Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

De los errores no se aprende nada útil

Decisiones correctas blog detail

La vida está llena de decisiones, bueno, en realidad el día está lleno de decisiones. Por ejemplo, hace un par de segundos acabas de decidir empezar a leer este artículo, aunque no hayas sido consciente de ello. Gracias a nuestras decisiones aprendemos, eso es la experiencia, pero no es la única forma. También aprendemos de las decisiones de los demás, las que nos cuentan y las que observamos. Es decir de la experiencia de los demás. El aprendizaje es intrínseco al ser humano, incluso a algunos animales. Y no, no desaprendemos, eso es una estupidez que bien mereciera otro artículo, pero no este.

He de confesar que cada vez que voy en coche a visitar una empresa nueva, a un potencial cliente, me equivoco de ruta entre una y dos veces. Y para mayor vergüenza he de admitir que voy con el GPS. ¿Aprendo algo cada vez que me equivoco de ruta? Efectivamente sí. Aprendo por dónde no tengo que ir. ¿Pero realmente me aporta algo saber cuál es el camino incorrecto? ¿Saber eso me acerca a mi objetivo? Rotundamente no, al equivocarme no aprendo cuál es la ruta correcta, no aprendo qué ruta tengo que tomar, sólo la ruta que no tengo que tomar. (Recomiendo la escucha del podcast que grabé el 31 de octubre de 2016: «Especial Halloween. Historia terrorífica desmitificando el aprender de los errores»): https://bit.ly/2H2OKhv

 

Si las decisiones en la vida fueran únicamente entre dos alternativas (una disyuntiva), cometer errores sí sería un aprendizaje útil. Ya que entre dos alternativas haber elegido primero la errónea, llevaría a saber cuál es la correcta sin dudarlo. Pero en la vida no hay decisiones de dos alternativas, incluso en las situaciones en las que parece que sólo tenemos dos alternativas tenemos muchas más. Ni tampoco están claros los resultados de cada una de las alternativas ya que hay muchos factores que influyen y por lo tanto no estamos seguros de que exista una alternativa realmente buena.

 

Además, si de los errores realmente se aprendiera algo útil, los entrenadores se empeñarían en enseñar a los deportistas las miles de maneras de fallar un penalti, no meter un tiro libre, tropezarse con las vallas, golpear a la pelota con el marco de la raqueta, empotrarse con un pino esquiando, clavar la pértiga en la colchoneta, remar arrítmicamente, golpear al aire y no a la bola de golf, ahogarse en el agua o enredarse con la cinta de gimnasia rítmica. Pero creo que los entrenadores deportivos tienen muy claro que realmente se aprende practicando lo que hay que hacer y no lo que hay que evitar.

 

Entonces ¿porqué se ha aceptado ese mantra erróneo de que se aprende de los errores? Pues porque es una manera muy simple de que un gurú te endulce las equivocaciones: "No pasa nada, al menos has aprendido algo". Pues sí que pasa. Y quien diga que no pasa nada cuando emprendes un negocio, no va bien y lo tienes que cerrar es que nunca le ha pasado, porque ¡sí que pasa! Y quien te diga que no pasa nada si dejas tu empleo por otro que imaginas mejor pero resulta que es peor, es que nunca ha tomado una decisión como esa en su vida y ha salido mal, porque ¡sí que pasa! Y quien te diga que no pasa nada si decides dejar a tu familia para irte a otra ciudad a trabajar en una empresa que al final resulta ser un fiasco, es que nunca se ha visto en una situación parecida, porque ¡sí que pasa! Es frustrante, decepcionante, irritante… Y además no has aprendido nada que la próxima vez te ayude a elegir la alternativa correcta. No has aprendido nada realmente útil.

 

Y el colmo de los despropósitos es cuando alguien trata de convencerte de que equivocarte es bueno y que debes equivocarte muchas veces para acertar. Pues tampoco. Equivocarse no es útil y no es necesario. Es más yo desearía no equivocarme nunca jamás. Lucho y me esfuerzo todos los días por no cometer errores porque quiero tomar siempre decisiones correctas. Y no me importaría no cometer errores y no poder aprender de ellos. Creo firmemente que es más útil aprender de los éxitos, de las decisiones bien tomadas, de las decisiones correctas. Y no sólo de las propias, sino de las de muchas otras personas de las que se puede aprender. Dicen en mi pueblo que hasta de un tonto se aprende, puntualizo: hasta de un tonto se puede aprender algo útil cuando no comete errores.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

 

 

Comentarios

Raúl García 03/05/2018 22:48 #2
Gracias Ignacio por tu comentario. Lo más probable es que haya escrito esto porque no soy un gurú. 😊 Saludos, Raúl.
ignacio 03/05/2018 13:23 #1
completamente de acuerdo ......aunque sea ir en dirección contraria de los gurus ....

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: