Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Teléfonos y personas

Moviles detail

El Mobile WorldCongress (MWC) que se celebra estos días en Barcelona está organizado por la asociación GSMA. Y, más allá de las increíbles novedades que nos deja estos días un evento de referencia internacional, es un momento óptimo para valorar los datos que aporta este organismo en su informe anual The Mobile Economy 2018. Entre ellos, que en 2017 la cantidad de tarjetas SIM empleadas por personas superó a la población mundial, con 7.800 millones en activo frente a 7.600 millones de personas.

 

Esta cifra basta para que se quede obsoleto eso de que “el futuro es móvil”. En todo caso, el futuro será “más móvil”, pero es evidente y está respaldado por los números que el presente ya lo es. De hecho, el año pasado se registraron 5.000 millones de usuarios únicos de telefonía móvil, prácticamente el 66% de todas las personas que pisan la Tierra. Y las estimaciones auguran que esta cantidad crezca hasta los 5.900 para 2025, lo que se traducirá en que 71 de cada 100 habitantes del planeta utilizarán un terminal móvil.

 

Desde el punto de vista económico, la importancia de este sector queda también fuera de toda duda. Su aportación al PIB global en 2017 supuso el equivalente al 4,5% del total, con 3,6 billones de dólares, y se calcula que para 2022 aumente hasta el 5% (4,6 billones). Por otra parte, contribuyó con 500.000 millones de dólares a la recaudación de impuestos generales, y el ecosistema móvil apoyó, directa o indirectamente, 29 millones de puestos de trabajo.

 

Esta radiografía de la situación actual, trasladada al contexto educativo, avala el crecimiento de la formación online por las inmensas facilidades que supone para el alumno: adaptación, flexibilidad, comodidad, ruptura de horarios, posibilidad de ‘llevar’ los recursos de aprendizaje en el bolsillo…

 

Al igual que los productos de consumo, cada vez más personalizados y ofrecidos a las personas casi a la carta en función de sus necesidades y ritmo de vida, la educación debe evolucionar y regirse por estas nuevas reglas del juego, móviles y nada estrictas, para conjugar a la perfección los dos elementos entre los que es cada vez más difícil establecer una división: teléfonos y personas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: