Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

El verdadero experto en cocidos

Cocidos detail

Hasta el momento he pensado que el cocido era una excusa para charlar, pero poco a poco voy sospechando que en realidad la parte importante es la relativa a la alimentación y no la de la charla

Esta semana pasada he quedado con un cliente amigo con el que he adquirido una extraña costumbre: ir a comer cocido. Hasta el momento he pensado que el cocido era una excusa para charlar, pero poco a poco voy sospechando que en realidad la parte importante es la relativa a la alimentación y no la de la charla. Y no es porque la conversación que tenemos mientras perseguimos por el plato fideos o garbanzos sea insulsa, que no lo es en absoluto, sino porque a la salida del restaurante de lo que hablamos realmente es sobre el cocido. En mitad de la calle nos dedicamos a establecer una comparativa sesuda entre el último y los anteriores cocidos que nos hemos metido entre pecho y espalda.

 

A pesar de todo, si alguien me preguntara sobre qué sitio elegir donde comer cocido cerca de Valladolid (lo hemos degustado en varias provincias castellano y leonesas), lo lamento, pero no me pronunciaría. Aunque insistiera no me pronunciaría. Porque tengo claro que el experto en cocidos no soy yo, es mi amigo.

 

Vivimos en una época en la que una gran cantidad de personas cree saber de todo (seguro que Google tiene algo de culpa). Y eso que ya en el Renacimiento esto era algo realmente complicado y sólo propio de mentes privilegiadas, como por ejemplo la de Leonardo da Vinci. Yo suponía que ahora sería mucho más complicado, ya que la cantidad de conocimientos que posee el ser humano actualmente es ingente. Pero es curioso, me parece que cada vez existen mayor cantidad de mentes preclaras que dominan un gran número de materias (casi infinitas) y por lo tanto, son capaces de opinar sobre todas ellas. Y no sólo hay que encender la televisión para recabar ejemplos de ello.

 

El problema es que es imposible. Es imposible dominar de manera profunda más de una materia de conocimiento. Porque admito que sí, que hay personas que dedicándose toda su vida al estudio de un tema lo dominen casi absolutamente, o al menos que dominen todo el conocimiento que se ha desarrollado sobre ese tema hasta ese momento. Por lo tanto, admitiendo esa imposibilidad, la conclusión es clara: se opina mucho sin tener mucha idea. Y así, en muchas empresas nos encontramos con expertos en compras que opinan sobre logística, expertos en producción que opinan sobre calidad, expertos financieros que opinan sobre materias de recursos humanos o expertos directivos que opinan sobre trabajos técnicos.

 

Una de las cosas que un profesional tiene meridianamente clara, es el desconocimiento que posee (si se puede decir que se posee el conocimiento que no se tiene). Vamos, que un profesional de verdad en ocasiones tendrá que marcarse un Descartes, y por lo tanto, deberá admitir honestamente y sin un atisbo de rubor que de eso que se le consulta, realmente no sabe nada y que hay otros profesionales de ese tema que saben mucho más que él. La razón es obvia, en su vida se ha esforzado por estudiar y acumular toda la experiencia posible de un área de conocimiento que no es ese en concreto.

 

Mi amigo, el verdadero experto en cocidos, mientras yo pinchaba un trozo de chorizo, me confesaba: "cuanto más alto estás en una organización más te dedicas a gestionar y menos experto eres de los temas operativos". Mi amigo, el gestor profesional, siempre que compartimos un cocido me regala interesantes reflexiones que en ocasiones dan lugar a interesantes artículos.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: