Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

La demoledora realidad del número de alumnos

Ordenadores facultad detail

Lo demoledor de los datos oficiales –en este caso, los Datos Básicos del Sistema Universitario de Castilla y León, recientemente publicados por un La Gaceta de Salamanca- es que no se pueden contestar. Y los referentes al número de alumnos de las universidades de la región, son, sencillamente, asoladores. O, al menos, los de las instituciones académicas públicas, que han pasado de contar con 84.460 alumnos en las diferentes carreras ofertadas durante el curso 2002/2003, a 56.178 este año académico. La cifra absoluta se traduce en una pérdida de 27.922 estudiantes, es decir, el 33%. Uno de cada tres. En tan sólo 15 años.

 

La realidad es que contando el conjunto de universidades de la región, tanto públicas como privadas, la bajada sigue siendo notable: de cerca de 91.000 alumnos se ha pasado a un poco más de 71.000 en este periodo de tiempo. Las instituciones académicas de formación superior de Castilla y León se han dejado por el camino el 22% de estudiantes. Pero el comportamiento de la universidad privada ha sido totalmente opuesto al de la pública.

 

La Universidad Isabel I se ha convertido en tan sólo cinco cursos en la primera en cuanto a alumnos de la región entre las privadas. Su crecimiento ha sido continuo desde que inició su actividad, impulsando la curva ascendente del número de estudiantes de las universidades privadas de Castilla y León, que en su conjunto y desde el curso 2002/2003, han visto crecer la afluencia a sus aulas, presenciales o virtuales, en más del doble. De los 6.507 alumnos de entonces se ha pasado a 15.026 este curso. Un 130% más de matrículas.

 

La situación entre el hemisferio de las universidades públicas y el de las privadas es tan antagónica, que mientras en las segundas se observan crecimientos como el de la Isabel I, en las primeras parece que la pelea está en ver quién pierde menos que la de al lado. Los estudiantes de grado y primer y segundo ciclo se han desplomados en 15 años un 23,58% en Burgos, un 28,12% en Salamanca y por encima del 38% en Valladolid y León. La situación refleja un cambio de tendencia claro como para no intentar tomar cartas en el asunto.

 

La capacidad de adaptación de la formación superior online a la vida diaria del estudiante, y no al revés como sucede con la presencial, está convirtiendo al e-learning en una opción que gana alumnos día tras día en el mundo entero. Y aunque en Castilla y León la fuga de población vale como gran primera explicación para caída del número de matrículas de las universidades, quizá sería buena idea comenzar por preguntarse qué hace que unas estén ganando estudiantes –que si bien proceden en gran número de fuera, generan riqueza aquí-, mientras otras no dejan, año tras año, de perderlos. Porque, al final, existe una cuestión incontestable: la demoledora realidad del número de alumnos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: