Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

El tecnoestrés es... simplemente estrés

Tecnoestres blog raul detail

Tecnoestrés. Sí, un nuevo vocablo. Y no, no significa estrés a la música tecno como probablemente hayas pensado. Tecnoestrés, parece ser, que es el estrés producido por estar a todas horas conectado al teléfono, pendiente de los emails, las llamadas y los mensajes.

No me gusta especialmente la palabra, y no tanto porque sea una palabra de nuevo cuño no recogida en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. No, no es por eso. Aunque si vamos a inventar palabras añadiendo prefijos a la raíz estrés, tengo varias propuestas que hacer. Aquí van unas cuantas: hijoestrés, atascoestrés, coladelsupermercadoestrés, impresoraqueseatascaestrés, ascensorquenofuncionavivoenunoctavopisoestrés… En fin, vosotros lectores seguro que tenéis propuestas, incluso más creativas, que reflejan el sinvivir que en ocasiones vivimos.

 

En realidad una de las cosas que no me gusta del término tecnoestrés es que al unir el término «tecnología» con el término «estrés» pareciera que el primero es la causa del segundo, que la «mala de la película» fuera la tecnología. Pero pensemos un momento, ¿cuál es la verdadera causa del tecnoestrés? Pues aunque no lo parezca no es la tecnología. La tecnología simplemente es una herramienta (el correo electrónico, el teléfono móvil, las aplicaciones de mensajería…) y por lo tanto, no es la tecnología la que te llama por teléfono fuera de tu horario de trabajo, ni la que te envía un email a horas intempestivas pidiéndote ese informe que en principio era para dentro de una semana pero que ahora es «para ayer». El verdadero causante de tu tecnoestrés eres tú. Hace varios años estuve trabajando con un directivo para que se gestionara mejor el tiempo. Recuerdo que me dijo: «no quiero estar todos los fines de semana en mi casa trabajando con el portátil, necesito organizarme de otra manera». Yo le contesté: «deja el portátil en la oficina».

 

Siento decirte que eres tú el que decides leer los emails a deshora y el que decides tener el móvil de empresa encendido las 24 horas del día. Y no me parece mal, es tu decisión. Pero quizá esa decisión no es una decisión consciente, (tomada teniendo en cuenta las consecuencias que van a provocar) sino tomada de manera irreflexiva e imprudente. Y por lo tanto te afecta: estás estresado. Si este es tu caso, deja de hacerlo.

 

Es verdad que en ocasiones esta forma de actuar forma parte de la propia cultura de la empresa en la que uno trabaja, empezando por las personas que están más arriba en el organigrama. (Conocí una empresa en la que se entregaban dos móviles a sus directivos con el objetivo de que estuvieran siempre localizables para el Director General, no fuera que uno de los móviles no funcionara). Si este es tu caso una solución puede ser marcharse de esa empresa e irse a otra en la que haya personas que utilicen de manera cabal la tecnología. Pero en ocasiones sé que esto no es posible, por diferentes razones que todos podemos imaginar.

 

Y es que, por mucho que nos pese, hay situaciones en las que la única solución que te queda es gestionar tu estrés, porque no puedes cambiar la situación. La buena noticia es que tienes una gran ventaja a tu favor: está comprobado que un ser humano bien entrenado, es capaz de gestionar mucho estrés laboral. Hay personas capaces de estar operando durante más de cuatro horas el cerebro de un paciente para extirparle un tumor; hay personas capaces de entrar en una casa ardiendo, jugándose su propia vida, para tratar de salvar la de otro; hay personas que son capaces de aterrizar un avión con cientos de pasajeros a bordo en condiciones climatológicas extremas. ¿A que es interesante la perspectiva que dan a veces las comparaciones?

 

El estrés es la respuesta del cuerpo humano a situaciones amenazantes, desafiantes o que conllevan una demanda excesiva y en las que se movilizan recursos mentales, conductuales y físicos para hacer frente a las exigencias que presentan esas situaciones. Y podemos entrenarnos para tener recursos eficaces y eficientes para hacer frente a esas situaciones. No sólo para gestionar adecuadamente el estrés cuando la tecnología está por medio, sino para gestionar cualquier tipo de estrés. Porque el tecnoestrés, querido lector, en realidad es el estrés de toda la vida con el prefijo «tecno» delante.

 

Gracias por leer.

Comentarios

Raúl García 03/04/2018 22:27 #4
Gracias Gustavo por tu comentario. Creo que en el primer mundo en ocasiones nos complicamos la vida más de lo que es en realidad. Gracias a ti por leer! Saludos, Raúl.
Raúl García 03/04/2018 22:26 #3
Gracias por tu comentario Gemma. Y me parece fenomenal que no me hayas caso!! Jejeje Saludos, Raúl.
Gustavo. 31/03/2018 18:12 #2
"ascensorquenofuncionavivoenunoctavopisoestrés" y «deja el portátil en la oficina», ja, ja. Qué razón Raúl, siempre con ese sentido común tan aplastante. Como nos gusta complicarnos. Gracias por tus reflexiones tan lógicas.
Gemma 30/03/2018 01:39 #1
Que verdad Raul aunque si te hubiera hecho caso y no hubiera visto los emails del trabajo no hubiera leído tu artículo. Jaja.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: