Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

¿Reformar la Constitución?, ¿para qué?

Verá Vd., yo también estoy de acuerdo en que hay que reformarla, los tiempos cambian y hay que adaptarse, pero para solucionar deficiencias y errores cometidos cuando se redactó, es decir, para mejorarla.

Comprendiendo que nadie es sabedor de lo que deparará el futuro y de que las circunstancias eran las que eran, no diré que sus padres lo hicieran tan mal, de hecho nos ha servido durante cuarenta años y en mi opinión puede seguir sirviendo, sobre todo porque quienes plantean su enmienda no lo hacen, desde mi punto de vista, para mejorarla, más bien para lo contrario.

 

Si todavía fuera para cepillarse la lacra de las comunidades autónomas, que han creado muchos más problemas de los que han resuelto, ¿o es que el asunto catalán en pleno auge no lo demuestra?.

 

Si fuera para evitar que si te planteas, o te ves obligado, a alguna actuación a nivel nacional, tengas que tener en cuenta diecisiete leyes y administraciones distintas, que en algunos casos no concuerdan ni por el forro, eso si no se contradicen, así que desistes o te desesperas.

 

Si fuera para dejar el Congreso en la mitad de sus miembros, sustituyendo a aquellos cuya labor durante toda la legislatura consiste exclusivamente en votar sí o no en función de la consigna dictada por el partido y obedeciendo el dedo del apuntador. Si hubiera que reformar el hemiciclo para que una imagen de semivacío no quedara bien, podríamos sustituirlos por muñecos que obedeciendo a un mando a distancia levantaran la mano u oprimieran el botón del sí o el no, para la abstención bastaría con que no hicieran nada, y repartir los mandos entre los partidos políticos en función de los resultados electorales, se les puede añadir un sistema de pataleo o de armar bulla por si la ocasión lo requiere, el resultado de las sesiones sería el mismo y nos ahorraríamos un pastón.

 

Si fuera para suprimir el Senado, cuya única actuación de relevancia ha sido la aprobación de aplicar el 155 en Cataluña, atribución que podría asumir perfectamente el Congreso y que ha tenido el resultado del descorche de una gaseosa, que a los diez minutos se queda sin fuerza, más ahorro para destinar a inversiones públicas y prestación de servicios o para reducir deuda.

 

Si fuera, y esto es lo más importante, para igualar a todos los españoles, con las mismas obligaciones, sin beneficios fiscales para unos sí y para otros no, y con el mismo derecho a recibir ayudas y prestaciones públicas, en función de necesidades y no por razón de territorio.

 

Pero mucho me temo que lo que se plantea es más bien lo contrario para tapar bocas, así que mejor que no nos abran un melón que igual luego cerrarle nos pueda costar sudor y lágrimas, el otro coste me lo callo, la bicha mejor ni mentarla que te pueden llamar de todo.

 

Mejor ni tocarla.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: