Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿Y todo este follón para qué?

¿Y todo este follón para qué?, para dejar las cosas como estaban o lo que es peor, para que los bancos aprovechando la coyuntura, el rio revuelto y que el Pisuerga pasa por Valladolid, suban algún punto las comisiones y algunas décimas los intereses a cobrar por los préstamos hipotecarios. Si alguien se cree que el impuesto de actos jurídicos que el gobierno les ha adjudicado y la no deducción del mismo en su impuesto de sociedades se lo van a tragar, es que vive en Babia.

 

Ha servido también para el desprestigio del Tribunal Supremo. La decisión no debía ser nada fácil, visto que había empate de criterio entre los jueces, y el espectáculo ha sido lamentable, han quedado fatal y para colmo, como si el ejercicio de autodesprestigio del Tribunal no fuera suficiente, al día siguiente sale el Gobierno, eso sí, advirtiendo de que con el máximo respeto, que risa, con un decreto que tumba la sentencia, consiguiendo así que la actuación de Cagancho en Almagro, comparada con la faena del Supremo, pueda ser considerada como un acto merecedor de la aclamación de las masas. Hay cosas que, hechas por un gobierno medio decente, no habría dios que las comprendiera.

 

A excepción de a los pescadores en rio revuelto, el episodio ha hecho mucho daño a muchos, al gobierno menos, ya hace mucho que hemos comprobado que de élse puede esperar cualquier cosa, al Tribunal Supremo mucho y de rebote a los ciudadanos que perdemos confianza en quienes deberían hacernos sentir que están ahí para proporcionarnos seguridad y sin embargo nos hacen sentir como huérfanos.

 

Una vez más, hemos podido comprobar que los actos del gobierno que tenemos no van precisamente encaminados a lo que deberían ir, es decir, a gobernar buscando el bien común, sino preferentemente a mantenerse y a la captación de votos para su partido, engañando a la gente y pase lo que pase, mejor sería no tener gobierno, porque este cuando hace algo, solo lo hace en beneficio propio, la pifia, riega en la piscina o hace rayas en el agua. Lo extraño es que estas actuaciones le renten, porque aguatar aguantan, de eso no cabe duda, no hay viento ni marea que les tumbe y mira que les ha caído, si ya solo falta que vengan a echarlos los transformers con lanzallamas.

 

Vamos a ver, almas de cántaro, ¿vosotros creéis que nos vais a hacer creer que los bancos, de motu propio, se van a comportar como altruistas ejemplares y se van a comer el impuesto mediante reducción de sus resultados?, vamos, ni san Crédulo en pleno acto de fe, así que una vez mas nos mentís como bellacos, si de verdad vuestra intención fuera abaratar las hipotecas, a mi se me ocurren dos formas de conseguirlo y aunque estoy seguro que no se os han pasado por alto, como vosotros calláis como rabizas, yo os las voy a decir. Una hubiera sido tomar como referencia las mejores condiciones concedidas al prestatario en todas aquellas operaciones realizadas durante el último año y fijar como tope máximo a aplicar las más beneficiosas para el hipotecado concedidas en dicho periodo, pero vamos, ya sé que eso ni de coña, aunque le hubiera dado en la vena del gusto a vuestro querido compañero de viaje Pablo y sus acólitos, ellos si se atreverían a hacerlo, aunque reventáramos, vosotros no. La otra sería suprimir el impuesto, pero como vamos a esperar que se hiciera tal cosa si hay que contar con la aprobación de quien lo instauró y de quien no tuvo reparos en incrementarlo cuando recaía directamente sobre el prestatario, pero, ¿que nos queréis vender?, que sois lo buenos de la película, ¡anda ya!.

 

Si, ya se, yo es que no me he enterado de que habéis anunciado la creación de una autoridad que se encargue de vigilar que los bancos no abusen, por favor, no habléis de poner cascabeles al gato, que vamos a pensar que la intención real es inventaros puestos de trabajo donde colocar a los amiguetes, yo creía que para eso estaba el Banco de España y la CNMVC, ¿quién sobra?, alguno dirá, coño, pues todos, el nuevo engendro lo hará tan bien como el Banco de España con las Cajas de Ahorro y a la CNMVC ya se encargan los jueces de tumbarle los expedientes, como ha sucedido hace poco con la sanción a las lecheras por hacer lo que todo el mundo sabe que hacen, menos los jueces, ¡ah no!, que si lo saben, lo que pasa es que las leyes y los procedimientos no favorecen la administración de la justicia. Que le vamos a hacer.

 

Otra cosa, nadie habla de que el préstamo hipotecario es una modalidad mas que no solo afecta a familias e individuos, parece que los que no votan no interesan, pero las empresas también hipotecan sus bienes para obtener dinero y a esas los bancos también les van a repercutir el gasto y mucho me temo que les saldrá más caro que cuando se lo cobraban directamente, además, la jugada de no permitir a los bancos deducirse el impuesto en su declaración de I. Sociedades a todas luces supone un mayor ingreso para las arcas públicas, que se benefician de la jugada, aumento encubierto de los ingresos, pillines, que sois unos pillines y como ya sabemos a quién finalmente se le repercutirá, pues eso, mejor que se hubiera quedado todo como estaba, ¿para qué tanto follón?, ¿para peor?.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: