Andres seoane fuente original

Educacción Digital

Andrés Seoane Fuente

Educación, experiencia y cambio

Andr%c3%a9s%20seoane detail

Los cimientos del actual sistema, forjados hace demasiado tiempo para un mundo que se transforma casi a cada instante, no pueden seguir sujetando un eje tan importante de la vida como la educación. 

Un paso más allá de los ‘youtubers’ y los ‘influencers’ a los que idolatran, siguen e imitan los más jóvenes, se encuentran una serie de figuras que se sirven de las redes sociales para escenificar el cambio que tanto pide a gritos la educación en este país. Y el pasado jueves, en un acto organizado por la Universidad Isabel I junto a la plataforma MIAC (Maestros Innovadores, Alumnos Competentes) y EduCaixa, más de 600 asistentes comprobaron en primera persona este nuevo paradigma de la formación.

 

Manu Velasco, César Bona, David Calle y Mar Romera. Si estos cuatro nombres no le dicen nada, tecléelos en su ordenador y le bastarán unos minutos para ver dónde está el futuro de los maestros y profesores. Para resumirlo y no extenderme con una parrafada de cada uno de ellos, los vídeos de David Calle, ingeniero de Telecomunicaciones de formación y maestro por vocación, en el canal de YouTube de unicoos (con más de 1,1 millones de suscriptores), explican matrices, derivadas o integrales. ¿Cuánta gente puede interesarse por vídeos así? La solución sorprende: cientos de miles, en algunos casos millones, de alumnos de todas las edades y que viven en cualquier parte del mundo, y que encuentran en estas explicaciones todo aquello que no entienden en clase, no se atreven a preguntar o necesitan repetir varias veces para comprender.

 

¿Puede, entonces, sostenerse un sistema en el que se puede incluso prescindir del profesor ‘en vivo y en directo’ para aprender los conocimientos puramente teóricos de las asignaturas? Obviamente, no. Al igual que sí sigue siendo necesario que los estudiantes aprendan a multiplicar o dividir, pero no tiene ningún sentido prohibirles el uso de la calculadora cuando, como muy bien explicó David Calle en el evento promovido por la Isabel I, “ni siquiera los adultos utilizamos el cálculo mental para dividir lo que tenemos que pagar en una cena”.

 

El paisaje es totalmente nuevo. Y cada día vuelve a cambiar. Los cimientos del actual sistema, forjados hace demasiado tiempo para un mundo que se transforma casi a cada instante, no pueden seguir sujetando un eje tan importante de la vida como la educación. Y aunque las cadenas continúan inamovibles, la propia fuerza de los maestros y de sus alumnos, acabará por obligar a una reflexión que modifique todo cuanto se está quedando –de hecho, lo ha hecho ya- obsoleto.

 

Valga como ejemplo la educación online, con una oferta académica adaptada a la realidad empresarial, unas características como la inmediatez, la adaptación al alumno o la autogestión del tiempo, que responden al ritmo vital del ciudadano, y un prestigio que crece cada día al observarse unos resultados óptimos en sus alumnos en cuanto a preparación y empleabilidad. La evolución es absolutamente imparable. Educación, experiencia y cambio.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: