En el abismo

En%20el%20abismo detail

Cuando hayas sido derribado. Cuando lo hayas perdido todo excepto la vida, resiste. No importa lo oscuro que haya sido el camino, si aún te queda aliento, y te levantas, podrás luchar por tu luz.

Reconozcámoslo. Hay ciertas cosas que tendrás que atravesar. El dolor, el sufrimiento, la incertidumbre. Las emociones que te llevan a querer dejarlo todo, son también las que te permitirán mirar tus sueños más de cerca, si te permites a ti mismo crecer a través de ellas. ¿Qué es lo que deseas ver brillar de nuevo? ¿Quizás ver a tu familia unida una vez más? ¿Superar una adicción? ¿Ver a tus hijos crecer cerca de ti? ¿O quizás sea verte restaurado tras una ruptura o un despido, y volver con más energía, más desahogado y con hambre por volver a vivir? La vida no está únicamente reservada para los más fuertes. En este planeta no hay seres humanos especiales. El tiempo pasa para todos y las posibilidades son las mismas, porque todos estamos hechos de la misma materia, de los mismos sueños, los mismos miedos y las mismas oportunidades.

 

Todos experimentamos dolor. Y nada motiva más a una persona que la adversidad. La esperanza nace en las personas que a pesar de su dolor, de sus circunstancias, ven en sí mismos la oportunidad de cambiar, de empezar de nuevo, de construir de la nada algo importante por lo que luchar.

 

Los problemas del pasado impiden a la gente creer que se puede ser feliz en un mundo imperfecto, incluso a través de las tragedias. Pero es en los momentos difíciles donde crecemos. Esos momentos nos construyen. Es allí donde descubrimos talentos; habilidades especiales que teníamos dentro y que no conocíamos y nace nuestro afán de superación. Es ahí donde abandonamos la racionalización y el aislamiento propios de los momentos de dolor.

 

Si hay algo grande en ti, no aparecerá a la primera llamada. No aparecerá ni vendrá fácilmente, sin trabajo ni esfuerzo. Ralph Waldo Emerson

 

La mayoría de personas que han alcanzado el éxito han estado tantas veces al borde del fracaso, y han atravesado por tanto para llegar a donde están, que piensan: nada de esto hubiera sucedido si en lugar de luchar, me hubiese rendido. Así que piensa que cuando tú te rindes no solo estás abandonando lo que haces, estás abandonando el lugar donde podrías estar, la persona que podrías ser y la vida que podrías llevar. ¿Realmente no puedes dar más de lo que tienes para llegar hasta ese lugar? ¿Vas a seguir en el abismo creyendo que no hay nada más para ti...o vas a creer que la vida aún no te ha dado todo lo que mereces? La distinción resulta sencilla, pero crítica.

 

El periodista, profesor y defensor mundial de la paz, Norman Cousins, dijo: "La tragedia de la vida no es la muerte, sino lo que dejamos morir en nuestro interior mientras vivímos". Mientras más vivamos sumidos en el dolor y la impotencia más excusas nos daremos para no salir de cualquier situación. Si estás en una situación de absoluta abnegación emocional o hay alguien cerca de ti que lo está, debes hacerle reaccionar de inmediato y buscar salidas antes de que el pesimismo se perpetúe en sus días y se deje llevar por el desamparo y la tristeza. Si queremos dejar de ser víctimas de las circunstancias debemos darnos cuenta de lo rica que es la vida y de que, si nos lo permitimos, la nuestra también se puede llenar de riqueza.

 

Theodore Roosevelt decía que el ingrediente para el éxito es entenderse con la gente. Yo creo que en condiciones de desamparo y adversidad, lo fundamental es saber entender la situación como paso previo para el éxito. Es una idea que ya comentaba en La renuncia es lo que te salva, el no vincularnos más de lo necesario a ningún bien para no caer en la trampa de que sin eso no podemos vivir. Para esto es para lo que sirve crear un contexto a nuestra medida, para no depender emocionalmente de algo y ver sometida nuestra felicidad a su control. Esto no significa ser indiferentes a la pérdida de un familiar, pasar por una enfermedad o ser abandonados por nuestra pareja, sino tener presente que nosotros siempre somos dueños de nuestras emociones y que, si nos lo proponemos, podremos volver a tener vidas llenas de significado y calidad a la altura de lo que nos merecemos.

 

Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras también cae agua limpia y fecunda. Miguel de Unamuno

 

¿Qué debe suceder en este momento para que sintamos que nuestra vida, lejos del fracaso, ha significado éxito? Más que ninguna otra cosa, necesitamos tener cuidado de no ponernos etiquetas en función de lo bien o mal que nos hayan salido las cosas en el pasado. Hay que recordar que son nuestras interpretaciones acerca de las acciones que acometemos lo que nos excita y estimula o nos puede producir un tremendo dolor. Decidamos ahora que, aún sin disponer de las armas emocionales adecuadas, hemos conseguido salir adelante. Aún estamos vivos, y eso es suficiente para empezar. ¿Qué se puede hacer a partir de ahora? Debemos hallar placer en construir nuevos significados en nuestras acciones, que traigan nuevos resultados a nuestras vidas. Necesitamos estar decididos a hacer una diferencia. Cada fracaso nos ofrece la posibilidad de recoger los pedazos tantas veces como sea necesario hasta encontrar un sentido a lo que hacemos y una dirección de hacia dónde debemos ir. Debemos proponernos seguir hasta encontrar un nuevo camino con una energía y una vitalidad hasta ahora desconocidos.

 

Sobre todo, necesitamos creer que podemos hacerlo.

Comentarios

Roberto Serna 29/08/2018 12:06 #4
Me gusta lo de "cenizos" Abulense, al final todos lo somos un poco cuando nos juntamos con aquellos que solamente resaltan lo negativo. Como bien sabrás te vuelves un poco paranoico cuando pasas demasiado tiempo en ese "estado". No merezco tanto piropo, lo mejor para mí es escuchar que mis artículos te cargan de energía. Muchas gracias por leerme!
Roberto Serna 29/08/2018 11:55 #3
Eso es Dani! Por eso hablamos de resiliencia e indiferencia. No crees que nos han educado más para "aceptar" los problemas que para sacar oro de ellos? En eso está la clave, en aprender lo que podemos sacar de todo aquello que nos desestabilice. Un abrazo Dani!
Abulense 28/08/2018 21:20 #2
Ay Roberto!!! Tus comentarios deberían ser de obligatoria lectura para mucha gente , y sobre todo para esa clase de gente, (demasiada) que son verdaderos cenizos, pesimistas, aguafiestas.... Qué fantásticos artículos, me encantan. Me dan ganas de imprimirlos y ponerlos delante de los ojos de tantos "listillos" que lo único que dicen o escriben, son verdaderas chorradas. Me levantas el ánimo un montón. Muchas gracias y muchísima suerte!.
Dani 27/08/2018 17:44 #1
Lo difícil que es ver cosas buenas en los errores y cosas con las que sufrimos. Tal vez salir de ahí reforzados sea la clave, deberíamos hacernos más fuertes y más sabios.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: