Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Ha sucedido en Getafe

A veces no se siente uno nada orgulloso de ser español, es más, llega a pensar en renegar de la especie humana, sentimiento que aflora al comprobar que no te queda más remedio que compartir espacio vital con ejemplares capaces de actos como la quema de la ofrenda a Miguel Ángel Blanco, quizá pueda paliarse el sentimiento pensando que quien es capaz de realizar actos semejantes tiene poco de humano.

 

Y ha sucedido en Getafe, no en Alsasua ni en Bilbao, ni en ningún otro lugar donde podríamos considerarlo como normal, dentro de la anormalidad y la salvajada que supone. Se habla en la noticia de proetarras y de kale borroca, pero no parece asumible por haber sucedido en Madrid y ser un acto que tiene poco de lucha y mucho de cobardía.

 

Mejor hablar lo menos posible para no dar publicidad a los actores, pero algo hay que decir, la gente debe enterarse de lo que algunos son capaces y de hasta donde podrían llegar, sobre todo esos jóvenes que no conocen hechos de antes de ayer, que confunden la imagen de Ortega Lara recién rescatado con la de un terrorista del ISIS y que cometen el error de creer que algunos elementos, con métodos semejantes, pueden estar defendiendo una causa justa.

 

Los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad por su papel de formadores de opinión y también los políticos, por supuesto, pero con estos últimos, mejor no contar, son muchas las ocasiones en que se callan cuando deberían hablar, y cuando hablan lo hacen solamente buscando el efecto que sus palabras puedan tener sobre la cosecha de votos, sin importarles el efecto que sus discursos puedan tener en cuestiones que deberían gozar de absoluta prioridad.

 

Parece mentira que algunos se hayan atrevido a insinuar que no apoyaban los actos de homenaje porque estaban organizados por el PP con la intención de sacarles rédito, por Dios, Miguel Ángel tenía 29 años y fue vilmente asesinado, además, era un valiente, había que serlo para ser concejal de un partido distinto a los afines a ETA en aquellos años, como lo fue otra mucha gente a quien les costó la vida, y da igual cual fuera su filiación o su profesión, las gentes de buena voluntad tenemos que estarles enormemente agradecidos, lo contrario nos convierte en unos miserables. Por favor, señores políticos, procuren que se imponga la sensatez, que hay gente que les cree cuando hablan, y sucesos como este contribuyen a una escalada de violencia que los que tenemos ciertos años y a pesar de no haberlo vivido, lo hemos oído contar de primera mano y sabemos cómo empieza, evoluciona y termina.

 

Algunas cosas habría que contarlas todos los días para que la gente se entere, sobre todo los jóvenes, como dice Aznar, que no es que goce plenamente de mis simpatías, pero reconozco que se atreve y da en el clavo con harta frecuencia. De momento ya hay voces que han encontrado a quien culpar, y no es a los proetarras, y puede que como el acto ha sido en Getafe y no en Bilbao, igual tienen algo de razón.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: