LAS LÁGRIMAS DE JULIETA, novedad de LC Ediciones (Amarante)
Cyl dots mini
2 original

EL JARDÍN DE HÉRCULES

Eduardo Blázquez

LAS LÁGRIMAS DE JULIETA, novedad de LC Ediciones (Amarante)

J detail

Por Eduardo Blázquez Mateos.

 

Dedicado a GAYLESPOL.

 

El manuscrito Las LÁGRIMAS DE JULIETA es un vuelo del más acá al más allá, desde el abismo romántico del amor puro, se sobrepasa la realidad para cantar a la fidelidad desde la diversidad.

Julieta y Romeo, herederos de Polia y Polifilo, protagonizan un libro ideado por Errikarta Rodríguez y Eduardo B. Mateos, una creación para ser bailada e interpretada en el Ultramundo.

La obra traza un viaje desde el acto blanco del ballet al teatro danza expresionista; la pérgola clásica de Francesco Colonna, se va transformando en escenografía telúrica, en las puertas/bosque de Cristina Iglesias en el Museo del Prado; desde la luz a la oscuridad, ambos mitos (Julieta y Errikarta), logran llegar al paraíso de Eros, espejo del delirio de Orfeo, reflejo de la armonía de Orlando, icono del andrógino.

Al Amanecer, en cada Aurora, Julieta comienza su cabalgata arrojando semillas de flores para abrazar a la madre Naturaleza, motor de sus cambios/metamorfosis.

….

Azúcar y canela para el baño de té verde. Julieta quiere llorar con ruedas venecianas elaboradas para la isla de Venus.

La pareja de Cisnes, anaranjados por la Aurora, riegan las filigranas de las raíces de Julieta y de Romeo, moradores de Bilbao, tierra de amantes abismales.

Julieta mira por el trasluz de la tronera de su aposento, los árboles se han convertido en una montaña de cenizas.

Julieta navega por los canales de Venecia, saluda a Thomas Mann, asume la soledad eterna con activa melancolía. Ha perdido la sortija, aparecen los cráneos de las olas.

……….

El libro LAS LÁGRIMAS DE JULIETA se nutre de las correspondencias de las artes, transversalidad e interdisciplinaridad que, bajo el cielo veneciano de Tiépolo, se alimenta de la fuente del jardín de Giorgione.

Julieta es un alma libre con capacidad para tijeretear la luna.

Dante corona a la dama con el laurel de Dafne para sumergirse en las aguas de Ofelia.

El libro se estructura en actos que construyen una isla, el lector, asilado, percibe los olores del locus amoenus, jardín idealizado que arropa a la bella Julieta florentina, ideal de belleza platónico que va mutándose en alegoría de Flora. Julieta es la luz y la oscuridad, un orden y caos plasmados en su cabellera.

Las nubes acuden de la mano para arropar a la pareja atormentada.

La estética errikartiana se pone de relieve en la fusión natural del universo apolíneo con el ideal dionisíaco, se llega al clímax en el paisaje dual, desde el amor sagrado y profano de Ficino se alcanza la dramaturgia expresionista desde el desgarro del acantilado interior.

El sapo se come la sortija, natural, es un sapo veneciano que vive en la isla de Murano.

Las voces del agua se imponen, los ecos de las náyades vascas adquieren el olor específico del jazmín para mezclar olor y sabor, para bailar con sonambulismo militar (el Acto Blanco).

….

El libro está inundado de mitología (personajes y paisajes), está impregnado de imágenes poetizadas por la pintura renacentista y por el cine expresionista.

Los mitos componen un museo imaginario que entrelazan la literatura bucólico pastoril con los collages neocubistas de derivación soviética.

Ante este libro de luz acuática, las voces (estrofas en prosa) de los arroyos y ríos vascos sonorizan una iconografía de la fidelidad que, en la cultura Vasca, ya forman parte de los ideales de belleza errikartianos.

 

Comentarios

Errikarta Rodríguez 04/06/2020 10:46 #1
JULIETA Y EDUARDO Y Julieta mirándole a los ojos le cogió de la mano y elevándose los dos en un remolino de pasión se transportaron a un mundo imaginario donde la pérgola de jade, de su amado castillo sobresalía por encima de todo, todo era visible desde el mar de nubes donde Friedrich y su querido poeta armado observaban curiosos la escena. Eduardo tránsito por la pérgola de jade absorto por el color y su brillo, lugar donde Julieta fue pedida por su querido Romeo, lugar de culto y peregrinación donde julieta siempre regresaba. Juntos pasearon por los jardines de alelies donde Eduardo guió a Julieta a su rincón sagrado, donde el árbol invertido resurgia grandioso con sus raíces movidas por el viento, raíces eternas, cual banderas tibetanas que ondeaban al aire lanzando sus oraciones. Julieta absorta por el espectáculo, se abrazó al ser invertido y supo que era ella, metamorfosis maravillosa que consiguió darle la libertad que interiormente sentía, transformación real de un hombre que se convierte en mujer. Padre orgulloso que observa cómo su hijo se ha convertido en una mujer, ser libre y puro que con su enseñanza, demuestra la pureza de las almas. ¡SIEMPRE EN EL RECUERDO!.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: