Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

En defensa del individuo

Foto blog raul detail

La foto que acompaña hoy a mi artículo es del mundial sub-17 de fútbol, jugado durante el mes de octubre de 2017. En ella aparecen los jugadores que recibieron premios individuales: Fonden ganó el balón de oro, Brewster la bota de oro y Brazao el guante de oro.

Como puede observarse tanto Brewster como Foden dieron la vuelta a sus camisetas para que pudieran verse sus apellidos. Ese gesto recibió varias críticas en aquel momento, ya que según algunos era una muestra del egoísmo individual de estos jugadores. Personalmente no comparto esas críticas y creo que va siendo hora de hacer una defensa del individuo.

 

Partamos de una hecho altamente contrastado: a los seres humanos nos fastidia que haya personas con más éxito que nosotros. Por ejemplo, cuando nos enteramos de que alguien con quien trabajamos (no un amigo, ya que con ellos sí somos más benévolos en situaciones como esta), ha sido promocionado, atribuimos ese éxito a un montón de factores diferentes excepto a su esfuerzo individual. La causa de esa promoción, estamos seguros, ha sido la suerte o peor aún, un enchufe.

 

Pero lo que nos fastidia, enfada y además no perdonamos, es a la persona que es prepotente y chula. En muchas empresas existen los llamados «medallistas», que se esfuerzan de manera perseverante e intensa en buscar maneras de colgarse medallas que no les corresponden (ya podrían esforzarse de igual manera para ganarlas). Y su intención es venderse internamente a ojos de los que están arriba en la organización, por eso muestran esa actitud chulesca del yo, mi, me, conmigo que tanto nos irrita. Y con estas personas son con las que no tenemos freno en nuestras críticas y les adornamos con calificativos y epítetos a cada cual más original y negativo.

 

Esa reacción de las personas ante esa medalla individual e injusta provoca que los que se ganan medallas, reconocimientos y premios con el único sudor de su propia frente caen en el error de una modestia que no hace bien a nadie. Ni a ellos mismos, ni a sus compañeros, ni a sus equipos. Porque cuando una persona se merece un reconocimiento individual, ya sea por ejemplo, porque ha sido quien ha propuesto una idea de mejora que conlleva ahorros a la organización de miles de euros al mes, él es el único que se lo merece y nadie más. Pero en no pocas ocasiones se cae en ese hablar plural que todo lo difumina: «hemos hecho», «hemos logrado», «hemos conseguido». Error.

 

Y es evidente que todos, profesional y personalmente, somos productos de la interacción entre nosotros mismos y todas las personas que han pasado por nuestra vida. Eso es innegable. Pero es injusto que se reconozca el trabajo a un equipo cuando en realidad ha sido el logro de una única persona. Porque no todo es fruto directo del trabajo en equipo. No lo es.

 

Un individuo que logra un hito ya sea personal o profesional no debe ser un orgulloso, por supuesto, sino que debe estar orgulloso de sí mismo. Y muy orgulloso. Tanto como para darse la vuelta a la camiseta y mostrar su nombre y apellidos. No todo éxito es fruto directo del trabajo en equipo. Incluso en los equipos existen personas que con sus comportamientos individuales hacen que el equipo sea mejor y consiga los objetivos que se propone. Y es vital que a esas personas se les reconozca la aportación individual que hacen al equipo.

 

Un profesional debe saber diferenciar los logros que son producto del equipo al que pertenece y los logros que son producto de sí mismo. Y estar muy orgulloso de ambos.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

 

 

Comentarios

Raúl García 06/07/2018 09:59 #2
Gracias por tu comentario. Enhorabuena a Michael J. Sandel.
Un zas impepinable 30/05/2018 18:51 #1
El filósofo estadounidense Michael J. Sandel ha sido galardonado, por su "teoría comunitarista", con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: