Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Independencia de pitiminí

Ya he hecho buen acopio de cortezas, palomitas y cerveza, porque la función catalana tiene pintas de que va a durar.

Cada uno pasa el rato como quiere, algunos viendo partidos de futbol, yo me lo paso mejor con los espectáculos que nos suministran los independentistas, ampliamente servidos por los medios, oyendo a algunos es que te desternillas, hasta en los Parlamentos o precisamente ahí, hay que fastidiarse, vaya nivel el de muchos. Pero no todos me gustan, algunos no me caen tan bien, el Ferreras me recuerda al repelente niño Vicente, es que no le aguanto, a algunos más tampoco, pero bueno, como hay donde elegir para dar y tomar, no hay problema.

 

Pues nada, que antes de ayer, por fin, declararon una independencia de pitiminí y el Gobierno respondió con un 155 también de pitiminí, o al menos lo parece, aunque vete tú a saber, la esperanza es lo último que se pierde y si ya tenemos la ley, vamos a ver ahora como aplicamos el reglamento, lo que pasa es que en cincuenta días tienen que pasar muchas cosas, puede que no haya tiempo de reorganizar el cotarro y asistamos a otra oportunidad perdida por culpa de unos políticos miedosos. De todas formas, demos un voto de confianza, hay que reconocer que convocar elecciones en diciembre, cuando todos pensábamos que se esperaría el tiempo suficiente para poner orden, ha sido un buen golpe de efecto, sobre todo porque los indepes se habrán quedado con los ojos a cuadros y sin saber qué hacer, esperarían ser tratados a hostias y se han encontrado con que se les tratan casi con cariño, ¿a ver ahora que hacen sin el argumento del victimismo?, alguna ventaja tiene tratar bien a quien te hace mal, al menos eso se dice.

 

Con todo y eso, yo soy partidario de revertir la situación, aprovechando que se han pasado media docena de pueblos hay que acabar con el adoctrinamiento en educación, con la pesebrera, si se cierra el pesebre los conversos brotarán como las setas tras la lluvia, y con el abuso de unos medios de comunicación asquerosamente partidistas, aunque sea necesario hacerlo a sangre y fuego, si no, dentro de unos años volveremos a encontrarnos con más de lo mismo, o peor, puede que en un par de meses, solo faltaría que las elecciones convocadas las volvieran a ganar los mismos, si tal sucediera ¿Qué hacemos?, ¿volver a repetir la jugada cuando nos vuelvan a declaran la independencia?, creo que desgraciadamente se perderían muchas ventajas, además, espero que de aquí a la celebración de elecciones acaben inhabilitados y en la cárcel Puigdemont, Junqueras, Forcadell y Trapero, acompañados de, por lo menos, otros cien que yo me sé, en caso contrario me sentiré muy defraudado y parece que andamos escasos de tiempo, más teniendo en cuenta el rayo de justicia que tenemos, espero que se apliquen y hagan horas extra.

 

¿Qué vamos a armar la de San Quintin?, no lo creo, unas cuantas manifestaciones, que hay gente que tiene poco que hacer y así se divierte, y unas cuantas caceroladas, que por cierto, podían cambiar las cacerolas por cencerros, donde va a parar el empaque que le darían, y más genuino, al fin y al cabo las cencerradas están más arraigadas en Iberia que las caceroladas, que parecen un invento importado, además, se imaginan Vds. una manifestación encabezada por Junqueras con una buena zumba a la cintura y a Puigdemont, bueno este con una carnera o un changarro al cuello ya iría servido, seguro que aumentarían los turistas y más si las declaran espectáculo de interés, además, así nadie podría decir que van como vaca sin cencerro, si además añadimos a Arturo, a Trapero, a la Forcadell y a la Gabriela, adecuadamente ataviados, hasta podrían obsequiar al personal con una buena filandorra. Así que nada, todo el mundo a la mani con cencerro, bueno los niños con esquilas, por dios, que los cencerros pesan mucho, no los maltratemos más, así habría mezcla de timbres, los cencerreros bailarían de contento haciendo el agosto como los chinos con las banderas.

 

La matraca durará una buena temporada, pero ya se cansarán, que no hay mal que cien años dure, aunque no sé, porque este ya dura quinientos, según nos cuentan, dicen, aunque parece que se conocen episodios anteriores, que todo comenzó cuando al Conde Duque de Olivares se le ocurrió que los catalanes también tenían que contribuir al mantenimiento de los ejércitos reales, que salían bastante caros teniendo en cuenta que estábamos en guerra con todo Kiski, que a Castilla ya no se la podía sangrar más, porque se había secado, y que el flujo de oro desde el nuevo mundo se había reducido por su escasez, por los barcos que se hundían o por los que robaban los piratas aprovechando que el perro había enflaquecido, además, a este buen hombre no se le ocurrió otra cosa que pedir dinero, manda narices, pelas a los catalanes, que todavía siguen diciendo que España les roba, si hubiera pedido sangre hubiera sido otra cosa, ya se sabe que la sangre la ponen los pobres, pero el dinero solo lo tienen los ricos.

 

Para defenderse, y a lo largo de toda la historia, los nobles, la oligarquia y los potentados catalanes nunca dudaron en pedir ayuda al mismo diablo, lo que pasa es que casi siempre les salía mal, o elegían mal el bando o los ejércitos que teóricamente venían a socorrerles acababan saqueando y trincando mozas, que es lo que solía hacer la soldadesca en aquellos tiempos cuando la soldada, en gran parte, dependía del botín, al final el pueblo se rebelaba, que, como siempre, es el que sufría los desmanes y no quedaba otra que achantarse o cambiar de bando, eso si antes no les abandonaban por conveniencia sus falsos socorredores.

 

Una vez más, se repite la historia, la crisis y otras razones, obligaron a recortes, en esta ocasión no se ha tratado de pedir, si no de no dar y a los que nunca se sacian les pareció mal, volvieron a las andadas, han intentado la misma jugada pidiendo socorro a Europa, pero esta vez no ha colado, no hay ni un Rey absolutista ni un Franco, por mucho que lo quieran pregonar, lo que si hay es una monumental falta de vergüenza y decoro por su parte. En fin hagamos buen acopio de aperitivos y bebida que esto promete.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: