Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿Y de los despilfarros qué?

Ya hace un tiempo, incluso antes del cambio de gobierno, que nos desayunamos a diario con un anuncio de aumento impositivo por razones, nos dicen, de necesidad.

Ya podemos darnos por fastidiados, hay asuntos que responden cien por cien a la Ley de Murphy, ya se sabe, la tostada siempre cae al suelo por el lado de la mantequilla y ya lo dijo Montoro, en este mundo uno puede librarse de casi todo menos de la muerte y los impuestos.

 

Hemos cambiado de gobierno, iluso de mí que pensando en lo mal que lo había hecho el anterior en asuntos transcendentales, el nuevo gobierno podría ponerle coto a algunos desmanes, confieso que, visto el desarrollo de los acontecimientos, ya he perdido toda esperanza, será que no tengo remedio ni aunque lo intente, otra vez convencido de que si algo malo puede pasar pasará y que mientras haya vida toda situación es susceptible de empeorar, y que narices, que nadie me venga con que soy un pesimista ni coñas marineras, lo que pasa es que hay demasiada gente que desde que se levanta por la mañana está empeñada en convencerme de que no va a suceder nada bueno, y otros tantos que empalman un amanecer con el siguiente pensando en cómo dar por saco a los demás.
Vamos al asunto que nos ocupaba, ahora tenemos a Montero en el lugar de Montoro, visto con las ganas de rascarnos el bolsillo con que ha entrado la nueva ministra, creo que si notamos algo más que el cambio de una letra y un paso a favor de la desigual ley de proporcionalidad, o como se llame, va a ser para peor, no sé si los ministros de hacienda vienen así de fábrica o es que se hacen en cuanto son nombrados, pero es que casi todos derrotan hacia el mismo lado y desde el primer día.

 

Como ciudadano y contribuyente, y comprendiendo que hay que pagar impuestos para mantener el estado, puedo entender que a veces sea necesario incrementar la carga impositiva para mantener o mejorar las prestaciones recibidas, pero me gustaría que antes de que me suban los impuestos eliminen los despilfarros, y veo que de eso nada, así que no me pidan que el sacrificio que me imponen lo soporte de buen grado. Lo siento, pero pienso que un gobierno que exige un mayor sacrifico a sus gobernados, sin hacer nada para evitar el despilfarro, y lo que es peor, favoreciéndolo, se comporta como un mal padre que vive mucho mejor que sus hijos y a costa de ellos.

 

Lo tengo muy claro, creo que un gobierno no está legitimado para aumentar impuestos si consiente que una comunidad autónoma:

 

- Abra embajadas en el extranjero a tutiplén y además las utilice para desprestigiar a España.

 

- Mantenga a un expresidente en el extranjero, fugado de la justicia, proporcionándole además despacho, secretarias, coche, escolta y vete tú a saber que más prebendas.

 

- Dedique cantidades ingentes al agiprop, manteniendo medios y toda clase de engendros cuya actividad principal es apedrear al estado español.

 

- Que para rizar el rizo, a esa comunidad, después de lo expuesto y más, se le ofrezca una quita de la deuda para complacerles, cuando ya está comprobado que lo único que se consigue con tanta condescendencia es que se envalentonen.

 

No me cuenten que esto es así porque tenemos que cumplir leyes, que por cierto, en casos flagrantes fueron aprobadas por los beneficiados, porque las leyes pueden cambiarse y para algunas parece que os vais a dar bastante prisa.

 

Un gobierno que:

 

- Ofrece sanidad universal sin condiciones, a todo el mundo mundial y en 40.000 kilómetros a la redonda por si alguien está de paseo y no se entera.

 

- Está dispuesto a acoger, sin orden ni concierto, también en 40.000 kms. a la redonda, a todo aquel que diga que en su país corre peligro o vive mal, o para colmo incluso negándose a identificarse para que no le puedan echar.

 

- No vamos a hablar de asuntos de corrupción porque podríamos escribir un tratado, al menos en eso no se nos ha dicho, todavía, que son legales, y debe ser la justicia quien los trate, lo que no libra de responsabilidades a los gobiernos y por supuesto a los partidos.

 

Pues sí, creo, que por todo lo dicho anteriormente, y aunque no pueda achacarse solo al Gobierno actual, es este el que nos va a subir los impuestos ahora si o si, y sí, me ratifico, ha perdido toda legitimidad para hacerlo.

 

¡Ah! y no nos vendan la burra de que el aumento va a ser a las tecnológicas y a la banca, a otro perro con ese hueso. Las tecnológicas me parece que no se van a dejar y los bancos ya sabemos a quién van a repercutir el aumento de impuestos, la banca nunca pierde y ya habrán pactado en qué forma se les va a consentir recuperar la pérdida de beneficios, que no será otra que la disminución de intereses, nulos o ridículos ya, al ahorro, y el aumento del interés de préstamos y comisiones, igual hasta les es rentable colaborar con el gobierno, el paripé de desacuerdo que han comunicado yo no me lo creo.

 

Otro asunto que no tiene que ver con el fisco: ¿a Vds. no les recuerda el traslado de los golpistas a cárceles catalanas a aquel famoso narco que se construyó una, para cumplir una condena pactada con su gobierno y en la que vivía a cuerpo de rey?, pues a mí sí. Otra vez, ya sabemos, se trata de cumplir la ley.

 

Sr. Sánchez, discúlpeme por la forma de expresarlo, pero Vd. ha accedido al cargo por el egoísmo y la cobardía de quien le precedió y una bajada de pantalones, muy legal y democrático, pero lo peor es que todo apunta a que no tienen Vds. ningún propósito de enmienda y que las consecuencias las sufriremos casi todos los españoles. Legitímense convocando elecciones y ganándolas o lárguense con viento fresco, librándonos de los desmanes del gobierno de un partido que ya ha demostrado que piensa traicionar la Constitución y que alberga en su seno el cáncer de PSC.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: