Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La rutina no existe

La rutina no existe detail

Llega septiembre y empieza la rutina. ¡Bendita rutina! —exclaman con alegría unos. ¡Maldita rutina!— se quejan amargamente otros. Pero la verdad es que la rutina no existe.

El concepto rutina solemos utilizarlo con el significado de otra vez lo mismo. Otra vez madrugar, otra vez anochece pronto, otra vez hace frío, otra vez a hacer lo mismo hasta que vuelvan a llegar las vacaciones. Como si durante las vacaciones no hubiera rutinas: otra vez trasnochar, otra vez a la playa, otra a comer helados, otra vez a tomar el sol, otra vez en las terracitas a beber daiquiris por la noche…

 

Entendería que cuando llega septiembre nuestra vida se convirtiera en rutina si fuéramos Phil Connors en la película “Atrapado en el tiempo”. En esa película Phil (interpretado por Bill Murray) está condenado eternamente a vivir el mismo día. El 2 de febrero. El Día de la Marmota. Cada mañana cuando suena el despertador exactamente a la misma hora vuelve otra vez a ese día y, por lo tanto, ocurren exactamente las mismas cosas a su alrededor.

 

Pero ni siquiera en esa película Phil Connors vive en la rutina. Y eso que algunos se han tomado la molestia (o el disfrute) de calcular las veces que Phil vuelve a revivir exactamente el Día de la Marmota: 12.395 veces (casi 34 años). Pues eso sí que tiene pinta de ser rutina, podrán pensar algunos, pero no, porque la rutina como he dicho anteriormente no existe.

 

Y el argumento de que la rutina no existe nos lo da Epícteto. Y no porque después de haber visto la película “Atrapado en el tiempo” Epícteto haya llegado a esa conclusión (hecho imposible ya que fue un filósofo griego de la escuela estoica que murió en el año 135 después de Cristo), sino porque él fue quien afirmó que no nos afecta la realidad, sino cómo la interpretamos. Así que si hablásemos con propiedad deberíamos afirmar que vivimos rutinariamente, que es muy diferente a decir que vivimos en la rutina. Porque vivir rutinariamente es la manera en la que hemos decidido vivir una realidad, mientras que vivir en la rutina significa que interpretas la realidad como rutina, cuando en realidad la rutina no existe (es solamente tu interpretación).

 

Y esa es la clave de la película. Phil se dio cuenta que tenía dos opciones ante lo que se podría denominar “El Día de la Marmota Eterno”. Una era vivir esa realidad de manera rutinaria y simplemente dejarse llevar por los hechos de ese día, eso sí, quejándose amargamente de la maldita rutina. Y la segunda opción era interpretar esa realidad como una gran y maravillosa oportunidad de tener toda la eternidad para aprender mediante ensayo y error lo que le diera la gana. Y además sin temor a equivocarse, porque iba a volver a repetirse otra oportunidad igual al día siguiente.

 

Desde hace varios años los estudios sobre automotivación la asocian a la creatividad: las personas más creativas son las que más capacidad de motivación tienen. La creatividad es clave porque es la capacidad que hay que utilizar para introducir en la tarea más tediosa, más aburrida, más repetitiva… un reto con la suficiente dificultad como para que te atrape.

 

Eso mismo fue lo que hizo Phil cuando se dio cuenta que entraba en bucle y revivía una y otra vez el mismo día. No voy a destripar la película, pero si durante este mes de septiembre, o durante el mes de octubre, o en cualquier otro momento del año interpretas que tu realidad es rutinaria, vuelve a ver “Atrapado en el tiempo”. Después coge esa realidad y de manera creativa transfórmala en un reto apasionante.

 

Porque la rutina no existe, simplemente es la interpretación que haces de la realidad y que inexorablemente te conduce a vivir rutinariamente.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: