Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Que no tonto, que es Acuarius, no Coca Cola

Vaya semana de decepciones, mira que me alegré de que echaran al PP, se lo merecían por payasos, aunque los métodos no me gustaron ni un pelo me dije, mira que si ahora estos hacen lo que los otros no se han atrevido, hasta creo que a poco que hicieran me entrarían ganas de votarles en las próximas elecciones, pero no, visto el desarrollo de los acontecimientos y aunque de momento están dando una de cal y otra de arena, ya han hecho méritos más que suficientes para que se me pasen las ganas.

Empecemos con la patada al ministro de Cultura y no sé qué más cosas, no me acuerdo cuales, pero sí que algunas tienen poco que ver con la cultura, aunque haya opiniones. Pues resulta que a Maximino Huertas lo convirtieron en menos de seis horas en Minimino Maceta y todo por que utilizó una sociedad para cobrar sus sueldos y ahorrarse impuestos, mire, yo no sé si este hombre se merecería lo que le han hecho, pero los motivos no me convencen, lo hizo hace diez años, le pillaron y le hicieron pagar, además por algo que hacía to kiski, menos los que no se enteraron, no pudieron o no lo necesitaron, así que si nos ponemos así de tiquismiquis, me parece que vamos a tener que importar personal para ocupar los puestos, a poco que rasquemos nos podemos quedar sin ministros y puede que sin presidente. Ya hemos tumbado a unos cuantos y de varios colores, además es que no aprenden, cuando les pillan, todos intentan justificarse, como si no se hubieran dado cuenta de que dar explicaciones es aumentar tu vulnerabilidad y dar facilidades a la jauría; -(¿a qué jauría se referirá Maximino?, porque las hay de todas las tallas y colores, igual es a aquella a la que el pertenecía-); para que te de hostias hasta en el carné de identidad, (tiene gracia esto de la jauría, con que saña persigue y más si el perseguido es un miembro que abandona la manada o se le expulsa y además va herido), es que no aprenden, no saben que lo que hay que hacer es callar o aferrarse a una respuesta que convenga y decir siempre lo mismo, aunque se hunda el mundo, está comprobado que cualquiera otra opción solo empeora la situación.

 

Sigamos con la acogida al buque Acuarius, que también podría llamarse Coca Cola, hasta podríamos pensar que la fiesta se debe a la final de alguna regata, que por cierto, de eso los valencianos también saben. Creo que vienen unos seiscientos y el comité de recepción puede rondar los diez mil, entre ONGS, oportunistas, voluntarios, gente solidaria, curiosos y espectadores varios, hasta la ministra, y cuanto me extraña que no vaya también Pedro acompañado de algún miembro más del gabinete, bueno todavía tiene tiempo, es sábado cuando esto escribo, el Rey no creo que vaya, eso sí, nada de que se los reciba con la banda municipal del Ayuntamiento de Valencia, tienen que llevar a la Orquesta y Coros Nacionales para que les interpreten el Himno a la Alegría y el Viva la Gente como gesto de bienvenida, no me digan que no quedaría de coña. Estará la flor y nata de la politiquería regional y nacional, la élite de la Policía y la Guardia Civil, el ejército ya ha mandado a la Armada para que les escolte y no se pierdan, vamos, la repanocha, si de esta no nos colocamos en el culmen del culmen de buenismo de todo el mundo mundial, es que la gente no nos quiere.

 

No soy ningún desalmado y estoy de acuerdo en que no se puede abandonar a su suerte a unos desgraciados, ¿pero de verdad era necesario darle tanto bombo y platillo a la acogida de este barco?, al fin y al cabo son seiscientos más como los que nos entran por los aeropuertos, los Pirineos, Ceuta y Melilla y las costas andaluzas, puede que diariamente en mayor número. Entiendo que Italia esté hasta la coronilla, a ellos les llegan más que a nosotros, que se plante y diga que aquí o nos calentamos todos o tiramos el brasero, pero Malta, que ya sabemos es pequeña y poco colaboradora, y Grecia, están más cerca que España y si el barco en su ruta hacia
Valencia pasa entre Córcega y Cerdeña, podía haber dejado unos pocos en territorio francés. Me inclino a creer que en este asunto puede existir algún trasfondo o petición de favor a España, por parte de la Unión Europea, con el fin de evitar un conflicto de envergadura dentro de la Comunidad y entre algunos de sus miembros, como entre Francia e Italia, a cuyo rifirrafe hemos asistido, y que Pedro Sánchez haya respondido afirmativamente. Tenemos que entender también que Merkel tiene un serio problema con el AfD, Macron con el Frente Nacional y la CEE, en su conjunto, con La Liga Norte Italiana, Inglaterra un poco menos porque parecen estar más asentados, pero si alguien piensa que el Brexit no guarda ninguna relación con la gestión de la emigración en Europa, es que no es de este mundo o está poco enterado, de Bélgica ni hablamos, a veces no parece un país europeo, que digo, ni siquiera un país. Nosotros tampoco tenemos, de momento, una situación tan acuciante, pero principios y bastante avanzados ya tenemos y no tardaremos en alcanzarla, una cosa son las maravillas que nos cuentan los políticos y los medios y otra muy distinta la realidad y el sentimiento de la calle, basta para comprobarlo cual es la tendencia de los comentarios que se hacen a estas noticias en los medios digitales y que existen encuestas, medio ocultas, cuyos resultados no confirman en absoluto el estado de alegría, felicidad y buena disposición a la acogida de migrantes que nos cuentan.

 

Me preocupa también el anuncio de la retirada de las concertinas de las vallas, el restablecimiento de la atención sanitaria universal y la supresión del copago farmacéutico, pero se me acaba el papel, así que lo trataremos otro día, si peta. Más motivos para que se me pasen las ganas de votar al PSOE en las próximas elecciones, que apunta que no se va a tardar en celebrarlas, necesarias ya son, sin duda.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: