Tu jugada más inteligente

1200px sandro botticelli   la nascita di venere   google art project   edited detail

La Trinidad es un fresco realizado por el pintor italiano Masaccio, pintado en uno de los laterales de la Basílica de Santa María Novella, en Florencia. Bajo el fresco, un sepulcro en el que se lee la siguiente inscripción: "Yo fui lo que tú eres, y tú serás lo que yo soy". Y no, por si te lo estás preguntando, Trinidad no es el nombre de la jovencita desnuda que está encima de la concha. Este cuadro pertenece a Botticelli y se llama "El nacimiento de Venus". Para que luego nadie diga que la historia es aburrida.

Contemplando el mensaje del sepulcro y obviando lo reconfortante que resulta vislumbrar el final que nos aguarda, utilizaré dichas palabras para transmitir un mensaje distinto: antes de ser polvo en la eternidad, trata de ser todo aquello que puedas ser. Trata de descubrir toda la verdad que escondes y, entonces, llévala a todos los rincones de tu vida.

 

Debajo de nuestra gruesa piel está todo aquello que somos y no mostramos. Lo que sabemos pero no enseñamos. Lo que tenemos pero ignoramos. Y la lista sigue. A veces, dicha piel es tan gruesa que el abismo que existe entre lo que somos ahora y aquello que podríamos ser se vuelve algo casi insuperable y, sin embargo, conseguirlo se convierte en algo obligatorio.

 

El precio que pagamos por no ser lo que somos y expresarlo realmente es en verdad demasiado alto. Sin saberlo, nos podemos ver convertidos en ese tipo de personas desalentadas y temerosas bajo una falsa máscara de seguridad y empuje. O personas que hacen todo tipo de presentaciones fantásticas y promesas fascinantes, las cuales nunca llegan a realizarse. Si no lo paramos, todo nuestro ser queda enterrado dando paso a una falsa personalidad, una máscara ante el mundo construida a través de estímulos externos. De repente, somos esa clase de personas que en el momento de la verdad palidecen y se derrumban. Meros fuegos artificiales. Dicho de otro modo, hemos aprendido a mentirnos sin que nos importe. Tarde o temprano, si no actúas como piensas, acabarás pensando como actúas.

Todo aquello que no crece, desaparece. Si no explotas tus talentos, estos comenzarán a atrofiarse. Si no vas tras tus sueños, estos desaparecerán bajo un inmenso mar de excusas. Si no te atreves a mostrarte como eres, si tan solo zapateas alrededor de la verdad, vivirás eternamente una vida que no es tuya. Entonces abraza el miedo, porque de eso te rodeas. 

 

El valor es la primera de las cualidades humanas. Es la que nos otorga el poder necesario para expresarnos en cualquier circunstancia. Ante cualquier persona. Aquellas personas que sí expresan sus convicciones siempre se verán expuestas al rechazo, a la confrontación e incluso en ocasiones, a la soledad. ¿Quiere decir esto que debemos ser prudentes según el contexto en el que nos encontremos? Por supuesto que no. Lo que quiere decir es que es fácil ser valientes en nuestros pensamientos. Pero la vida real requiere coraje. Estas personas saben lo que son, y así lo expresan. Estas personas han aprendido a escucharse así mismas. Han aprendido a valorarse.

 

"Existen tres señales que distinguen a un hipócrita: cuando habla, miente; cuando promete, no cumple, y cuando en él se confía, traiciona". MAHOMA.

 

Me encanta el dicho antes mencionado, pero procura no convertirte en uno. Uno fácilmente puede mentirse a sí mismo y también prometerse algo que jamás cumple. Es algo que experimentamos todos los días de nuestra vida, ya sea con nosotros mismos o viendo cómo son los demás los que se fallan a sí mismos. Por mi experiencia tanto personal como profesional, he aprendido que uno nunca debe esperar para afrontar la realidad de quién se es. Esta nunca desaparece, todo lo contrario, podría ir empeorando con el tiempo. Quizás algo que no sabes es que el lamento número uno de las personas antes de morir no es no haber viajado más, o no haber tenido más hijos, o no haberse atrevido a llevar su propia empresa. Su mayor lamento es no haber vivido la vida que realmente querían vivir, de acuerdo a sus principios, a sus valores.

 

Dejando a un lado la sociedad escaparatista en la que vivimos, mostrarse tal cual uno es, es ya una enorme demostración de valor e integridad. Así que te digo que no lo pospongas. Empieza cuanto antes a realizar esos cambios que necesitas. No se trata de lo te apetezca, ni de lo que te guste. Ni si quiera de lo que quieres. Se trata de lo que necesitas para ser tú mismo bajo cualquier situación. No aceptes el fracaso de haber vivido de forma deshonesta con tus principios. Es imposible triunfar sin sufrir, y el cambio significa sufrimiento, porque sin cambio no hay progreso. No hay razón para aceptar quedarte dónde estás y todas las que imaginas para ser quien tú quieras ser. Recuerda que no vivimos eternamente, así que transforma tu vida en la obra maestra que te mereces. Porque te lo mereces

Comentarios

Roberto Serna 13/03/2018 20:36 #2
Ana! Para alguna reflexión si que espero que de el artículo. Lo primero será cer que deberes te pones...Ya me los contarás! Y a partir de ahí a meter cambios sin tregua. Un saludo!
Ana 12/03/2018 22:11 #1
Leyendo y releyendo el articulo, veo que ya nos has puesto deberes para practicar una semana entera, y que luego ahí queden, gravados en nuestro comportamiento, porque sino, no ha servido para nada.A empezar a practicar, que mañana es tarde. No estoy dispuesta a aceptar el fracaso de haber vivido de forma deshonesta con mis principios.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: