Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

No es lo mas grave que les corresponda menor pena

Marchena podía haber sido mi héroe, pero no, se ha plegado, como los demás, convirtiendo el juicio en una pantomima y una componenda, así que otro palo del sombrajo que se me cae. Disgustos ya no me llevo y sorpresas tampoco, hace tiempo que aprendí, que aquí, algunos que parecen cocodrilos, se convierten, de la noche a la mañana, en ranas, en cuanto es convenientemente aderezado el caldo donde habitan.

 

O sea que SEDICION, pues mire Vd. yo de leyes no entiendo mucho, pero me considero algo dotado del que llaman menos común de los sentidos y, además, ya he leído lo suficiente y comprobado que, entre juristas, hay diversidad de opiniones, y que casualidad, los que justifican la sentencia suelen ser todos afines al gobierno. Lo mires por donde lo mires, el Parlamento Catalán se REBELÓ y el Gobierno de la Generalidad, no solo consintió, sino que alentó disturbios violentos y procuró que su policía no interviniera para evitarlos, si destrozaron coches de la Guardia Civil y sustrajeron armas de su interior, hasta una secretaria judicial tuvo que escapar por los tejados porque si no la linchan. Así que SEDICIÓN, pues que bien, y si a un caballo le ponemos ruedas, tenemos un carricoche.
Con todo, lo mas grave no es que les corresponda menor pena, no tendría tanta importancia si cumplieran por lo menos la mitad, a ser posible en Gran Canaria o como muy cerca en El Puerto de Santamaría y con el mismo trato que los presos comunes, pero no, irán a Lledoners, lo que convierte la pena en un arresto domiciliario, bueno que digo domiciliario, mejor todavía porque la cumplirán con sueldo y gastos pagados, pegándose la vidorra padre y disfrutando permisos a voluntad. Anda, que así les vais a quitar las ganas de repetir, si la sentencia les ha venido como dios.

 

Acciones y omisiones, como esta sentencia y la pasividad del Gobierno, contribuyen a que se produzcan situaciones como la que estos días vivimos en Cataluña y jueces y gobierno se convierten también en responsables y culpables de los disturbios.

 

Podríamos referirnos a varios miembros del Gobierno, incluido el presidente, pero mención especial merece nuestro ministro Marlaska. Estoy totalmente seguro de que este hombre, cada vez que aparece, suscita en una mayoría de españoles un sentimiento de rechazo bestial. Admito que al delincuente se le compadezca, aunque con dudas y no siempre, por aquello de “odia el delito y compadece al delincuente”, pero que se le defienda y se trate de justificarle, como hizo el Sr. Ministro en un programa matutino de TV el martes, ni de coña, y que quien lo haga sea el ministro del Interior de un país democrático, ya es para rilarse, no sé si de risa, de cabreo supino o de pánico. Es de suponer que, dado el desarrollo de los acontecimientos, debería haber cambiado de opinión, aunque me da que necesita una buena pedrada para que tal cosa suceda, mejor que se largue, acompañado del gobierno en pleno.

 

Como muchas de las cosas que pasan me resultan incomprensibles, trato de explicármelas pensando que quizá sea una estrategia para hacer quedar mal a los rebeldes y se trata de dejarles hacer controlando la situación y que los demás se den cuenta de lo malos que son. Esto tiene una pega, que cuanto más se tarde en actuar, mayor será el enorme daño que se hace a la imagen de España, no solamente a Cataluña, además de los perjuicios económicos, y no estamos para despilfarros, que una gran mayoría de catalanes sufren graves consecuencias, no solamente económicas, incluidos independentistas de buena fe, que si yo fuera uno de ellos me preocuparía mucho que mis deseos se convirtieran en realidad, vista la casta política que abunda
en Cataluña, no tienen culpa y tienen derecho a que el estado les proteja de la barbarie, con la pasividad del gobierno se sentirán abandonados, como yo me sentiría en su situación

 

Se dice que todo mal puede traer algún bien y en este caso, si se explotara propagandística y adecuadamente la algarada, se le podría sacar algún beneficio, pero me temo que no va a ser así, con tanto pazguatismo y teniendo en cuenta que al frente de organismos e instituciones, que entre sus funciones tienen la de procurar una buena imagen del país, se pone a personajes mediocres o domados, o ambas cosas, amén de que, si alguno trata de cumplir con su obligación, se le dice que se está excediendo, se le descalifica, se le traslada a Bollullos del Condado o directamente se le manda al paro, para que no se molesten los puchimones, junqueras, torrras y demás ejemplares afines, y mientras tanto, ellos nos dan sopas con honda, sin brida que los refrene y con el dinero de todos, vamos, que encima les proporcionamos la navaja para que nos capen y la soga para ahorcarnos.

 

Ortega y Gasset, cuyo discurso estaría hoy de rabiosa actualidad, dijo que el problema catalán no tiene solución y solo queda conllevarlo, pero conllevarlo no significa aguantarlos hasta lo inaguantable, de brazos cruzados y dejándose dar por saco cuando a ellos les venga en gana, lo que habría que hacer, es justo lo contrario de lo que han hecho los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP, desde Felipe González, pasando por José María Aznar, Zapatero y Rajoy, hasta Pedro Sánchez, que todos tienen culpa y han cedido al chantaje, es decir, intervenir y hacer lo mismo que han hecho Pujol y sucesores, pero al revés, que es una labor de décadas, pues claro, como han hecho ellos, que tendría consecuencias y nos supondría mas de un disgusto, también, que no es seguro el resultado, puede, pero ceder y ceder y contentarles a plazos, solo conduce a dilatar en el tiempo lo inevitable que, sea lo que sea, será malo seguro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: