Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

No dejes pasar ni una oportunidad de disfrutar

Oportunidad disfrutar detail

Cuando alguien le decía mi abuelo que no le gustaba el fútbol, él inmediatamente contestaba: «Peor para ti, una cosa menos que tienes con la que disfrutar en la vida». Y tenía razón.

El fútbol, como cualquier otro deporte, se puede disfrutar. La condición que se tiene que cumplir para poder disfrutar de un deporte, ya sea el fútbol, el rugby, el tenis de mesa, la esgrima o el curling, es tener conocimiento de él. Cuanto más conozcas sobre las reglas del juego, las tácticas de los equipos y la estrategia, más podrás disfrutar del deporte. El saber no ocupa lugar y además es la condición para disfrutar de un montón de cosas que nos rodean, no únicamente del deporte.

 

Estoy convencido de que uno de los mayores placeres que hay en el mundo es poder charlar con una persona experta. No importa cual sea la materia, lo importante es que sea un experto y que viva apasionadamente ese tema y lo comparta con una pasión similar.

 

Hace algún tiempo tuve oportunidad de charlar varias veces con un experto frutero. Gracias a él descubrí el casi inabarcable mundo de las manzanas (existen más de 7.500 variedades de manzanas). Cada día me llevaba una diferente para probarla. Gracias a él disfruté de una manzana diferente al día durante varios días.

 

También se disfruta aprendiendo cosas que desconoces. Una vez que fui a cortarme el pelo, mantuve una conversación muy interesante con la experta peluquera sobre la donación de pelo. Gracias a ella pude enterarme de lo caro que es el pelo natural y, evidentemente, las pelucas de pelo natural que utilizan las personas enfermas de cáncer y otras enfermedades.

 

Todos los días se nos presentan oportunidades para hablar con personas expertas. Pueden ser profesionales que ves pero que no miras: el carnicero de tu barrio, el panadero al que compras el pan de camino a casa, la persona que te sirve el café en la cafetería de la esquina o el kioskero al que compras una bolsa de pipas. Todos ellos son expertos en su tema y podrían enseñarte cosas sorprendentes de su trabajo sólo si dedicaras cinco minutos a conversar con ellos.

 

Y lo mismo sucede con los expertos que trabajan en las empresas. En todas o en casi todas las empresas hay expertos en logística, en compras, en ventas, en calidad, en contabilidad, en marketing, en informática… ¿Por qué no ir a tomar un café con cada uno de ellos y hablar de su tema?

 

Un profesional no debería dejar pasar ni una sola oportunidad de disfrutar de una conversación con un experto. Y si alguno de los temas que puedes tratar con alguna de esas personas con las que trabajas o con las que te cruzas te puede parecer aburrido, te aconsejo que leas el artículo de G.K. Chesterton titulado «Defensa de los pelmazos». En este artículo Chesterton afirma lo siguiente: «La culpa, si hay que buscar algún culpable, es nuestra por habernos aburrido. El asunto no es aburrido; nada en el mundo lo es. El mero hecho de que nuestro interlocutor, una persona que, según toda apariencia, es mucho más estúpida que nosotros, haya descubierto el secreto y captado el encanto del asunto es una prueba suficiente de que no tiene por qué ser algo eterna o necesariamente aburrido. Si él puede emocionarse con el principio de la palanca o la abominable conducta de los robinsones, ¿por qué no íbamos a poder nosotros?».

 

Y es que a un profesional todo nuevo conocimiento le ha de suscitar curiosidad, le ha de generar interés, le ha de provocar atracción. En definitiva, todo nuevo conocimiento debería ser para él una nueva fuente de disfrute.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: