Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Universidad pública y privada: distinto modelo, diferentes alumnos

Blog andres seoane valladolid detail

La polémica se ha paseado durante los últimos meses en la comunidad con la instalación o no de una nueva universidad privada en Castilla y León.

No han faltado las voces autorizadas en contra, con unos argumentos que quizá no lo sean tanto. La cuestión no es si cabe o no un nuevo campus –detalle que algunos han obviado culpando directamente al deseo de ganar dinero para defender su implantación-, sino cómo sería y cuáles serían sus alumnos.

 

Hay casi 1,5 millones de universitarios en España distribuidos en 83 universidades -50 públicas que aglutinan algo más de 1.200.000 alumnos y 33 privadas que suman en torno a 250.000-. Y desde el nacimiento oficial de la Politécnica de Cartagena, que tuvo lugar el 3 de agosto de 1998, ningún otro campus público ha abierto sus puertas, frente a los 20 que lo han hecho a raíz de una iniciativa de carácter privado.

 

La pregunta viene sola a la mente: ¿por qué? Porque responden a modelos muy diferentes. Y, yendo un paso más allá, tres de las cuatro universidades privadas de carácter online se han fundado del año 2006 en adelante, siendo la Universidad Isabel I la última en ver la luz en el curso académico 2013/2014.

 

Este cambio se debe a una realidad: la sociedad y su necesidad de formación se ha transformado totalmente con la llegada de la tecnología. Los campus públicos atienden, en su inmensa mayoría, a jóvenes que acaban de terminar sus estudios de Bachillerato. Por el contrario, los alumnos de las universidades online tienen una media de edad que supera los 30 años, en muchos casos con estudios previos, trabajo y familia, y la presencialidad es un lujo que no pueden permitirse.

 

Más allá de que la relación entre la universidad privada y la empresa es más estrecha que en el caso de las públicas, las primeras, cuando basan su metodología de enseñanza en la educación a distancia (e-learning), jamás estarán ‘robando’ alumnos a las segundas (una expresión que se ha llegado a escuchar en el caso concreto de Castilla y León), porque ningún estudiante que se forme online duda entre un campus público presencial y uno privado online, sino entre varios en los que la cualidad sine qua non sea no tener que acudir físicamente al aula.

 

Esta visión limitada de la actual educación superior puede suponer la pérdida de una oportunidad de generación de empleo, impulso del conocimiento y potenciación de la investigación, que podría servir para disuadir la tan nombrada despoblación y ayudar a fijar la residencia de trabajadores preparados en un territorio con unas enormes posibilidades de expansión, principalmente, para quien ya está aquí asentado. Porque la universidad pública y la privada, en especial la online, representan un distinto modelo, que atrae a diferentes alumnos.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: