Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Con balas de fogueo

Por fin el gobierno ha acordado la aplicación del artículo 155, eso sí, con el consentimiento y apoyo de la oposición, que pone condiciones blandiblu, despacito y con mucha vaselina, no vayamos a hacer pupa.
Partiendo de la base de que un estado democrático no puede actuar como unos rebeldes y debe hacerlo con escrupuloso respeto a la ley, también debe actuar con la máxima dureza que esa misma ley permita cuando la situación lo requiera, no se puede ir a la guerra con balas de fogueo, salvo, claro está, que se acepte de antemano la derrota.


Nos han vendido, y muchos lo han comprado, que si en Cataluña se actúa con dureza el efecto será la creación de nuevos independentistas, mentira, yo no me lo creo, es más, estoy completamente convencido de que si se actuara con firmeza contra esos indeseables que se dedican a practicar la xenofobia y a fomentar el odio hacia quienes no piensan como ellos, el efecto sería exactamente el contrario, muchos que hoy se declaran independentistas, o callan por miedo, lo hacen porque no les queda otra que mimetizarse con el medio si no quieren que les hagan la vida imposible, por culpa de un gobierno central que les abandona a su suerte y más de un ejemplo sonado de cambio de actitud tenemos estos días cuando han visto en peligro su condumio.


También hay quien dice que lo que está pasándo se debe a que los políticos se han dedicado más a robar que a gobernar y que ahora se les puede ver el plumero si actúan contra bueyes de la misma manada, puede que algo de eso haya, pero esto me recuerda aquel famoso eslogan de los 60 que decía: “haz el amor y no la guerra” y que alguien dijo, “que chorrada, como si no se pudieran hacer las dos cosas a la vez”, sino que se lo pregunten a los Pujol, que robaban y gobernaban, en interés propio en ambos casos naturalmente, convenciendo además a la gente de que si no votaban a su partido es que no eran buenos catalanes y la gente se lo creía, y que, como también se dice, están detrás del tinglado buscando que no les metan en la cárcel y les quiten lo robado.


Tengo entendido, porque así lo habré leído en alguna parte, creo que ya en El Quijote se le otorga tal categoría, que uno de los insultos de mayor calibre, o el mayor, que se le puede dedicar a alguien en castellano es el de “HIJOPUTA”, pues ahora he descubierto otro, que puede que existiera pero no me consta, se ha puesto de moda en las redes, en ese medio, que no voy a negar que tiene muchas cosas positivas, pero que se parece más a una pocilga donde, con la valentía que otorga el anonimato, multitud de indeseables vomitan y defecan su basura, infringiendo todas las normas de la buena educación y del respeto a los demás, he descubierto el de “PADREPUTA”, que es el que muy sibilinamente le ha dedicado alguien en las redes al propietario de La Bruja de Oro, adjudicándole una hija que no tiene. No se sabe el autor del invento, y otros, como en los medios no se aplica el concepto de que tan culpable es el ladrón como quien le ayuda a transportar y vender el botín, ante la impunidad de que gozan, se dedican a difundir el bulo. Lo bueno que tiene este asunto es que este hombre ha reaccionado con un ímpetu increíble, manifestando que le sobran cojones para declararse españolísimo y que ama Cataluña y que siempre ha sido así, aunque hay quienes no le creen y dicen que su conversión se parece más a la de Saulo cuando le tiraron del caballo, aunque no lo sé, yo casi prefiero la segunda versión, porque demuestra lo que antes dije, este hombre se ha vuelto un valiente cuando se ha dado cuenta de que su negocio desaparece al día siguiente de llevarse a efecto la independencia y es que la pela es la pela, algo que parece saber todo el mundo menos el gobierno.


Solo desear que aunque el 155 comience a aplicarse suavemente, las medidas que se vayan tomando vayan in crescendo, porque no va a quedar otro remedio, que acabemos viendo en la cárcel a todos los sediciosos y recuperando competencias que nunca deberían haberse cedido, que su aplicación tendrá también efectos indeseables, seguro que sí, pero en esta situación no pueden andarse con medias tintas o las consecuencias serán peores.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: