Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Encuesta final

Y llegó el 28, el día de la encuesta final y la que de verdad vale, que ya está uno un poco harto de las que nos atizan, por sistema, a lo largo del tiempo preelectoral, e indignado porque nos toman por tontos, estoy convencido de que no pueden ser tan zopencos, puede que haya alguna excepción, pero no queda otra que pensar que son unos mentirosos, así que, ni aceptando un margen de error del diez por ciento y mas del doble de desviación achacable a intereses y mala leche, eres capaz de hacerte una idea aproximada de lo que va a pasar, como orientación con brújula un poco eschangada puede valer, pero poco más.

 


Y ¿qué va a pasar?, cualquiera sabe. El otro día discutiendo con un amigo, un poco rojo, la verdad, le dije que VOX iba a sacar 100 escaños, tú estás loco, fue su respuesta, ¿te apuestas unos cubatas a que no? Voy a ser sincero y reconocer que hice un calculo mental y llegué a la conclusión de que perder no me trastocaba la economía mensual, así que, acepté apuesta, me alegraría ganarla, y no es por ahorrarme unos euros, porque celebraría con mi amigo el resultado y le doblaría la invitación, aunque creo que no le iban a saber los cubatas como de costumbre, si sucediera, que se fastidie.
Supongo que, como mi amigo, muchos de Vds. pensarán que se me ha ido un poco la olla y confundo deseos con realidad, puede ser, ¿y qué?, a mí me hace ilusión.

 


Yo soy de ese montón que, dicen somos muchos este año, de los indecisos, creo que decidiré a quien votar en el momento de meter la papeleta en el sobre, lo que si tengo claro es a quien no voy a votar, con el PSOE me pasa lo que me pasaba con el PP cuando estaba Rajoy, que mientras tengan a Pedro, conmigo que no cuenten. Lo que me gustaría es que sacaran 100 diputados cada uno de los que tengo en mente y los cincuenta restantes que se los repartan los demás, a ver si hay suerte y a más de uno no le toca nada, y por supuesto, que luego no fueran tan cenutrios como para no ponerse de acuerdo, aunque creo que eso no sería difícil, repartir una victoria siempre es más fácil que repartir un fracaso.

 


Los debates, a mí no me han influido mucho que digamos, Rivera y Casado han estado bien, Pedro, parece que la consigna que llevaba era que, dijeran lo que dijeran los demás, el siempre debía contestar: mentira y a todo que no; método que puede que no sea muy ortodoxo y no proporcione muchos votos, pero evita meteduras de pata y facilita la salida, sobre todo cuando te echan en cara algunas que otras conductas poco ejemplares, del partido y tuyas, se quejaba continuamente de que le insultaban y lo que le decían era bastante suave en comparación con lo que él le dijo a Rajoy, ¿o es que ya no se acuerda?

 

Pablo estuvo como un poco desinflado, normal teniendo en cuenta como le va con sus amigos y votantes, sacando a relucir la constitución cada dos por tres, aunque no se sabe si con buena o mala intención, y pidiendo respeto entre los debatientes, ¿Quién te ha visto y quién te ve?, pero si hasta hubo momentos en que casi me caes bien. De todas formas, no quitemos mérito a ninguno y reconozcámosles el esfuerzo, en los debates, quieran o no, no les queda otra que ganarse el sueldo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: