Silueta original

Feliz con poco

Félix Martín Santos
@FMSFelizconpoco

Cáncer de endometrio: Efectos preventivos del café

El consumo prolongado y regular de café parece ser capaz de reducir el riesgo del cáncer ginecológico más prevalente: el de la mucosa del cuerpo del útero, esto es, el de endometrio.

Además, ejerciendo un efecto dosis-respuesta, pues el porcentaje de reducción del riesgo se acrecienta con el número de tazas consumidas de esta bebida universal. Son tantas las pruebas científicas que están revelando este aserto como para animar a dos prestigiosas organizaciones científicas internacionales, el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (American Institute for Cancer Research) y la Fundación Internacional de Investigación sobre el Cáncer (Cáncer (World Cancer Research Fund), a catalogar al café como un verdadero factor protector del cáncer de endometrio. Así lo plasmaron en un informe conjunto, en el que analizaron todos los estudios científicos de relieve que tenían como objetivo fundamental investigar si tanto la dieta como la actividad física eran capaces de prevenir el cáncer: “Endometrial Cancer 2013 Report; Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Endometrial Cancer”. (1)

 

Barista preparando una infusión de café con la V 60, cafetera de filtro. Cortesía de Bihotz Café. Arechaga 6, Bilbao

 

Importancia del cáncer de endometrio

 

A nivel mundial, el cáncer de endometrio es el sexto más frecuente en mujeres. Es bastante más prevalente en países avanzados, de alto nivel de desarrollo, como en Norteamérica, en países del centro y del oeste de Europa, mientras que en los estados del centro y del occidente de África se observan las menores tasas de incidencia, la cual parece aumentar a medida que estos países desfavorecidos empiezan a mejorar sus condiciones socioeconómicas, como si hubiera algún factor de riesgo vinculado con la opulencia y el modo de vida occidental. A pesar de ello, como era de esperar, el pronóstico y el porcentaje de supervivencia de los cánceres diagnosticados a mujeres de los países ricos es mucho mayor que a las de los países en vías de desarrollo.

 

En España, datos de la Sociedad Española de Oncología (SEOM) y de la Sociedad Española contra el Cáncer (aecc) revelan que el cáncer de endometrio es el cuarto más frecuente en mujeres, después del de mama, colon y pulmón. Además, es el cáncer ginecológico más frecuente, cuya incidencia aumenta netamente a partir de la menopausia.

 

Dado que este tumor maligno suele dar síntomas precozmente, cuando las pacientes son diagnosticadas es común que estén en estadios iniciales (I y II), lo que confiere un mejor pronóstico. Tanto es así que la supervivencia a los 5 años del tratamiento oscila de un 83% a un 90% (datos de la SEOM).

 

Factores de riesgo

 

Tanto la SEOM como la aecc cargan las tintas en factores hormonales, dado que su riesgo se incrementa en situaciones en las que el nivel de estrógenos no es equilibrado con el correspondiente nivel de progesterona, como sucede a partir de la menopausia, momento en que se frena la producción de hormonas sexuales femeninas, especialmente de progesterona.

 

Algo parecido sucede con el tratamiento hormonal sustitutivo que se prescribe en el climaterio femenino, puesto que la mayoría de los preparados comerciales son a base de estrógenos. Por eso la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), desaconsejó el empleo de este tratamiento hormonal de reemplazo durante la menopausia, por comprobar fehacientemente que incrementa el riesgo de desarrollar este cáncer, por lo que fue una de las doce recomendaciones de carácter antitumoral recogidas en su Código Europeo contra el Cáncer, publicado en octubre de 2014. (3)

 

Según la SEOM, situaciones en que existen desproporcionados niveles de estrógenos con respecto a los de progesterona son algunas de las siguientes: obesidad, tener una menstruación precoz y una menopausia tardía, tumores ováricos que producen muchos estrógenos…

 

Existen otros factores de riesgo de desarrollar este tumor maligno: tratamiento con radiación del área pelviana, la combinación de obesidad, hipertensión y diabetes, haber recibido tratamiento con tamoxifeno para el cáncer de mama, etc.

 

¿Qué otros factores causales se destacan en los estudios internacionales?

 

Si nos basamos en el informe de 2013 del Instituto Americano de Investigación del Cáncer y de la Fundación Mundial de Investigación del Cáncer, mencionado anteriormente, observaremos el gran peso etiológico que le dan al incremento de grasa corporal, en todas sus formas (obesidad global, obesidad centrípeta…), llegando a catalogarla como un factor convincente de riesgo, siendo, además, dosis-dependiente. Apuntan, en su trabajo conjunto, un incremento de un 16% del riesgo de cáncer de endometrio por cada 5 kilos de peso ganados. 

 

Pero ¿a qué atribuyen este exceso de riesgo ejercido por la obesidad? Pues gran parte de la culpa se la echan a la capacidad de las células grasas (adipocitos) de producir hormonas sexuales y no sexuales (adipokinas), que aumentan la resistencia a la insulina y, por tanto, su concentración sanguínea (hiperinsulinemia), que parece incrementar el riesgo de cánceres de colon y de endometrio, y posiblemente de páncreas y riñón. (4) Se han visto receptores de insulina en la membrana de las células malignas de estos tumores malignos, que si resultaran estimuladas por esta hormona acabarían incrementando la proliferación de sus cancerígenas células y reduciendo su muerte o suicidio natural (apoptosis). Por otra parte, también hay estudios in vitro que revelan que los adipocitos son capaces de producir sustancias proinflamatorias y, por esta vía, predisponer a procesos tumorales.

 

Estos investigadores también consideran a una dieta rica en carbohidratos, especialmente los refinados y procesados industrialmente (más común de ver en países ricos) como un factor de riesgo de desarrollar cáncer de endometrio. Sin embargo, al exceso dietético de azúcares, que ellos denominan “Glicaemyd load”, le otorgan un peso causal algo menor que a la obesidad, puesto que no observan un riesgo convincente sino probable. También echan gran parte de la culpa a la hiperinsulinemia subsiguiente. Además, creen que tales dietas incrementan el estrés oxidativo y, por ende, el riesgo de este cáncer.

 

Por otra parte, estos autores consideran que la citada hiperinsulinemia aumenta la biodisponibilidad del denominado factor de desarrollo de insulina (IGF-1), que actuaría potenciando el efecto tumoral de la primera. Finalmente, estas dos últimas sustancias parecen aumentar indirectamente la concentración de estrógenos, pues mitigan la síntesis de una sustancia que reduce la concentración de estos últimos: la denominada proteína o globulina de unión a hormonas sexuales (sex hormone -binding globuling).

 

Parece, pues, que tanto la hiperinsulinemia como el aumento de estrógenos no compensados o equilibrados por progesterona son dos factores decisivos en el desarrollo de cáncer de endometrio.

 

Con todos estos datos no pretendo aburrir ni agotar las ganas de seguir leyendo este artículo, sino que mi objetivo es transmitir cierta información que pueda ser válida para entender por qué el café y la actividad física aeróbica se comportan como dos factores preventivos de este cáncer: parecen ser capaces de reducir los niveles sanguíneos de ambas hormonas. Ambas medidas o estilos de vida se comportarían entonces como verdaderos factores de prevención primaria de cáncer de endometrio.

 

Como el tema está dedicado al café nos centraremos en las siguientes líneas en el efecto beneficioso, protector o preventivo de cáncer endometrial ejercido por tal bebida.

 

Cortesía de Adrián Fernández, maestro barista, concentrado en el late art.

 

Efecto preventivo del café

 

Voy a referir los estudios de mayor rigurosidad científica: primero, varios de carácter prospectivo o de cohortes; segundo, varios metaánalisis o revisiones exhaustivas de un conjunto de estudios científicos sobre el tema.

 

Estudios de cohorte o prospectivos

 

El primer estudio prospectivo que probó una asociación inversa significativa entre el consumo de café y el cáncer endometrial fue publicado en el año 2008 en International Journal of Cancer. Los japoneses tuvieron el honor de efectuarlo. (5) Lo que hicieron fue seguir durante 15 años a 53.724 japonesas, de 40 a 69 años de edad, todas libres de este cáncer al inicio del estudio y la inmensa mayoría no tomaban durante la menopausia el tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos (no suele prescribirse en el país del Sol Naciente). Durante estos 15 años fueron 117 mujeres las diagnosticadas de este tumor maligno. Tras emplear el consiguiente aparato estadístico (cálculo de riesgos con la regresión de Cox) llegaron a revelar que el consumo de café reducía el riesgo del citado cáncer, con un efecto dosis-respuesta, dado que las damas que consumían una o dos tazas de café al día veían reducido en un 49% el citado riesgo, mientras que las que bebían tres o más tazas diarias lo veían reducido hasta un 62% (HR: 0,38). Como buenos investigadores controlaron todas las variables de confusión que pudieran alterar los resultados (tabaco, alcohol, edad de la menopausia, tratamiento hormonal sustitutivo, consumo de verduras, de carnes rojas, té…). Lo que también llegaron a mostrar es que el consumo de té no comportaba beneficios similares.

 

El siguiente estudio prospectivo de calidad contrastada que probó una asociación inversa entre el consumo regular de café y el cáncer de endometrio se publicó en agosto de 2012 en una revista de prestigio (International Journal of Cancer). Tuvo el mérito de ser el estudio que dispuso de la mayor muestra estudiada hasta entonces: 226.732 mujeres de 50 a 71 años. Todas ellas incluidas en el estudio sobre Dieta y Salud, perteneciente a los prestigiosos Institutos Nacionales de Salud del gobierno federal de EEUU (NIH-AARP Diet and Health Study).

 

Durante los 9,3 años de seguimiento 1.486 mujeres desarrollaron cáncer de endometrio. Al aplicar el correspondiente aparato estadístico, controlaron, obviamente, todas las variables de confusión, pero en este caso efectuando tres subgrupos de análisis: el de las fumadoras; el de las que recibieron tratamiento hormonal sustitutivo; y en el que valoraron el índice de masa corporal, a fin de ver las diferencias en mujeres con sobrepeso y obesidad. Pues bien, lo que comprobaron es que las mujeres que tomaban tres o más tazas de café al día veían reducido el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio en un 36% (HR: 0,64) con respecto a las que no lo consumían. Además, observaron que el beneficio era casi tan similar para las que lo consumían descafeinado como para las que lo consumían íntegro, esto es, con cafeína. Por otra parte, comprobaron que el beneficio era mínimo entre las mujeres que habían recibido estrógenos (estradiol) durante la menopausia. En cambio, las que sufrían sobrepeso y obesidad eran las que más se benefician, pues veían reducido en un 44% el riesgo de desarrollar tal tumor maligno, al igual que las que nunca habían recibido tratamiento hormonal sustitutivo: 46% de reducción del citado riesgo.

 

Estos investigadores se atrevieron a efectuar la siguiente sugerencia: "El consumo regular de café puede servir como una potencial estrategia quimiopreventiva de cáncer de endometrio, especialmente en las mujeres de más riesgo". (6)

 

Maestro barista infusionando café con la V60. Cortesía Honorio García. Cafetaza. Plaza de la Unión 2. Vitoria. Gasteiz.

 

Metaanálisis

 

Durante el 2009, Bravi y colegas publicaron los resultados de una revisión exhaustiva de estudios observacionales (dos estudios de cohorte y siete estudios de casos y control), que permitió constatar una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de endometrio, pues los grandes consumidores cuando se los comparaba con los no bebedores de café se beneficiaban de una reducción del 36% del citado riesgo. (7)

 

Posteriormente, durante el 2011 se publicó en una revista de prestigio de oncología (BMC Cancer) los resultados de una revisión de 59 estudios observacionales (40 son de cohorte), que también revelaron una reducción significativa del riesgo de desarrollar cáncer de endometrio por parte de las grandes bebedoras de café con respecto a las no bebedoras, pero en este caso menor que en estudios previos: 18% de reducción. (8)

 

Un año más tarde, Youjin y Giovannucci, pertenecientes al Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, publicaron en otra revista anglosajona de prestigio (International Journal of Cancer) los resultados de otra revisión exhaustiva de 16 estudios observacionales ( 10 de casos y control y 6 de cohortes). Su estudio tuvo la particularidad de evaluar las diferencias de resultados entre las diversas regiones del mundo. Así los mejores resultados los comprobaron en los estudios japoneses, con una reducción del 60% del riesgo, con respecto a los cinco estudios de USA/Canadá (31% de reducción) y los ocho de Europa (21% de disminución). (9)

 

En marzo de 2015 se publicó en otra revista científica americana de reconocido prestigio (The american Journal of clinical Nutrition) los resultados de otro metaanálisis más un estudio prospectivo británico (UK Million Women Study), en el que siguen a una gran muestra de mujeres (poco más de medio millón). Sus resultados no revelaron ninguna asociación entre la ingesta de té y el cáncer de endometrio, mientras que sí que observaron una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo ulterior de este tumor maligno, pero de carácter débil; un 2% de reducción del riesgo con cada taza de café. (10)

 

En agosto de 2015 se publicó otro metaanálisis, más ambicioso y probablemente el de mayor meticulosidad y amplitud de miras, pues en él se analizaron sólo estudios de cohorte o prospectivos (de mayor calidad científica), en los que se consideró tanto la ingesta de café con cafeína como sin ella, así como la concentración de cafeína en mg/día. Además, valoraron algo muy importante: la posible relación lineal o dosis-respuesta entre café, descafeinado, y cantidad de cafeína ingerida (miligramos por día). (11)

 

Estos investigadores (liderados por Quan Zhou y Jian Guou Zhou) fueron muy selectivos, pues de los 198 estudios observacionales analizados sólo 13 cumplieron con sus estrictos criterios de selección. Aún así se juntaron con una gran muestra: 1.534.039 participantes. ¿Qué es lo que demostraron? Pues una intensa asociación inversa entre el consumo de café y la incidencia de cáncer de endometrio entre las mujeres que nunca habían tomado tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos así como entre las que tenían sobrepeso u obesidad (Índice de Masa Corporal igual o superior a 25 Kg/m2): 40% y 43% de reducción, respectivamente. Por otra parte, las que tomaban café íntegro o normal veían reducido globalmente su riesgo en un porcentaje del 34 % (RR: 0,66), mientras que lo tomaban descafeinado experimentaban un descenso del riesgo del 33% (RR: 0,77). 

 

Cuando valoraron la relación dosis respuesta, comprobaron que el riesgo se reduce globalmente un 5% por cada taza de café bebida; un 7% por cada taza de café con cafeína y un 4% con café descafeinado. Además, por cada 100 mg de cafeína ingerida por día el riesgo se reduce en un 4%.

 

Su análisis no concluye aquí, pues se permiten el lujo de criticar al metaanálisis y estudio prospectivo británico, descrito anteriormente, afirmando que su validez es menor por no incluir en su revisión a cuatro grandes estudios de cohorte, que incluían 369.624 participantes y 2.000 casos de cáncer de endometrio. Además, los británicos, al igual que los anteriores metaanálisis, no exploraron las  relaciones entre las diferentes dosis de cafeína y los tipos de café (con o sin cafeína) ni tampoco las relaciones lineales o dosis-respuesta.

 

Concluyen, pues, su extraordinaria revisión diciendo: “El consumo de café y de cafeína puede reducir significativamente la incidencia de cáncer de endometrio, y estos efectos pueden ser modificados por el IMC y la historia de terapia hormonal sustitutiva con estrógenos”.

 

Vertiendo infusión de café elaborada con cafetera de filtro (Chemex). Cortesía de Bihotz Café. Arechaga 6. Bilbao

 

Finalmente, en noviembre de 2017 se publicó (Nutrients) otro metaanálisis de estudios prospectivos, donde también evaluaron las relaciones dosis-respuesta. (17)

 

Los autores del mismo, Alessandra Lafranconi y colegas, observaron en los 12 estudios prospectivos seleccionados una clara relación dosis-respuesta entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de endometrio, pues cuanto mayor era el primero más se reducía el segundo. Así, tras aplicar el correspondiente aparato estadístico (riesgos relativos, control de las principales variables de confusión, entre otras técnicas) comprobaron que las mujeres que bebían 4 tazas diarias de café experimentaban una significativa reducción del riesgo de cáncer de endometrio: del 20% (RR 0,80; IC 95%: 0,72 a 0,89). Tal porcentaje de reducción se incrementaba hasta un 24% cuando se trataba de cánceres en mujeres postmenopáusicas.        

 

Hipótesis más plausibles

 

La investigación científica actual permite colegir que el consumo regular y prolongado de café reduce el riesgo de cáncer de endometrio porque ocasiona una sensible disminución de las concentraciones sanguíneas de insulina y de estrógenos, cuyo exceso contribuye decisivamente al desarrollo de este tipo de cáncer. Recordemos que las células tumorales del endometrio tienen bastantes receptores de insulina, que cuando resultan activados por esta hormona se disparan los mecanismos mitóticos o de proliferación celular maligna al tiempo que se frenan los mecanismos de muerte o suicidio celular (apoptosis).

 

Vamos a centrarnos en los efectos del café que tienden a reducir la hiperinsulinemia, como sigue:

 

  • El consumo de café incrementa la sensibilidad y la efectividad de la insulina, lo que permite reducir su concentración sanguínea, esto es, la hiperinsulinemia. (12Efectivamente tanto el café completo como el descafeinado reducen los niveles de insulina, especialmente en las mujeres con sobrepeso. (13) A esto se debe gran parte del efecto antidiabético del café: un 8% de reducción del riesgo de diabetes por cada taza de café. En octubre de 2014 publicamos en este blog un artículo donde mostrábamos este beneficioso efecto: “Prevención diabetes tipo dos: sudar más, comer mejor y beber café”.

 

  • El consumo de café también reduce la concentración de una sustancia que eleva la concentración de insulina: el factor de desarrollo de insulina (IGF-I), por lo que por esta vía también contribuye a reducir la hiperinsulinemia.

 

  • Tanto el café entero como el descafeinado reducen los niveles del péptido C plasmático, un reconocido marcador de secreción insulínica, por lo tanto, tenderán a reducir las concentraciones de esta última. (14)

 

  • El café se asocia con un incremento de los niveles de la proteína o globulina de unión a hormonas sexuales (SHBG), que al unirse o atrapar a los estrógenos, acaba reduciendo su nivel plasmático. Precisamente la insulina hace todo lo contrario, por lo que de esta forma una hormona, la insulina, contribuye a aumentar las concentraciones de otra, el estradiol. (15)

 

Además de la cafeína el café tiene otros múltiples compuestos que pueden exhibir propiedades antitumorales. Así sucede con los diterpenos, cafestol y kawheol, que han mostrado capacidad para inhibir el efecto de carcinógenos tan potentes como los hidrocarburos aromáticos policíclicos, como el benzopireno. (16) Además, el ácido clorogénico exhibe grandes propiedades antioxidantes y una relevante capacidad para incrementar la sensibilidad de la insulina.

 

En fin, toca ya concluir este tema, en el que volvemos a apreciar una loable capacidad del café: reducir sensiblemente el riesgo del tumor ginecológico más frecuente, el del endometrio o mucosa del cuerpo del útero. Un motivo más para disfrutar  de esta saludable infusión.

 

Dr. Félix Martín Santos

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

1 Endometrial Cancer 2013 Report; Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Endometrial Cancer”. American Institute for Cancer Research/ World Cancer Research Fund. Continuous Update Project (CUP).

 

2 Ferlay J, Shin HR, Bray F et al. GLOBOCAN 2008, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 10 [Internet]. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer; 2010. Available from: http://globocan.iarc.fr 2010.

 

3 European Code Against Cancer: 12 ways to reduce your cancer risk.  International Agency for Research on Cancer. World Health Organization. October 2014.

 

4 Calle EE and Kaaks R. Overweight, obesity and cancer: epidemiological evidence and proposed mechanisms. Nat Rev Cancer, 2004; 4: 579-91.

 

5 Coffee consumption and risk of endometrial cancer: a prospective study in Japan. Shimazu T, Inoue M, Sasazuki S, Iwasaki M, Kurahashi N, Yamaji T, Tsugane S; JPHC Study Group Members of the Japan Public Health Center-based Prospective Study. Int J Cancer. 2008 Nov 15;123(10):2406-10. doi: 10.1002/ijc.23760.

 

6 A prospective investigation of coffee drinking and endometrial cancer incidence   Marc J. Gunter Jennifer A. Schaub,Xiaonan Xue, Neal D. Freedman, Mia M. Gaudet, Thomas E. Rohan,  Albert R.Hollenbeck and Rashmi Sinha.   International Journal of Cancer.  Volume 131, Issue 4, pages E530–E536, 15 August 2012

 

7 Bravi F. et al. Coffee drinking and endometrial cancer risk: a meta-analysis of observational studies.Am J Obstet Gynecol 200, 130–135, (2009).10.1016/j.ajog.2008.10.032.

 

8 Yu X., Bao Z., Zou J. & Dong J. Coffee consumption and risk of cancers: a meta-analysis of cohort studies. BMC Cancer 11, 96, (2011).10.1186/1471-2407-11-96.

 

9 Je Y. & Giovannucci E. Coffee consumption and risk of endometrial cancer: findings from a large up-to-date meta-analysis. Int J cancer. 131, 1700–1710, (2012).10.1002/ijc.27408

 

10 Wu W. et al. Tea and coffee and risk of endometrial cancer: cohort study and meta-analysis. Am J Clin Nutr 101, 570–578, (2015).10.3945/ajcn.113.081836

 

11 Coffee consumption and risk of endometrial cancer: a dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Sci Rep. 2015; 5: 13410. Published online 2015 August 25. doi: 10.1038/srep13410 Quan Zhou, Mei-Ling Luo, Hui Li, Min Li, and Jian-Guo Zhou

 

12  Arnlov J, Vessby B, Riserus U. Coffee consumption and insulin sensitivity. JAMA. 2004;291:1199–201.

 

13 Wu T, Willett WC, Hankinson SE, Giovannucci E. Caffeinated coffee, decaffeinated coffee, and caffeine in relation to plasma C-peptide levels, a marker of insulin secretion, in U.S. women. Diabetes Care.2005;28:1390–6.

 

14 Wu, T, Willett, W.C., Hankinson, S.E & Giovannucci, E. Caffeinated coffee, decaffeinated coffee, and caffeine in relation to plasma C-peptide levels, a marker of insulin secretion, in U.S. women. Diabetes Care 28, 1390-1396 (2005).

 

15 Ferrini RL, Barrett-Connor E. Caffeine intake and endogenous sex steroid levels in postmenopausal women. The Rancho Bernardo Study. Am J Epidemiol. 1996;144:642–4.

 

16 Cavin C, Holzhaeuser D, Scharf G, Constable A, Huber WW, Schilter B. Cafestol and kahweol, two coffee specific diterpenes with anticarcinogenic activity. Food Chem Toxicol. 2002;40:1155–63.

 

17 Coffee Decreases the Risk of Endometrial Cancer: A Dose–Response Meta-Analysis of Prospective Cohort Studies.  Alessandra Lafranconi, Agnieszka Micek, Fabio Galvano, Sabrina Rossetti, Lino Del Pup, Massimiliano Berretta, and Gaetano Facchini  Nutrients. 2017 Nov; 9(11): 1223.

 

 

Comentarios

Inmaculada Hernández 16/05/2018 19:45 #8
Magnífico e interesante tu artículo sobre el estudio y prevención del cáncer de endometrio, donde incides que el café es un factor protector frente a esta enfermedad y nos señalas que su consumo regular y prolongado disminuye las concentraciones sanguíneas de insulina y estrógenos. En tu exposición, comentas, incluso, su beneficio quimiopreventivo. Da gusto saber esto. Así mismo nos recuerdas la importancia de adquirir hábitos saludables alimenticios, la conveniencia de realizar una actividad física aeróbica de forma regular para evitar factores de riesgo. Como es habitual en ti, nos muestras que los trabajos de investigación realizados, las conclusiones a las que llegan y las recomendaciones que nos ofrecen vienen avalados por el sello de prestigiosas organizaciones científicas especializadas en el estudio de estos temas como pueden ser entre otras: El Instituto Americano de Investigación del Cáncer o La Fundación Mundial de Investigación del Cáncer. La importancia de todo ello está perfectamente plasmada en tu artículo, ahora somos nosotros quienes deberíamos llevarlo a la práctica para vivir más y mejor. Muchísimas gracias por la divulgación de tus trabajos
María Jesús Hernández 16/05/2018 14:06 #7
Félix, en tu artículo expones de una forma clara la asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de endometrio y nos invitas a su prevención. Das luz a tus exposiciones de calidad científica. Deseamos que esta luminosa primavera mantenga un equilibrio entre el nivel de estrógenos y progesterona y que seamos capaces de realizar la actividad física aeróbica necesaria para reducir los adipocitos, sin olvidar, por supuesto, las dosis diarias de café requeridas, sin pretender que sea una alegoría. Muchas gracias por regalarnos tus conocimientos de forma tan generosa y esperanzadora.
Lucía Abajas Hoyos 11/05/2018 12:01 #5
Por lo que has mostrado en este gran blog, el café reduce el riesgo de cáncer de mama y de endometrio, además de otros beneficios importantes. Pero, claro, lo que no sé es si todos los cafés son igual de buenos, porque los que pululan por los bares y cafeterías son tan amargos que es forzado echarles azúcar.Supongo que éstos estarán mal tostados y mal preparados, además de no ser cafés de especialidad. Pero a ver dónde encontramos baristas, que, según sueles decir, preparan cafés de mucha calidad, con sabores dulces, a chocolate, miel, canela y demás. La rigurosidad de tus artículos, tu gran esfuerzo por analizar tantos artículos científicos que pones al final en la bibliografía, y tu lenguaje cuidado y muy entendible, permite que podamos comprender y seguir con devoción tus artículos mensuales. Como han dicho otros y otras, inspiras confianza y credibilidad. Enhorabuena. Muchísimas gracias.
Jesús María Martínez Sáiz 08/05/2018 07:10 #4
Muchas gracias maestro por enseñarnos tu sabiduría. Por dedicar gran parte de tu tiempo en enseñarnos las bondades del buen comer y saber cuidarse. Me recuerdas mucho a Felix Rodriguez de la Fuente cuando le oí decir en una de sus conferencias lo siguiente : “La medicina me atrajo enseguida, porque era una carrera estrictamente biológica y antropológica. Podía estudiar los misterios de la naturaleza condensados en el cuerpo humano”. LO mismo que haces tu con tus investigaciones para darnos a conocer los misterios del saber alimentarnos con conocimientos. Un abrazo
Javier Gallego 07/05/2018 14:09 #3
Muchas gracias Félix por esta nueva muestra de los beneficios que el consumo de café reporta al ser humano, en este caso particularmente a las mujeres. Singularmente llamativo resulta también que el té no ejerza el mismo efecto positivo que el café, esto nos reafirma en que no debemos equiparar ambas bebidas en ningún caso, a pesar de la idea generalizada de las similitudes entre ambas. Siempre que leo tus artículos, admiro enormente la calidad de los mismos, su precisión, vocabulario, y, sobre todo, la enorme capacidad de trabajo que tienes. Mi sincero respeto y estima por poner a nuestra disposición este conocimiento que ha rehabilitado el consumo de esta infusión, no del todo bien vista hace muy poco tiempo. Muchas gracias,
Laura Arévalo Pérez 07/05/2018 13:23 #2
Te vuelven a publicar otro gran artículo sobre el café y la salud, en este caso, recogiendo, analizando y resumiendo los artículos científicos internacionales que tratan sobre la prevención del cáncer de endometrio por el café, y luego escribiéndolo y explicándolo con claridad meridiana. Tiene mucho mérito porque en nuestra lengua castellana, es muy raro encontrar artículos de este relieve, que traten sobre estilos de vida saludables y que podamos entender todos. Tú lo estás logrando desde el principio. A pesar de que son largos, en absoluto me cansan, pues por tu forma de explicarlo y empatizar con el lector mantienes bien la atención. Enhorabuena y muchas gracias.
Lucía Gómez 03/05/2018 10:36 #1
Es una suerte que nos ilustres con tanto rigor y fiabilidad sobre las bondades del café, un producto muy saludable. Invitas a tomarlo con convicción a las que no suelen tomarlo y refuerzas el hábito de las que nos gusta consumirlo. Aportar las fuentes bibliográficas, como siempre haces, aumenta la credibilidad de lo mencionado. Así, no caes en la especulación de la que tanto se ha abusado en medicina. Además, tu lenguaje claro y comprensible ayuda mucho. Vamos, que inspiras confianza y credibilidad, algo muy complejo de conseguir. Muchísimas gracias.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: