Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Estudiantes, trabajadores y ‘ninis’

Blog andres seoane detail

¿Hay muchos jóvenes españoles estudiando? ¿Y con trabajo? ¿Qué ha pasado con los famosos ‘ninis’, se acabó ya su tiempo? Por orden, las respuestas podrían ser: sí, más o menos y (lamentablemente) no. En base a los indicadores de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) para el año 2016, en España hay más personas de entre 18 y 24 años estudiando que la media de la organización, bastantes menos que no estudian pero trabajan, y muchos más que ni lo uno ni lo otro.

 

En concreto, los datos son los siguientes (para los jóvenes de entre 18 y 24 años):

 

  • Estudiando:58,4% en España y 52,5% en la OCDE.
  • No estudian pero trabajan:18,4% en España y 32,2% en la OCDE.
  • Ni estudian ni trabajan:23,2% en España y 15,3% en la OCDE.

 

La situación en la que se encuentran los jóvenes durante esta etapa de su vida marca de manera evidente sus futuras aspiraciones profesionales. Según la información que recoge el Ministerio de Educación en su informe ‘Las cifras de la educación en España. Curso 2015-2016’, la tasa de empleo para la población de entre 25 y 64 años es del 66,6% total. Si se divide por nivel de formación alcanzado, los números son estos:

 

  • Inferior a la segunda etapa de Enseñanza Secundaria:53,9%.
  • Segunda etapa de Enseñanza Secundaria:69,2%.
  • Educación Superior:79,8%.

 

La diferencia en la tasa de empleo es de prácticamente 26 puntos porcentuales entre quienes no superaron el segundo ciclo de secundaria y aquellas personas que alcanzaron la formación superior. Y en el caso de la tasa de paro, la diferencia se muestra a la inversa:

 

  • Inferior a la segunda etapa de Enseñanza Secundaria:26,1%.
  • Segunda etapa de Enseñanza Secundaria:17%.
  • Educación Superior:10,9%.

 

En este contexto, la distancia en cuanto al desempleo es de 15,2 puntos porcentuales, reflejando una brecha laboral de grandes dimensiones.

 

Las continuas disputas políticas, que cada vez alejan más el supuestamente ansiado Pacto de Estado por la Educación, no van a colocar en un puesto de trabajo a esa gran masa poblacional que ve cómo se alejan sus opciones de empleo ante el imparable avance de la tecnología, la especialización y la búsqueda constante no sólo del talento, sino también de unas habilidades emocionales y sociales que jamás han estado en el currículo académico.

 

Si la verdadera preocupación de los representantes públicos es construir un modelo formativo que permita el desarrollo profesional enfocado a las necesidades reales del mercado, más vale que se centren en la realidad. Y esa realidad educativa en el ámbito nacional, ahora mismo, está compuesta por (bastantes) estudiantes, (menos) trabajadores y (demasiados) ‘ninis’.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: