Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Por qué sí es una buena idea estudiar online

Movil detail

El post de Andrés Seoane en Tribuna de Valladolid.

La comodidad que representa poder elegir cuándo, dónde y cómo estudiar. La flexibilidad de adaptar el ‘horario lectivo’ a al ritmo de vida personal. Compaginar las obligaciones laborales con la formación. Conciliar. Encontrar nuevas posibilidades de futuro. Ampliar el catálogo de salidas profesionales. Ascender a un puesto de trabajo mejor… Las razones por las que la educación superior online ha experimentado un boom en los últimos años son muchas y de gran peso. Y todas ellas se han visto impulsadas por los cambios que la tecnología ha introducido, a una velocidad desenfrenada, en todos los órdenes de la vida.

 

Quizá el argumento de mayor relevancia se cimenta, precisamente, en la necesidad de formarse para adaptarse al mundo profesional. ¿Cómo de necesario es actualizar la base de conocimientos para desarrollar nuestro trabajo? Pongamos un ejemplo: Facebook echó a andar en 2004. Twitter lo hizo en 2006. WhatsApp, en 2009. E Instagram en 2010. Quizá con Facebook y Twitter nos hayamos familiarizado tanto que pensar que llevan 15 y 13 años funcionando nos parezca razonable. Pero hace tan sólo 10 años, los móviles sólo servían para llamar y mandar SMS. ¿Y cuándo fue la última vez que enviaste un SMS? Puede que en la respuesta a esa pregunta se encuentre también la motivación para asumir que reciclar nuestros conocimientos es indispensable.

 

Las universidades online, que ponen a disposición del alumno una amplia oferta académica, realizan su actividad de modo digital de forma innata. Al contrario que las universidades a distancia tradicionales, que han tenido que transformar sus procesos e infraestructuras para adaptarse a los cambios tecnológicos, dominan el estudio online y cuentan con plataformas y metodologías que facilitan la experiencia formativa del alumno, con una organización en la que prima la flexibilidad para adaptarse a sus necesidades y ofrecerle un aprendizaje prácticamente personalizado.

 

Y, al mismo tiempo que estas universidades online imparten grados oficiales y másteres oficiales, también disponen de distintos títulos de posgrado que, sin tener ese carácter oficial, sí pueden ponerse en marcha sin demorar el trayecto que va desde su planificación hasta el inicio de la docencia, acercando la brecha existente entre la realidad que demanda el mercado de trabajo y la formación que se imparte a los futuros egresados universitarios.

 

En materia económica, estudiar online también representa una oportunidad que la presencialidad obligatoria no contempla. En caso de querer cursar unos estudios que se imparten fuera de nuestro lugar de residencia, nos veríamos obligados a desplazarnos, vivir en otra ciudad, pagar un alquiler… Mientras tanto, la formación online es que posibilita cursar unos estudios sin importar que el alumno viva a cientos (o incluso miles) de kilómetros de la universidad, permitiendo un importante ahorro económico desplazamientos, manutención, residencia…

 

El conocimiento se ha de renovar cada muy poco tiempo. La universidad se ha convertido en un espacio al que es necesario volver. Ya no es suficiente con estudiar un grado y un máster para desarrollar la misma actividad profesional durante toda la vida. Es necesario reciclarse. Cada vez más rápido. Y en el futuro, no podemos ni imaginarlo. ¿Todavía te preguntas por qué sí es una buena idea estudiar online?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: