Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Gerundios y Participios

Siempre me he preguntado a que se debe la ausencia en política de figuras de talla que podrían prestar un gran servicio al país y a la mayoría de españoles, nunca he dudado de que existan y he tratado de explicarme su ausencia pensando que el altruismo tiene un límite y que para que te vas a poner en una situación, cuando menos incómoda, y dedicarte a una profesión desprestigiada.
Parece que algo está cambiando y gente con un buen bagaje está dando el paso. Verá Vd., yo no es que sea partidario de un gobierno gerontocrático, pero es que, considerar anciano a un sexagenario hoy en día, sería tanto como decir que alguien en el siglo XV con cuarenta años estaba en el ecuador de su vida, cuando la expectativa en aquellos tiempos creo rondaba los treinta y cinco, así que cada cosa en su momento y en su contexto. Me parece bien la irrupción en la política de gente en plenas facultades y con una valía ya demostrada, sí, soy partidario de la máxima de que el diablo sabe mas por viejo que por diablo. Sin despreciar el aporte que puede hacer la juventud, por su brío, su valentía y hasta su temeridad que, en algunas ocasiones y en su justa medida, puede que no venga mal, creo que es bueno que nos dirija una mezcla, aunque yo me inclinaría por un mayor porcentaje de experiencia, mejor alguien de mas de cuarenta años, con un buen bagaje y a ser posible que la vida le haya dado algún que otro vapuleo, características poco abundantes a los treinta, aunque no dudo de que hay excepciones. Si además los que se apuntan son nacidos, criados y formados en España, mejor, ya tenemos bastantes tarambanas autóctonos para encima importarlos, estoy pensando en alguno, que no se porqué no le empaquetamos para su Rosario natal, vale que perderíamos un buen jotero, pero y los berrinches y algún que otro disgusto que nos ahorraríamos, y este es un ejemplo, que hay más. También se critica la abundancia de generales en el fenómeno, a mi me importa un bledo si son militares, funcionarios de hacienda, catedráticos de universidad, empresarios de éxito o cualquier otro ciudadano capacitado que la vida formó, si vienen bien equipados y con buenas intenciones, bienvenidos sean y que se presenten por el partido que les venga en gana, ya estamos hartos de oportunistas que no saben hacer la o con un canuto y ahí están y siguen, haciendo más daño que una plaga de langosta.

 

Se atribuye a un ilustre senador, de las aún Cortes de D. Francisco, que al ser reprendido por el mismísimo presidente, por echarse unas cabezaditas en plena sesión, quien le echó en cara estar dormido, la respuesta de este fue: no señor, no estoy dormido, estoy durmiendo, ¿y qué diferencia hay?, preguntó el incauto interpelante, pues la misma que entre estar jodido y estar jodiendo, fue la precisa y aclaratoria repuesta del interpelado, aunque no creo que por tal respuesta le dieran el Nobel al prestigioso académico. Bueno ya se sabe, D. Camilo era así.

 

Viene a cuento de lo anterior, que en Ávila estamos experimentando una peculiar situación de cara a los próximos comicios. Hay gente que cuando le pasan a participio, no se resigna, se coge un remonte y hace uso con saña del gerundio, sin recordar lo que él hizo hace cuatro años, trastornando en plena sesión de votaciones el acuerdo oficial del aparato del partido, entrando en la presidencia por la puerta de atrás y sin avisar, aupado por aquellos que ahora le van a despoltronar, está visto que la práctica del chaqueterismo y la política van tan unidas como uña y carne, puede que no quede otra si se quiere sobrevivir en medio tan poco noble y menos agradecido. Tiene gracia, pero parece que en el PP hay alguna epidemia, ánimo Silvia, funda tú otro partido, así tendremos más donde elegir.

 

Yo eso del efecto mariposa nunca lo he tenido claro, pero cuando suceden ciertas cosas, uno empieza a comprender, quien nos iba a decir que lo que sucedió hace cuatro años, durante la elección del Sr. Presidente de la Diputación Provincial, tendría su efecto hoy en el nombramiento como candidato número uno de VOX por Pontevedra del general Antonio Budiño que, viviendo en Ávila, lo lógico es que se hubiera presentado aquí, si no pudo ser por un partido, pues por el otro, bueno, vale, supongo que habrán hecho sus cábalas y que no tengan tan claro sacar algún diputado en Ávila, que yo creo que sí, o en fin, ellos sabrán, pensarán que puede prestar mejor servicio en Pontevedra. Hay gente que habla, dice cosas y algunas veces acierta, alguien te dirá que esto forma parte del toma y daca, hoy por ti, mañana por mí, tú déjame presentarme para alcalde y yo te apoyaré en la candidatura a Cortes, y ya buscaremos otras formas de aprovechar ventajas, y mientras tanto los electores asistiendo patidifusos a la función.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: