Esther original

Delirios en femenino

Esther Pedraza

Esclavos de las palabras

Palabras twitter detail

El profesor de canto que aconsejó a Montserrat  Caballé que se dedicara a ser ama de casa y coser, el amante que juró amor eterno, el directivo de Western Unión que le dijo a Graham Bell que no veía utilidad práctica en su invento,  el político que aseguró que nunca había metido la mano en la caja o el ciudadano que proclamó sus ganas de liquidar un estado: todos somos esclavos de nuestras palabras. Todos no, unos más que otros.

Ya no hay amistad ni pactos desinteresados

Esther pedraza detail

Una noche de charlas, de esas que terminan con el alba, filosofando sobre la condición humana y la deriva del mundo, un gran amigo nos hizo reflexionar con el argumento de que hoy día ya no hay enemistades irreconciliables porque no hay amistades desinteresadas. El decía que ahí teníamos la consecuencia de un bien proveniente de un mal, y con todo lo que estamos viendo estos días, a cuenta de los pactos políticos, no he podido menos que recordarlo.

¿Y si mañana fuera usted?

Elefantes detail

La vieja polémica entre el derecho a informar y el derecho a la intimidad de los ciudadanos se reaviva de tanto en tanto, y nunca encuentra consenso. Estos días el debate ha llegado a las llamadas “penas de telediario”, aquellas en las que un personaje –casi siempre público- se muestra como un criminal aunque no haya sido ni juzgado ni condenado. Es tal el hartazgo de la sociedad que muchos sienten este escarnio como una victoria del pueblo. Tal vez deberíamos recordar que cuando los elefantes luchan, la hierba es la que sufre.

El valor de la minoría

Mientras toda España estaba pendiente de unas elecciones  “históricas”, unos padres enterraban a una adolescente que, cansada de vivir, decidió acabar con el acoso escolar y con el silencio cómplice. Mas de medio millón de niños, nuestros niños, viven a diario este tormento. Nuestra labor debe centrarse en que la inmensa mayoría, los que no son ni acosados ni acosadores, aprendan a tomar partido.

 

La campaña de la oxitocina

Beso detail

Los poetas juegan a su favor con el conocimiento profundo de los sentimientos humanos y van un paso por delante de los científicos. Sin saber, intuyen, y por eso llevan siglos hablando de cómo embriaga el amor y de cómo los besos crean adicción. No es necesario conocer el comportamiento de las hormonas para sentir, pero si se hace indispensable sentir para encontrar las palabras exactas que expliquen los comportamientos. Los políticos, me temo, tienen poco de poetas.

Los hijos de la Democracia

Fotonoticia 20150505131822 644 detail

Decía Schopenhauer que los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto y los 30 siguientes, el comentario. Según esta máxima, Albert Rivera y Pablo Iglesias están en pleno proceso de construcción, con lo que eso conlleva de reescribir, tachar y perfilar su historia. La pasión de la juventud no siempre escribe lo mas real, aunque si lo más bello.

El Charrán como símbolo de regeneración

Pajaro detail

Vivimos en la era de los símbolos. El marketing  se esfuerza en representar ideas en objetos para llegar directamente a las emociones del consumidor. En política se busca un símbolo con nombre propio para elevar su marca o defenestrar al adversario. Ha llegado la hora de la regeneración aparente y no es lo mismo un charrán que una gaviota. El PP quiere volar más alto de lo que lo hacen los láridos.

 

La madre de América tuvo una abuela

La anécdota de una madre sacando a empujones a su hijo adolescente de una protesta contra la policía de Baltimore, me ha recordado la historia que ese periodista incansable que era Enrique Meneses  me contó una tarde de otoño, con la voz entrecortada, mientras hablábamos del ser humano.

La viga en el ojo ajeno, la paja en el propio

Viga ojo ajeno deliriosenfemenino detail

Cada minuto y dieciséis segundos hay un fraude contra el seguro en España según Unespa, la patronal de aseguradoras. El informe, hecho público el miércoles, habla de 156.000 intentos de fraude el año pasado en 30 empresas de seguros que copan  un  32% de cuota de mercado. Ahora que algunos exigen conocer la lista de los 715  investigados por Hacienda, no estaría de más que todos reflexionáramos sobre nuestros propios valores

El síndrome del email

Sindromedelemail deliriosenfemenino detail

Ahora es el email el causante de nuestros tormentos, pero hubo un tiempo que lo fue el teléfono, ese diabólico invento que vino de serie con esa frase inquietante de: “ya te llamo”. La buena educación de las chicas, como deben ser las chicas, nos impedía preguntar cuándo, así  que sonreíamos como una mona lisa y decíamos solamente, “vale, cuando tú quieras”. ¡Que patéticas, que diría Rajoy!