Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Cuestiones de actualidad para reflexionar

Tenemos en candelero suficientes asuntos de actualidad sobre los que deberíamos reflexionar, pero algunos de ellos por su repercusión social, merecen una mayor dedicación.

Por una parte el acoso y derribo de Cristina Cifuentes, no quiero que nadie piense que de alguna manera justifico su proceder, no lo hago, los hechos me parecen bastante graves, pero el remate del ataque con la difusión del video como prueba de su posible cleptomanía me parece que no es un método para derribar políticos sino personas, y eso me produce una profunda tristeza y me demuestra una vez más la bajeza de un gremio que no se para en bandas a la hora de conseguir sus propósitos, para mí no son ni humanos ni morales. Por otra parte y a modo de ejemplo, que me expliquen cómo alguien puede ser candidato a la alcaldía de Madrid habiéndose embolsado fraudulentamente una beca universitaria.


No es para olvidar y no me digan que no es motivo de reflexión que a Cristina Cifuentes no se la hayan cargado por errores en el desempeño de sus cargos públicos, o quizá sí por haber hurgado en el fango, ni por haber metido la mano, ni por haber malversado cuantiosos recursos públicos, destinados a ayudas a parados, para favorecer a amigos y correligionarios sin otro fin que la compra de votos, ni por haber saqueado una región, ni por golpista, no señor, se la han cargado por un master que no vale ni lo que el papel en que está impreso su título y por dos tarros de crema que, sino de la misma marca si equivalentes en calidad, te puedes comprar por un euro cada uno en el Mercadona.


Otra cuestión, esta relacionada con los PGE, ¿cómo es posible que ahora si haya dinero para subir todas las pensiones con arreglo al IPC y hace una semana no?, y como valorar otros cambios y favores concedidos, a saber si todos conocidos y probablemente tanto o más importantes. Me alegro por los pensionistas, pero que no se las prometan muy felices, porque lo de que no hay dinero es verdad, así que el aumento tiene que salir de algún sitio, no vaya a ser que lo que den con una mano lo quiten con las dos, de momento ya ha subido la gasolina más de lo que sería explicable y seguirá subiendo, nos subirán también la luz, el gas, el teléfono, etc., así que tranquilos, que aquellos que dicen que no habrá dinero no tienen razón, lo habrá, lo malo es que no se generará ahorrándolo en sueldos y prebendas a políticos, que debería ser lo primero a ejecutar, volverá a salir del bolsillo de los de siempre, así que si os creéis que os han hecho un favor, vais dados. Esto de la aprobación de los Presupuestos es otro despiporre, contemplar los debates de ataque y defensa es algo que también exaspera al más pintado, es que hay que oírles, recuerdan a aquel que no pierde ocasión de preguntar “¿qué hay de lo mío?”, con que descaro defienden algunos los intereses de su Comunidad Autónoma; esos entes que nos dejó en herencia la constitución del 78, que como toda obra humana tiene errores, alguno graves, como este que se ha convertido en una lacra de tres pares; echando siempre la culpa al gobierno, y con razón, para eso es el gobierno, pero no se le puede echar toda, más de uno podía reconocer que alguna culpa también se le puede adjudicar. Es para llorar comprobar como el gobierno se ha vendido una vez más, y todo por aguantar un poco más en las poltronas, es el resultado de una Ley Electoral que es una patata y de una casta política que a la hora de tomar decisiones prioriza fundamentalmente como afectan a su situación personal y su rentabilidad en votos.


Asunto también en candelero, la sentencia a los depredadores de la manada, vaya tangana que se ha montado, son una manada de bestias y una piara de cerdos, y no es que yo lo diga, es que se retratan ellos mismos, pero esas manifestaciones callejeras; azuzadas por los medios y algunos representantes de partidos políticos, sindicatos y otras asociaciones, que podían ser un poquito responsables; me recuerdan a aquellas turbas de campesinos medievales que blandiendo estacas, horcas, guadañas y azadas se dirigían en busca del supuesto culpable para hacer justicia, y me produce también una inmensa tristeza y algo de miedo. Los jueces pueden equivocarse y hasta prevaricar, pero si algún día me tocara, cierto que hay quien tiene más papeletas que otros, pero nadie está libre, preferiría a los jueces antes que a una turbamulta. A mí también me parece que les ha caído poca pena, sobre todo cuando ellos mismos con sus comportamientos y aptitudes piden a gritos que se les dé duro y bien, pero entiendo que los jueces, con sus acuerdos y discrepancias, han actuado conforme al sistema establecido, han valorado las pruebas y han aplicado la ley, ley que no nos satisface, pero que debe respetarse, si no nos gusta que se cambie, quien pide hacer justicia sin respetar la ley, no es justo, es justiciero. Que sobre los culpables caiga todo el peso de la ley y todo el apoyo y comprensión hacia la joven que decidió pasar una noche de juerga y eligió malas compañías, no por eso se la debe culpar de nada ni darla el trato que algunos abogados la han dado, no señores abogados, aunque su obligación sea hacer todo lo posible en favor de sus defendidos, dentro de todo lo posible no debieran entrar ciertos comportamientos, actuar como un Rottweilers no está bien, no señor, no se debe aumentar el sufrimiento de la víctima para ganar ventaja. Por otra parte y leyendo las declaraciones de la víctima, se comprueba que no ha sido aleccionada convenientemente por quienes defendían sus intereses en el juicio, como sí lo han sido los acusados por sus abogados, hay cosas que se pueden declarar de otra manera, sin faltar por ello a la verdad. No sé a qué viene tanto escándalo, les han caído nueve años, que no son nueve caramelos, además han sentenciado tres jueces, que parece están bastante acreditados, la sentencia admite recurso; desde mi punto de vista es un juicio de los no que carecen en absoluto de garantías, cuantos acusados quisieran para sí un juicio como este entre los cientos, o quizá miles, que se celebrarán a diario en los distintos tribunales.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: