Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Tus dedos nunca duermen

Movil detail

Tú tocas tu móvil 2.617 veces al día. Y, si eres una persona con mayor adicción al smartphone, esta cifra se dispara hasta los 5.427 toques diarios. No lo digo yo, lo asegura un estudio de Dscout, una plataforma web y móvil dedicada a la investigación y análisis de las experiencias de los usuarios con productos, servicios y marcas, con el objetivo de servir de herramienta a las empresas. Aquí tienes algunas de las conclusiones de su informe.

 

En primer lugar, las 2.617 veces que toca un usuario su móvil al día es la media. Al igual que en el caso de quienes presentan un mayor grado de adicción, que se dispara hasta las 5.427. Parecen demasiadas, pero el análisis tiene en cuenta todas las acciones, desde escribir un mensaje, deslizar las fotos en Instagram, pasar noticias en Twitter o navegar por Facebook. Y estos toques se traducen en dos horas y 25 veinticinco minutos en el caso de los primeros usuarios, y tres horas y 45 minutos para los segundos. Al cabo de un año, unos y otros tocan (tocamos) el móvil casi un millón y dos millones de veces, respectivamente. Casi nada.

 

Por horas, la actividad se dispara a partir de las siete de la mañana. Y continúa creciendo constantemente hasta la hora de cenar. Pero ni siquiera cuando nos vamos a dormir desconectamos del todo: el 87% de los participantes en el estudio registraron al menos un toque en su móvil entre las doce y las cinco de la mañana. Los dedos nunca duermen. Tus dedos nunca duermen.

 

Si todos estos datos pueden llegar a asustar, la realidad es aún más cruda. El análisis sí cuenta si los individuos estudiados, personas como tú y como yo, tocaron la pantalla de su móvil cuando estaba bloqueado para, por ejemplo, cambiar de canción. De hecho, el 47% de las interacciones se dieron en este escenario. Sin embargo, no se contabilizan las veces que simplemente se encendió la pantalla sin tocarla para comprobar la hora o ver si alguien les había escrito. Es decir, las 2.617 veces son, en realidad, muchas más. Los dedos nunca duermen. Tus dedos nunca duermen.

 

Si sigues sin creértelo, no pasa nada. El 66% de las personas estudiadas no pensaban ni remotamente que llegarían a cotas como las citadas. Pero después de un aparente shock inicial, tampoco esta realidad les molestó mucho más, ya que admitieron que su intención de modificar esta pauta de comportamiento era, sencillamente, superficial.

 

De todas las reflexiones que cabe extraer a partir de ahora, me centro en la relativa a la educación. Con la misma facilidad con la que revisamos nuestras redes, si nuestro equipo va ganando ese partido que no podemos ver ni escuchar por radio, o con la inmediatez con la que nos apuntamos una tarea que no debemos olvidar, también podemos acceder a la universidad. Recursos de aprendizaje, tutorías y actividades. Resolver dudas con nuestros profesores, consultar nuestras notas o confirmar la fecha y hora de los exámenes. Todo. En el bolsillo. En un momento.

 

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero también será quien más fuerte caiga. El tiempo se impone. La realidad, también. Y es digital. De ahora, en adelante.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: