Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Castillo de naipes en el PP de Castilla y León

House of Cards es una serie de televisión americana que cuenta como un hijo de puta redomado, casado con un zorrón monumental, llega a la presidencia de Estados Unidos sin ningún apoyo del electorado estadounidense, solo con habilidad, falta de escrúpulos, tejemanejes y recurriendo hasta al asesinato en casos extremos. Hay una serie Danesa con el mismo argumento que también está muy bien, Borgen me gusta más, tiene más estilo y es más verosímil, pero ni punto de comparación, cierto que House of Cards resulta más inverosímil, pero en cuanto a chicha en el contenido, donde va a parar, ni punto de comparación, tiene de todo, los protagonistas, además de ser malvados, hacen a pelo, a pluma y entreverado, cualquiera de los dos, lo mismo se beneficia a una secretaria que a un escolta o a cualquiera que pase por la puerta, y muchos de los personajes no les van a la zaga, no se la pierdan, merece la pena, lo malo es que crea adicción, con decirles que yo algún día me he visto tres episodios seguidos.

 

Hace unos días, creo que hemos asistido al resultado de una versión de Castillo de Naipes en el PP de Castilla y León, evidentemente en dimensión ajustada al escenario y por supuesto que no pienso que en el Partido Popular se cometan tales barbaridades ni de lejos, ni que exista en el partido ningún Frank Underwood, ni quien se le aproxime, pero el espectáculo que nos han proporcionado con las primarias me ha hecho pensar, mira tú, igualito igualito que en las series.

 

El resultado de las primarias ha puesto en evidencia varias cuestiones, la primera es que ir en contra del aparato del partido no es bueno para hacer carrera en política, la victoria de Fernández Mañueco ha sido la prueba de que Rajoy y Herrera no comulgan juntos y que el señor Rajoy y sus delfinas y delfines se propusieron hace tiempo acabar con todo vestigio de aznarismo en el PP y lo consiguen, no sé si ellos y quienes están de acuerdo con ellos en el partido, son unos ingratos, ni tampoco como afecta a Castilla y León, pero intuyo que no bien, una vez más comprobamos como en política lo primero es medrar y ayudar a que medren los amigos.

 


Se ha constatado que hay división y desencuentros graves en el PP de Castilla y León, hemos podido oír el ruido de los cuchillos matanceros que todavía no ha sido apaciguado, grave, ¿y por qué ahora con lo que llovió?, es la acusación de Rosa Valdeón a su compañero Maíllo de ser el causante de la difusión del atestado de la guardia civil sobre su positivo en alcoholemia, además, según ella, con todo lujo de detalles y amplificado con mentiras, probablemente como castigo por no someterse y callar siguiendo las directrices del partido, entre otras cosas, en lo referente a las implicaciones en corrupción. Maíllo queda como el malo malote de la serie y pienso que debe andarse con cuidado, estas cosas perjudican la carrera y acaban pagándose en mayor o menor medida, más pronto o más tarde, de momento ya le han adjudicado la filtración a los medios del atestado Valdeón, se ha insinuado que los episodios de administración desleal de los que acusa el Frob a los administradores de Caja España Duero también le afectan pero que la denuncia se para en el punto en que a él le puede tocar, además, para rematar la faena, una zamorana de dudosa reputación y participante en uno de esos programas de tanta audiencia y considerable contribución a la cultura general del país, anda diciendo que Maíllo la tiró los tejos y le dio calabazas, todas estas cosas no suceden y se juntan por casualidad, los cuchillos suenan cuando se faena, van a por ti, ándate con ojo, que como puedan te desloman.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: