Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Dónde se suele meter la pata en las promociones internas

Extorsion joven internet detail

El post de Raúl García en Tribuna de Valladolid.

Cuando era un jovenzuelo había en casa de mis padres un libro que me llamaba mucho la atención, su título era «El principio de Peter», un pequeño libro verde de tapas duras. Durante aquellos años de mi juventud traté de leerlo completo varias veces aunque, pero fracasé y nunca logré entenderlo. A ese libro de mi padre le perdí la pista hace décadas, pero en octubre de 2000 lo compré, lo leí y me pareció sumamente interesante. Para quien no lo conozca, este libro fue publicado por primera vez en 1969 y fue bastante famoso en su época. Laurence J. Peter, el autor, defiende y argumenta en su libro que todo trabajador es promocionado en una empresa hasta su nivel de incompetencia.

 

En mi vida profesional muchas veces me he encontrado en empresas situaciones que perfectamente se explican mediante el Principio de Peter. Un ejemplo: un buen carretillero respetuoso con las normas, que cumple de manera eficaz con su trabajo, gran colaborador con sus compañeros… es promocionado a jefe de almacén cuando anterior jefe se jubila. Al cabo de unos meses se dan cuenta en la organización que han perdido un gran carretillero y han ganado un mal jefe. Otro ejemplo: fantástico técnico de mantenimiento que promociona a jefe de mantenimiento porque tiene grandes conocimientos de mecánica, electrónica, neumática e hidráulica, además es una persona muy comprometida con la empresa. Al cabo de unos meses se dan cuenta en la organización que han perdido un gran técnico y han ganado un mal jefe. Estoy convencido de que en tu empresa algo parecido ha sucedido en los últimos años en algún departamento.

 

El error repetido en los dos ejemplos es el mismo: pensar que una persona que desempeña un gran trabajo en un puesto, tendrá el mismo desempeño en otro puesto diferente. Es cierto que el puesto al que promocionan ambas personas es el inmediato superior y está dentro de su mismo área de conocimiento. Pero, ¿realmente tienen que desempeñar las mismas funciones y tareas? La respuesta es obvia: no.

 

Las consecuencias a medio plazo para la persona promocionada son claras. No se siente cómoda con las funciones del nuevo puesto, así que tiende a hacer aquello que hacía anteriormente. Y además lo hace muy bien, porque era un gran trabajador. Es decir, lo hace más rápido y mejor que las personas que lo están haciendo ahora. Por lo que suele implicarse demasiado en cómo se hacen las tareas de las personas que dependen de él. Como esto le lleva tiempo no cumple con sus nuevas funciones y se queja repetidamente a su superior de que no tiene tiempo. El superior le dice que tiene que aprender a delegar y entonces le inscribe en un curso de delegación que tampoco soluciona el problema.

 

Las promociones son decisiones que hay que planificar con tiempo. Hay que ir preparando a la persona promocionable para que una vez realizada la promoción se sienta segura y que pueda desempeñarse a un nivel adecuado cuanto antes. Para lograrlo no sólo deberá adquirir competencias técnicas del puesto sino, y aquí es donde se suele meter la pata, competencias transversales. La coordinación de personas, la planificación del trabajo, la gestión de reuniones de equipo, la comunicación interpersonal, etc. son competencias que son necesarias en ciertos puestos y que si nunca has necesitado de ellas probablemente nunca las hayas desarrollado.

 

La organización debe velar para que no se cumpla el Principio de Peter en su organización. Para que ninguna persona llegue a su nivel de incompetencia por una mala planificación de las promociones internas y por no haber ayudado a las personas a desarrollar las competencias transversales necesarias.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Gustavo 19/06/2019 23:14 #1
Que cierto Raúl. La de ejemplos que se me pasan por la cabeza. Muy buen artículo, como todos, con realidades tan habituales y reconocibles. Gracias.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: