Autosabotaje: una limitación para el desarrollo

Roberto%20serna detail

La gente acostumbra a fracasar porque cometen el mismo error una vez tras otra. Para algunos, el motivo por el cual no obtienen éxito en sus vidas es por la falta de recursos. Para otros, el problema son los demás, que les impiden avanzar. Otras personas sin embargo creen que no son capaces de realizar una tarea y, como resultado de ello, jamás alcanzarán una solución a sus problemas. Y después existe a quien sencillamente se le traga el miedo.

Cada uno de nosotros podemos inventar un número inimaginable de excusas por las que podemos fracasar, pero todos solemos tener algo en común, y es que si seguimos creyendo que el enemigo que nos impide alcanzar lo que deseamos está fuera y nosotros somos las victimas, jamás obtendremos todo lo que podríamos lograr.

 

Muchos de nosotros vivimos en una perpetua condena. Si las cosas no nos "van bien", es que algo debe estar fallando. Si nos ocurre algo demasiado bueno, es que algo terrible debe estar apunto de sucedernos. Y cuando alcanzamos un hito en nuestra vida, los demás o incluso nosotros mismos nos recordamos que habrá sido seguramente suerte, y lo que es peor, nos disponemos a disfrutarlo lo antes posible no vaya a ser que lo perdamos o que no se vuelva a repetir. El límite que nos ponemos a nosotros mismos acerca de lo que somos capaces de conseguir es algo que nos acompañará el resto de nuestras vidas, a menos que decidamos creer que somos capaces de conseguir más allá de lo que hasta ahora pensábamos que era posible. Cómo nos saboteamos a nosotros mismos acerca de nuestro propio éxito, determinará cómo de lejos nos permitiremos llegar en la vida.

 

La mayoría de proyectos suelen fracasar o triunfar antes de comenzar. Y eso es por que a menudo solemos pensar que si algo debe funcionar, lo hará inmediatamente. Y es por esa razón por la que si no lo hace, fracasará inmediatamente también. Lo que no entienden muchos es que el éxito no es un evento, si no un proceso.

Culturalmente, nos han inculcado la idea de que el éxito es algo pasajero, que solo unos pocos consiguen lo que se proponen y que debemos aceptar "los palos" que la vida nos da, como trabajos mal pagados, relaciones que solo nos traen sufrimiento o amenazas o chantajes en nuestros lugares de trabajo o estudio. Como consecuencia de ello, nos disponemos entonces a vivir vidas marcadas por la mediocridad y la resignación. Anthony Robbins lo describió muy bien cuando llamó a esto "vidas de tranquila desesperación". Pero, ¿y si nos hubieran condicionado para el éxito y no para "aguantar" la situación que estemos viviendo?, ¿y si en lugar de gritarnos, insultarnos o amenazarnos, nos hubieran dado la posibilidad de haber crecido en un entorno que estimulase nuestras habilidades y capacidades?, ¿si en lugar de el miedo, la traición o la envidia hubiésemos visto en cada rincón el valor y la honradez?, ¿seríamos las mismas personas que somos hoy? Puedes apostar a que no.

 

Necesitamos entender que el cambio es posible ante cualquier situación. Que no podemos, ni debemos ni tenemos por qué seguir inmersos en lo que se supone que es nuestra dirección en la vida. La vida cambia cuando cambia nuestra actitud, y esta, a su vez, lo hace cuando dejamos atrás viejos comportamientos y pautas que nos ponen por debajo de la linea de lo que realmente nos merecemos. Si seguimos pensando que "esto es todo lo que hay", precisamente eso es todo lo que habrá. Si creemos que es nuestro entorno, familia, amigos, trabajo, lo que nos somete y nos impide avanzar les estaremos dando un poder absoluto sobre nuestras vidas. Hasta que no dejemos de enviarnos los mensajes sucios y devastadores que nos enviamos constantemente, todos los días serán exactamente igual que el anterior. Y así hasta que nos muramos.

 

Aquello que has visto, lo que has oído, lo que te han enseñado o lo que has experimentado te ha llevado a la situación en la que estás hoy. Lo que eres hoy solo es el resultado de lo que has creído que era cierto en el pasado. Tu criterio acerca de lo que significan las cosas para ti será lo que marque cómo te comportarás en el futuro ante la misma situación. Recuerda que las profecías entorno a lo que creemos sobre nosotros mismos suelen convertirse en realidad. Así que si te ves machacándote por no conseguir algo, entiende que el ensayo y error es el mejor invento del mundo. Que allí a donde miras, es a donde vas. Y que los espejos no solo están para peinarte, también para ver la imagen más bonita que puedas ver, que es la cara de quien puede hacerte la persona más feliz. 

 

El cambio lo marcamos nosotros para poder mejorar, superar o eliminar todo aquello que nos limita. Solo procura no ser tú mismo tu propia limitación. Para terminar dejo esta frase de la película "Coach Carter" por ser plenamente aplicable al caso: "Nuestro mayor miedo no es que no encajemos. Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que nos asusta. Empequeñecerse no ayuda al mundo. No hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor. Todos deberíamos brillar. Y al dejar brillar nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo. Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros".

Comentarios

Roberto Serna 09/03/2018 20:28 #2
Gonzalo gracias! Como me suele pasar, he dejado por el camino muchas otras cosas con la intención de no alargarlo demasiado. Quizás para un segundo Post. Un saludo!
Gonzalo José 05/03/2018 14:26 #1
Como siempre Roberto, mi autoestima sube unos cuantos peldaños cuando leo tus artículos. Los lunes entro enseguida en ellos a ver que me encuentro, y no me fallas. Gracias y que sepas que , aunque ya te lo he dicho más veces, que necesitados estamos todos de articulos positivos y que nos enriquezcan, que los negativos y tristes, desgraciadamente son demasiados.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: