Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Viajar cura, instruye y educa

Es cierto que conocer mundo también puede contribuir a adquirir malas costumbres, pero por lo general viajar suele ser bastante beneficioso, es bueno saber cómo cuecen las habas por otros lares para que se nos curen muchos males y  también para valorar lo que tenemos y abandonar la costumbre, bastante extendida por cierto en nuestra querida patria, de despreciar lo nuestro y a los nuestros, amén de aprender a comportarnos, por si las moscas. 


Solo tienen que fijarse en Ana Gabriel, se ha escapado a Suiza y milagro, se ha vuelto hasta persona, será porque allí no aguantan chulerías, cortarse el pelo con un hacha no mola, ni colocarse unas bragas purpura, con el estampado de la rosita o el ojo de la cerradura en su punto, en el lugar del sujetador, y sobre una zamarreta de manga larga, negra o fosforito, eso puede hacerlo en el PARLAMENT, demostrando así el respeto que le tiene y lo barato que le sale, pero sabe que hay países donde esas actitudes no están bien vistas, sabe que no puede pasearse por Suiza con semejante atuendo y luego pedir asilo político, seguramente nos ahorraría pedir su extradición, lo más probable es que en cuanto hubiera pisado suelo helvético de semejante guisa  la hubieran ingresado directamente en un albergue para indigentes mientras hacen los trámites para devolvérsela a la familia, que es como tratan allí a los zarrapastras, lo que a ella le supondría el pasaporte a Soto del Real, aunque saldría ganando porque en el albergue suizo no podría quejarse de que pusieran lentejas en el menú ni de que las hamburguesas no estuvieran en su punto, como hacen sus cómplices pupilos de Estremera, donde deberían estar todos ellos si nuestra justicia y nuestros gobernantes no fueran tan pazguatos. Luego es España la dictadora, la maltratadora, la que no respeta los derechos humanos, así lo venden y así se lo compran. Yo creía que nosotros teníamos gente en nómina encargada de proyectar una buena imagen internacional y no digamos ya de la defensa de nuestra dignidad, así como de contratar los mejores bufetes internacionales para que nos devuelvan la escoria que nos enmierda y hacerles pagar sus felonías, pues parece que no, ellos si saben hacerlo y además me temo que pagándolo con el dinero de todos, parece que lo que mejor se nos da es hacer de y pagar la cama. 


Si, viajando se aprende. ¿Recuerdan Vds. a aquellos estudiantes, creo que fue en Lituania, donde no se les ocurrió otra cosa que reírse de su bandera y para repatriarlos hizo falta el empleo de la diplomacia a nivel de Ministro de Exteriores?, no se ha vuelto a saber de ellos, pero creo que ahora ven pasar el banderín de la peña de mozos de su pueblo y les rilan las piernas, hasta le hacen reverencias, y es que no hay nada más eficaz que escaldar al gato para que respete el agua fría. 


¿Se imaginan Vds a Santiago Sierra exponiendo en Berlín, en una galería, no ya pública, sino privada y con su dinero, una colección de fotos pixeladas de miembros de la banda BaaderMeinhof, en Roma con miembros de la Brigadas Rojas o en Londres del IRA,  con el título de presos políticos y victimas del estado?, pues aquí eso se consiente y se considera libertad de expresión, y tragamos, quemar banderas y fotos del Rey también es libertad de expresión, cantar una puñetera mierda llamada rap, cuyo solo nombre recuerda a las ratas, con letras que enaltecen a terroristas y contienen tres insultos cada dos palabras, también es libertad de expresión. A muchos no nos lo parecería, pero quizá al tal  Pablo Hasel, alias Valtònyc,  también le parecería libertad de expresión ciscarse en su persona y de paso en todos aquellos que ocuparían las primeras filas en su funeral. PUES NADA, QUE VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESION Y EL DERECHO DE PERNADA. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: