se fijan en la marca del inodoro y cómo está fabricado, porque trabajan en la linea de producción de una empresa de sanitarios. Personas que trabajan en empresas de alimentación y cuando van a comprar al supermercado se pasan diez o quince minutos estudiando a la competencia delante de las cápsulas de café, de los quesos envasados o de las galletas, dependiendo de qué producto es el que fabrican en la empresa en la que trabajan. Personas que en sus empresas se dedican a fabricar tapas para frascos de vidrio y se pasan largo tiempo observando detenidamente las tapas de los frascos de tomate frito, mermeladas o potitos que caen en sus manos. Personas que fabrican piezas de inyección de plástico para la automoción, y que las piezas de plástico de los juguetes de sus hijos las analizan detenidamente para descubrir en qué punto de la pieza se ha inyectado el plástico, cómo era el molde y con qué tipo de granza se ha fabricado. Personas que trabajan diseñando luminarias exteriores y cuando pasean por la calle miran constantemente hacia arriba, hacia las farolas, con el grave peligro de estamparse contra algo o alguien.

 

Si te ves reflejado en estos comportamientos que he descrito, (porque trabajas en un bar, y cada vez que sales con los amigos a tomar algo te fijas en qué tipo de máquina de café tienen en el local y cómo sirven las copas, o porque trabajas en una librería y para ti hacer turismo es ir a visitar librerías a otra ciudad, o porque trabajas como periodista y los domingos por la tarde los pasas comparando los diferentes titulares de una misma noticia que publican varios periódicos online), quiero que sepas que no eres un bicho raro y que no estás solo. Somos muchos los que nos consideramos profesionales y no somos deportistas de élite. Pero sí que nos esforzamos por ser profesionales de élite cada uno en el puesto que ocupamos, más arriba o más abajo en el organigrama de la empresa, y en la empresa en la que trabajamos, ya sea en una multinacional o en una micropyme. Y por eso utilizamos cualquier oportunidad y cualquier momento para mejorar en nuestro trabajo, incluso utilizando nuestro tiempo personal.

 

Hoy comienza este Blog para profesionales. Para este tipo de profesionales. Para profesionales como tú.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Raúl García 03/04/2018 22:23 #10
Muchas gracias por vuestros comentarios Rafa, Aitor, Ana, Eva, Miguel Ángel, reydelparamo, Gustavo, Eduardo y D. Morales. Y os felicito por ser unos fantásticos bichos raros!! Saludos, Raúl.
D. Morales 01/03/2018 18:44 #9
Me siento identificado. Ni somos tan bichos...ni somos tan raros. Pero ser un bicho raro es un ser apasionado de lo que haces, encantado de querer aprender y tener curiosidad, no hay tiempo ni descanso, ni pones límites ...y todo eso te hace especial...amas lo que haces. Ese bicho construye su camino no sin esfuerzo y tesón y le encantan los retos, mejorando y alcanzando nuevas metas cada día. Excelente artículo amigo
Eduardo 28/02/2018 22:05 #8
Genial Raúl, me has hecho sentir un poquito mejor conmigo mismo al hacerme ver que mi “enfermedad” la tiene más gente! Enhorabuena por el artículo!
Gustavo. 28/02/2018 14:14 #7
Hoy día cada vez es más necesario implicarte en lo que haces de esta manera, no sólo para triunfar en un deporte o progresar profesionalmente... simplemente para estar hoy y estar mañana. Como se dice "lo que no mejora, empeora" y adaptándolo: "el que no mejora, empeora".
reydelparamo 28/02/2018 12:29 #6
yo también me sentí identificado, y es cierto, como dicen aquí, A Cabeza Non Para!
Miguel Angel Revesado 28/02/2018 09:17 #5
Enhorabuena por el artículo Raúl. Excelente artículo.
Eva 27/02/2018 22:45 #4
Muy interesante saber que hay mas gente que se dedica a crecer como personas a lo largo del día. Y que cualquier experiencia es una nueva oportunidad para aprender. Muchas gracias Raul por tu articulo. Te sigo.
Ana Hernández Pastora 27/02/2018 21:02 #3
Enhorabuena, estupendo como todo lo que emprendes.
Aitor 27/02/2018 18:16 #2
Excelente aportación. Espero que sigas esta misma línea en tu blog.
Rafa 27/02/2018 18:02 #1
Estoy conforme

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: