Lo primero es crecer

Lo%20primero%20es%20crecer detail

Si en alguna ocasión ha asistido a un curso de liderazgo, sin que importe el tipo de mando que posea dentro de su empresa, habrá notado cómo las políticas corporativas transforman a sus líderes en incondicionales de sus leyes internas bajo el lema: "Las cosas aquí siempre se han hecho de tal o cual manera". La sectarización por ley interna no forma líderes, sino seguidores de visión limitada.

Un líder se caracteriza por la innovación y el desarrollo, no por el seguimiento de estrategias basadas en el obligado cumplimiento.

 

Las cosas que duelen, enseñan. Benjamin Franklin.


El liderazgo enseña lo que mucha gente teme, el cambio. Y el crecimiento progresivo de una organización se produce con un acompasamiento de las capacidades de las personas que las lideran. Naturalmente, si usted y sus empleados siempre han hecho las cosas igual obteniendo resultados que gozan de cierta estabilidad, estará en desacuerdo con lo que aquí voy a escribir. Ahora bien, si es usted una de esas personas, sepa que pertenece al selecto grupo del 1 de 100 (una de cada cien empresas que sin invertir en innovación y mejora contínua en apartados como productividad, capacidades o dirección, consigue asomar la cabeza por encima del agua. El resto se hunden).

 

Si no le gusta cambiar, le va a gustar mucho menos la irrelevancia.

 

El resultado más deseable para cualquier persona, equipo u organización es el crecimiento. Y el crecimiento no se obtiene sin cambio. El problema viene cuando se trata con personas que saben mandar pero no saben dirigir. Entonces se instala un sistema de conducta que crea en numerosas ocasiones un ambiente hostil, en el que el miedo y la incertidumbre se instalan como motivadores para actuar correctamente. Las personas de su equipo, las de cualquier equipo, superan los problemas cuando se les ha hablado de los objetivos con transparencia y se ha confiado en ellos para que los lleven a cabo. Y aquí reitero una idea que ya he comentado varias veces: las personas que normalmente dirigen las organizaciones o empresas, aún habiendo asumido el riesgo y ser emprendedoras, suelen ser las equivocadas.

El plano personal siempre juega sus cartas en el profesional. Siempre. Si es usted una persona alegre y generosa en su vida privada, habrá comprobado cómo también lo es en su lugar de trabajo. Si tiende a cumplir sus compromisos y los "quehaceres" con su familia y amigos, le garantizo que aunque usted no quisiera, se vería empujado a repetir ese mismo comportamiento en su empresa. Nuestros enormes valores éticos están tan arraigados que no nos podemos desprender de ellos en ninguna situación. De igual modo, si usted es una persona que tiende a ocultar sus intenciones o errores, y echar balones fuera, sepa que la gente que le rodea lo notará enseguida. Créame, el verdadero carácter no se puede esconder por mucho tiempo.

 

Más que cualquier otra cosa las organizaciones necesitan líderes cuyas acciones sigan una dirección de cambio y aprendizaje. La motivación por progresión es infinitamente más efectiva que la continuidad de un sistema que aunque estable, quedará desfasado si no se reinventa y adapta los constantes cambios en las necesidades del cliente y de la economía global. Unas veces será el producto, otras, la cadena de producción. Un año será el cliente y  sus nuevas demandas, otras, el modelo de ventas. Cada situación concreta marcará la adecuación de la persona o la compañía al momento actual. Es necesario para seguir siendo eficaz. Para mantenerse a flote en un mar donde resulta difícil desmarcarse.

 

Cambiar es la clave. Todos lo hacemos a lo largo de nuestra vida, desde que somos unos crios. Y lo hacemos para crecer. Procure hacerlo en todas la áreas de su vida, sin excepción.

 

Con estas breves palabras sobre uno de los acontecimientos más importantes de la historia negra en Estados Unidos, que refleja fielmente la figura determinante de un líder visionario, alguien que no quiso dejar al azar el momento de realizar un cambio significativo y se dispuso a emprenderlo, pretendo dejar claro una vez más la importancia de moverse siempre hacia adelante, de ser inconformistas y buscar constantemente el siguiente paso que dar :

 

En 1955, Martin Luther King, recién terminado su doctorado, regresó a Montgomery. El sistema de segregación estaba en pleno vigor. A pesar de las leyes, la población negra vivía sumida en un clima de constantes humillaciones y amenazas. Los negros eran relegados a las plazas traseras del autobús conforme subían pasajeros blancos. Las familias, ante las amenazas del Ku Klux Klan, cerraban puertas y cortinas por miedo a las represalias. De los 40.000 negros que residían en Montgomery, solo 2.000 ejercían el derecho al voto. King, quien fuera anteriormente pastor en una iglesia local, fue elegido unanimemente para representar al pueblo negro en uno de los grandes movimientos de la época: el boicot a los autobuses. Decidió que ya bastaba. Hacía falta un cambio y él lo iba a liderar. El pueblo caminó hasta sus trabajos. Algunos en taxis o en coches de familiares o amigos. No seguirían subiendo a los autobuses en esas condiciones. Fueron presionados para abandonar y la lucha por los derechos fue larga. King recibía constantes amenazas y el gobierno local desaprobaba constantemente sus acciones. A punto de abandonar en varias ocasiones, King entendía que el cambio era algo que debía suceder. Lo necesitaban. En 1956, tras un año de conflictos, agresiones e incluso un atentado con bomba en la casa de King, el boicot llegaba a su fin. Fue un triunfo decisivo que se extendió a todos los rincones del país. Sin la figura de un líder que quisiera cambiar las reglas y estuviese firmemente decidido, las cosas no solo no habrían cambiado, habrían empeorado.

 

Un ejemplo como este nos ayuda a entender lo necesario de los cambios y que estos, aún en condiciones difíciles, se pueden implementar cuando existe voluntad. No necesitamos convertirnos en líderes mundiales ni en mártires, basta con llevar a nuestras vidas el valor necesario para el cambio que queremos ver, tanto a nivel personal como profesional.

 

 

 

 

 

Comentarios

Roberto Serna 08/06/2018 11:51 #2
Muchas gracias Ana. Es uno de los puntos clave de un buen juego interno, que transmites lo que eres. Y para eso hay que trabajar de dentro afuera. Como bien remarcas, si todos fueramos así...cuántos problemas nos ahorraríamos. Un saludo Ana.
Ana 05/06/2018 13:12 #1
Me ha gustado todo de este estupendo artículo, pero me quedo con una frase que es para "enmarcar": " SI ERES UNA PERSONA ALEGRE Y GENEROSA EN TU VIDA PRIVADA....." si fuéramos así, Roberto, ya teníamos ganado el ( en mi opinión) 80% de nuestro esfuerzo. Y sabes porqué? porque la vida no tiene que ser un " valle de lágrimas", no lo podemos consentir. Y por ahí se empieza, por la ALEGRÍA de vivir; y si lo unimos a la GENEROSIDAD, generosos, primero con nosotros mismos, no lo olvidemos, para luego, poder , como tú bien dices, transferirlo a los demás.Hay que intentarlo, no se consigue de la noche a la mañana.Lo demás, ya viene casi todo rodado. Muchas gracias por artículo una semana más.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: